Prueba VICTORY VISION TOUR

VICTORY VISION TOUR: EL CLUB DE LOS 400

La Victory Vision Tour ABS lleva cerca de cuatro años en el mercado, pero aun así es un producto muy poco conocido. Es un modelo de gran calibre que no deja indiferente allá por donde pasa, con unas líneas futuristas y atrevidas, tal vez demasiado para algunos. En parado su empaque y dimensiones impresionan y no es para menos, la Vision Tour pertenece a ese selecto y exclusivo “club de los 400”, cifra que supera en kilos con todos sus llenos hechos (417 kg).

  

RECORDANDO UN POCO DE HISTORIA

Victory Motorcycles era una pequeña fábrica de motos americana que la compró el grupo Polaris Industries en el año 1998 y reinicializó su producción con una gama totalmente nueva, con lo cual en este 2013 cumple su decimoquinto aniversario en su nueva etapa. Los pasos que ha ido dando han sido lentos, pero seguros y bien planificados, consiguiendo aumentar su gama paulatinamente con modelos que se han consolidado dentro del gusto y el mercado americano. Por consiguiente ya casi te puedo decir que esta marca, que actualmente tiene su sede en la localidad de Sprit Lake en el estado de Iowa, se está labrando un prestigio importante. Los USA son su principal mercado, allí cuenta con una importante red de distribución, pero están llevando a cabo una buena política de expansión extendiéndose a los mercados más importantes del mundo.

En nuestro país tienen representante de la propia fábrica, su filial Polaris España, que comercializa y distribuye todos sus productos.



¿COMO ES LA VISION TOUR?

Hay veces que pienso que en este mundo del motociclismo y más todavía en el del automovilismo, se nota cierta falta de personalidad y vemos como muchos modelos se parecen a otros modelos de otras marcas. Eso desde luego no es el caso de nuestra Vision Tour, no se parece a nada conocido, como no sea a la nave Enterprise de la Guerra de las Galaxias. Su imagen deja atónito a cualquiera, como he podido observar, padecer y disfrutar durante los días que ha estado esta moto en mi garaje. Aparcarla en cualquier acera era un espectáculo para los transeúntes que se paran a mirarla y admírala, y rápidamente forma un corrillo a su alrededor. Visualmente es un festín para nuestros ojos, su megavolumen enmarcado por sinuosas líneas con las maletas y el top-case integrado. Poniendo un símil americano, me impresionó tanto la primera vez que la vi, como el Chevrolet Impala del año ’63 de un amigo de mi padre que recuerdo de muy niño. Podíamos celebrar una fiesta familiar en su maletero y los pilotos traseros, eran más grandes que yo.

Subirte en la Vision Tour no es una tarea difícil, el asiento está muy bajo (solo 673 mm), es relativamente estrecho victory vision touren su unión con el depósito y se llega bien con los dos pies al suelo. Esto hace falta para apoyar y sujetar bien la moto al maniobrar en parado, a pesar que en este modelo ya han adaptado un mecanismo de marcha atrás que se acciona con una palanquita encima del carter motor y mueve la moto pulsando el botón de arranque. De todas formas, la Victory Vision Tour es también de esas motos que tenemos que planificar nuestro aparcamiento pensando en la salida, cuando nos vayamos a marchar. Hay que tener mucho cuidado al movernos despacio o cuando paramos y tenemos que hacer maniobras para aparcar, que no se nos incline hacia los lados más de lo conveniente, pues si lo hace nos va a ser difícil vencer sus “ganas de irse al suelo”. De todas formas si esto llegara a suceder, los hombres de Victory han pensado en ello y han instalado en ambos laterales, por debajo de las estriberas del pasajero, una especie de robustas defensas que impiden que la moto se llegue a tumbar del todo. Entonces si no has hecho pellas ni un solo día de la semana del gimnasio,victory vision tour concentrándote y tomando aire la puedes levantar tú solo (mira nuestra video prueba donde te hago una demostración). Además estas defensas protegen la carrocería de seguros desperfectos, no estorban y son sin duda un gran acierto.

En cuanto a su motor, es más o menos el mismo al que utiliza el resto de la gama ya que todos los modelos de Victory parten del mismo chasis y del mismo propulsor. Cúbica 1.731 cc va refrigerado por aire y aceite, en su distribución lleva un árbol de levas en cada culata que a su vez alojan cuatro válvulas para optimizar su respiración. No declaran cifras oficiales de potencia máxima, pero debe rondar los 90 CV. El cambio es de seis relaciones, con la sexta bastante larga, tipo “overdrive” como ellos mismo dicen (una especie de superdirecta para llanear a buen ritmo con el motor bajo de revoluciones).

El bastidor es una de las piezas que más tecnología aporta a esta moto, esta construido en fundición de aluminio y se basa en una estructura monocasco que abraza y sujeta al motor desde arriba. En su interior hay un hueco para albergarvictory vision tour el filtro del aire y el conjunto forma una pieza verdaderamente robusta y según dicen, bastante ligera.

Delante lleva una gruesa horquilla invertida y cartucho interior de 46 mm de diámetro y 130 mm de recorrido. La suspensión trasera la forma un basculante fabricado igualmente en fundición de aluminio y un amortiguador anclado al chasis por medio de bieletas, para conseguir progresividad variable en la suspensión. Tiene 120 mm de recorrido y se puede ajustar la precarga de forma neumática.

Lleva un doble freno de disco en el eje delantero de 300 mm mordidos por pinzas de cuatro pistones opuestos y otro disco de la misma medida en el tren trasero con pinza de doble pistón. Le asiste un sistema de frenada combinada (con el pedal accionamos un disco delantero y el trasero) y ABS de serie. Las llantas son de aleación con neumáticos de medidas 130/70 R18 el delantero y 180/60 R16 el trasero.



¿UN ELEFANTE EN UNA CACHARRERÍA?

Se que te imaginarás que esta moto dentro del trafico ciudadano debe de ser un verdadero desastre y no te equivocas demasiado. Me he tragado algún atasco gordo y encima he pillado también algunos días de lluvia y la verdad es que no me he sentido demasiado cómodo en esas situaciones. Moverte con ella entre los coches es complicado y lo mejor es olvidarte que vas en moto, debes de adoptar la mentalidad de que vas en coche, sobre todo al principio de manejarla. Luego poco a poco le vas “cogiendo la medida”, te empiezas a animar y te atreves a realizar maniobras de moto, pero te repito, conviene tomarse las cosas con calma. Su anchura y longitud te impide pasar por la mayoría de huecos normales para cualquier otra moto.

Una vez que dejamos los semáforos y edificios atrás, vemos el horizonte de distinto color. Lo torpe que parece entre coches, maniobrando y moviéndonos a baja velocidad, desaparece poco a poco cuando empezamos a ver espacios abiertos. No cabe duda que esta Vision Tour es una gran rutera, su arquitectura y fisonomía no engañan, es una moto pensada para viajar, recorrer grandes distancias con lujo y comodidad a velocidades legales. No hay que buscar sus límites mecánicos ni prestaciones estratosféricas. Solo disfrutar conduciéndola y haciendo kilómetros a sus mandos.victory vision tour

Su equipo de suspensiones funciona bien, absorben las irregularidades del terreno, aunque a mi entender la trasera se muestra un poco seca en baches inesperados. Pero el trabajo de ambas consigue que esta nave espacial de 400 kg más equipaje y pasajeros, mantenga en virajes trayectorias limpias y aceptablemente precisas, lo cual tiene mucho mérito.

Por otra parte su enorme pantalla/parabrisas frontal de regulación eléctrica, nos proporciona una magnifica protección y nos aísla eficazmente de las inclemencias meteorológicas. Lleva puños y asientos calefactables, grandes plataformas para que descansen nuestros pies y los de nuestro acompañante y su peculiar manillar formado por dos “largos brazos” que son como prolongaciones de las barras de la horquilla delantera, nos acercan los mandos a las manos consiguiendo una postura confortable y natural.

Una vez controladas las inercias que genera su masa, se puede ir más o menos alegre y he de confesarte que victory vision tourpersonalmente me lo pasado bien pilotándola. Tienes que anticipar las maniobras para predecir sus reacciones, por ejemplo en las frenadas debes de mentalizarte para utilizar con decisión el pedal con su frenada integral, porque en la maneta sola no hay mucha potencia. Cuando le coges el truco, te das cuenta que frena bastante bien.

El motor funciona con más suavidad que otros de su directa competencia, también utiliza una tecnología más vanguardista, aunque tienen en común el ruidoso funcionamiento del cambio, ¡debe de ser algo muy americano! Al meter primera de un pisotón un sonoro ¡clonck! nos certifica que está engranada. Luego vas subiendo marchas o reduciendo y los trancazos continúan. Solo si has cumplido más de 50 años y has manejado motos de las de “antes” podrás solventarlo. Un servidor cumple ambos requisitos y me encanta manejar este tipo de cambios en el que hay que “saber”, tener tacto y cierta habilidad. En estas motos no puedes cambiar de un puntapié y meter la marcha de cualquier manera. No, tienes que acompañar el recorrido de la palanca con el empeine, que tiene que ser como un guante. Has de sentir como se desplazan las horquillas del cambio y como victory vision tourengranan los piñones y facilitar esa entrada suave, con el tacto de tu pié. Si no lo has “mamao” no te va a resultar fácil, pero con practica y siguiendo mis instrucciones y si eres habilidoso, es posible que lo logres.

En cuanto a su margen de utilización no hay mucho que decir, tienes poco más de 3.000 revoluciones útiles. Te explico, es un motor musculoso que gira hasta unas 5.000 revoluciones, es una tontería estirarlo más y por debajo de 2.000 rpm, depende la marcha que lleves engranada, traquetea y no funciona redondo. Lo mejor es mantenerte siempre dentro de ese entorno, entre 2.500 y 4.000 vueltas, ahí entrega lo mejor que tiene, vibra poco y se siente a sus anchas.

En esta Vision Tour también hay otro protagonista, el acompañante. Se sentirá como un auténtico rey, literalmente subido en un trono más elevado que el conductor, un lugar ideal para ver la carretera y el paisaje. Tiene unos buenos asideros donde agarrarse y más comodidades que el propio conductor.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA VICTORY VISION TOUR?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar una Victory Vision Tour, hemos tomado como referencia un varón de 54 años casado, con 30 de antigüedad de carné, que vive en Tarragona, guarda la moto en garaje privado y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados a robo e incendio, es Genesis con un precio de 368.44 € y con una calidad en la póliza de 7.31.



CONCLUSIONES

Hemos quedado que esta Victory Vision Tour es una gran viajera que huye de aglomeraciones y de espacios pequeños. En ruta apenas cansa, tiene una autonomía de unos 400 kilómetros y te aseguro que no estarás deseando llegar a la gasolinera para repostar y descansar. Es un placer tragar kilómetros por autopista o autovía perfectamente protegidos y acomodados en su magnifico sillón escuchando en su potente equipo de sonido con cuatro altavoces los éxitos de “El Jefe” Bruce Springsteen, al ritmo del paisaje. Y si cierro los ojos, aunque en realidad esté en la autopista del noroeste atravesando la sierra de Guadarrama camino de San Rafael, me puedo imaginar que voy por la Ruta 66. Que he salido hace cuatro días de Chicago en el estado de Illinois y he atravesado Missouri, Kansas, Oklahoma, el norte de Texas, Nuevo México, Arizona y estoy ya cerca de Los Ángeles en California. He dejado atrás casi cuatro mil kilómetros recorridos y voy tan fresco. Esta Victory Vision Tour es sin ningún género de dudas una auténtica viajera americana.

Equipamiento probador:
Botas: BMW Airflow
Casco: BYE Jet
Chaqueta: LS2
Guantes: RS Taichi
Pantalón: BMW Denim



A favor

- Su estética, sus acabados y su personalidad.

En contra

- El rudo tacto americano no acaba de convencerme.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Mayo 2013

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar