Prueba VECTRIX VX-1 Li

DIETA PARA DