Prueba VESPA GTS 300 TOURING

SABOR DE SIEMPRE

Se parece a la Vespa de siempre, y más con esta terminación touring tan clásica. De hecho, es una Vespa, es de chapa, como siempre y sigue llevando la típica suspensión delantera. Y por tanto “sabe” como siempre. Pero no es la Vespa de siempre. Es mejor

  

SABOR DE SIEMPRE

Piaggio es el mayor fabricante europeo de scooters y gran parte de este éxito es gracias a la Vespa. Fue hace 65 años cuando Corradino D´Ascanio, por encargo de Enrico Piaggio diseñó el primer prototipovespa gts 300 touring de este scooter y fue entonces cuando una empresa hasta entonces aeronáutica pasó a ser uno de los fabricantes del mundo de la moto más importantes. Aquél diseño fue una genialidad, está claro. Hoy día, aunque han cambiado, las líneas generales de aquel “invento” siguen vivas en la serie PX de la marca. Aquellas Vespa de siempre motorizaron Europa en unos años muy críticos para el viejo continente y vivieron épocas de gran esplendor sobre todo desde los años 60 hasta finales de los 80.

Fue entonces cuando otros fabricantes pusieron la vista en el mercado europeo de los scooters. Lo que hasta entonces había sido “coto privado” de Vespa, Lambretta y donde sólo había habido “pequeñas incursiones” de otros fabricantes fue “pasto” de la interpretación japonesa (fundamentalmente) de cómo debía ser un scooter. Pasamos de la carrocería autoportante en acero al chasis tubular y carrocería de plástico; del motor lateral de cuatro marchas al automático central bajo el asiento.

Estaba claro, estos nuevos scooters, más fáciles, más prácticos e incluso en muchos casos, más baratos, tenían todas las de ganar.vespa gts 300 touring Lambretta se quedó en el camino (aunque renace ahora) y las Vespa “ de toda la vida” se quedaban como scooters “un tanto raros” para gente muy especial, gente que tenía más bien el capricho de la Vespa de siempre. Por eso Piaggio, el mayor especialista en scooters y propietario de la marca Vespa no podían dejar las cosas así. Y “reinventaron” la Vespa. ¿Que le falta para ser competitiva frente a un scooter moderno? Un motor central y automático y un mejor espacio para guardar cosas ¿En qué es mejor la Vespa que esos “cubos de plástico con ruedas”? En su carrocería de chapa autoportante, por supuesto. Y además, se podía mantener un estilo estético único y de indudable atractivo.

Hoy en día, la evolución de esa idea ha hecho que Vespa ya no sea el nombre de un scooter. Es una marca entera, con tres líneas de productos, las LX Y S (carrocería pequeña y cilindradas desde 50 a 125), las GTS (y GTV, claro) de carrocería grande de 125, 250 (ya desaparecidas) y 300, todas ellas en varias versiones. Y las PX 125 y 150, las de 4 marchas y motor lateral “de toda la vida”.



MÁS VESPA QUE NUNCA

Quitando los moto-carros y aquel micro-coche que se fabricó en Francia bajo el nombre de Vespa 400, la GTS 300 es la Vespa más grande que se ha fabricado nunca. En todos los sentidos. Tiene más cilindrada, potencia y tamaño que cualquier Vespa anterior, aunque mantiene características “Vespa” típicas, entre las cuales la más importante es su carrocería autoportante en chapa de acero, con refuerzos estructurales. Llama la atención su tren delantero con suspensión por brazo oscilante y, por supuesto, en esta versión touring, su color “tierra toscana” y sus parrillas delantera y trasera cromadas, con la pequeña cúpula, aditamentos que , junto con ese color marrón quiere recordar a las Vespas más equipadas de hace años. 

Otros detalles “Vespa” son la guantera en el escudo frontal o las formas del guardabarros delantero, faro y piloto trasero. A partir de aquí las semejanzas desaparecen y la Vespa 300 es un scooter absolutamente moderno. Monta un motor monocilíndrico de 4T y multiválvulas, agua e inyección electrónica. Este es capaz de desarrollar 22 Cv a 7.500 rpm, una cifra impensable para las Vespa clásicas, que rondaban, en sus mejores versiones, los 12 Cv. Por supuesto va montado en posición central, ejerciendo a la vez de basculante vespa gts 300 touringy una ventaja en la Vespa es la accesibilidad mecánica: si levantas el asiento, al ser carrocería autoportante no precisa que el hueco del casco vaya sujetando otros plásticos y por tanto es un simple “cubo” encajado en su sitio. Tirando de él sale entero y tienes acceso a la inyección y la tapa de balancines. Eso si, ¿para qué?. Y por cierto, dentro del “cubo” , algo estrecho, sólo caben determinados cascos abiertos, no cualquiera. No es muy grande.

Esta muy bien terminada y los detalles llaman la atención. Es un scooter con el que merece la pena perder un rato mirando sus detalles, cómo los diseñadores de Piaggio han conseguido “aunar” lo moderno con los detalles clásicos, lo que uno espera encontrar en un scooter de hoy día con lo que una Vespa de look clásico debe tener. Así, por ejemplo, esta Vespa es refrigerada por agua pero una Vespa con parrilla de radiador es como un santo con dos pistolas, por lo que este va bien escondido tras el ancho guardabarros delantero, que por cierto lleva una moldura cromada con un logo tipo antiguo de GTS. El cuadro es otro de esos detalles, con suficiente información pero de una estética clásica perfecta y de buena lectura.



CÓMO VA

Lo mismo que te cuento en el apartado anterior sobre cómo han conseguido aunar lo clásico con lo actual es lo que ocurre con el comportamiento de esta Vespa. Por un lado, es una Vespa, que tenían sus particularidades a la hora de llevarlas y por otro es un moderno scooter de 300 cc que, por tanto, tiene que andar lo suficiente y lo suficientemente bien como para considerarlo una opción entre otros 300 cc del mercado. Y hay que dar la enhorabuena a los ingenieros de Piaggio, por que mejor no podía hacerse. Por un lado, tratar de imitar el comportamiento de las Vespa “ de siempre” en este scooter hubiese sido una barbaridad. Y no es que fuese malo, es que era muy particular y tienes que conocerlas para darte cuenta: Aquellos scooters tenían el cambio en el puño izquierdo, el pedal del freno en el suelo, al que había que pisar apoyando el tacón en el travesaño central y presionando con la punta del pie. Tenían el motor lateral y las ruedas desalineadas para compensar el mayor peso del lado del motor, y aún así, siempre vas un poco “de lado”. Tiene su encanto, no lo niego, pero es poco práctico.vespa gts 300 touring

Esta Vespa 300 ya no es así. Si te fijas, una Vespa antigua, al subirla en el caballete levanta la rueda delantera. Los scooters modernos no, levantan la trasera, ya que tienen otro reparto de pesos. Y esta 300, por supuesto, apoya en el suelo su rueda delantera. Además, tiene pata lateral, algo que no tenían las anteriores. Eso si, es de las de muelle y tumba mucho la moto: sólo debes usarla si es para parar un momento, no para dejarla aparcada por que no parece muy de fiar. En marcha el sonido es grave, muy suave. Y todo el scooter es suave, sin vibraciones. En cuanto abres el puño del gas sale disparada, tiene buena salida esta Vespa. Gira mucho, es algo ancha pero no demasiado yvespa gts 300 touring además su punto más ancho es el manillar. Se llega bien al suelo y su plataforma casi plana (el travesaño no estorba) ayuda a maniobrar, a subirte y bajarte cómodamente. Pesa 149 kgs, bastante más que una Vespa clásica, pero como ellas, tiene el peso bastante bajo y mantiene un poco esa sensación de “tentetieso” que siempre ha caracterizado a las Vespa.

En carretera es todo un scooter de 300, y por tanto, suficientemente rápida como para permitirte salidas considerables. Es capaz de pasar de 140 Km/h de marcador, aunque la verdad es que te “infunde cierto espíritu paseante”: es agradable llevarla suave entre 110 y 120 km/h. Así, es suave y agradable. No hay ruidos ni vibraciones, se tiene bien y al manillar, a través de su peculiar suspensión delantera, llegan sensaciones que recuerdan algo al movimiento típico de Vespa. Si aprietas el ritmo, responde bien. No es una moto deportiva y tiene cierta ligereza en el tren delantero. Si el suelo está bacheado o en curvas muy rápidas por encima de esa velocidad de paseo pueden aparecer algunos movimientos: no pasa nada, pisa fuerte, agarras el manillar tirando un poco y cargas peso delante y desaparece.



EN CONCLUSIÓN

Diseñar una moto como esta debe ser todo un reto. Por un lado, hay que “respetar” ciertos límites que te imponen los más de 60 años de historia. Por otro, tienes que hacer un scooter rápido, cómodo, estable y que cumpla con todos los requisitos modernos. En esta labor te dejas, a veces, “los pelos en la gatera”: no puedes cumplir todo los requisitos que deseas y hay que encontrar un compromiso entre ambos mundos. 

La Vespa 300 Touring cumple y no defrauda. En un sólo scooter tiene un vehículo cómodo, práctico y funcional, con un comportamiento sano y sin “maldades”, que aunque no llega al de un gran scooter deportivo, tampoco es malo. Y un scooter de líneas clásicas y elegantes, con infinidad de detalles que recuerdan otras época y que hasta en su forma de andar guarda cierto regusto de aquellas Vespa de siempre.

Cuesta 4.419 €, un precio interesante dentro de los 300 cc y sobre todo para un scooter con tanta personalidad y un look tan exclusivo como este.

Equipamiento Probador:

- Casco: Givi X.07

- Chaqueta: Halvarssons /Lindstrand (Cedida por 2TMoto)

- Botas: Axo

- Protector cervical: Moveo Brace Dynamic



A favor

- Diseño, imagen y buen andar en un scooter que permite cualquier radio de uso.

En contra

- La pata lateral debería ser un poco más segura.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar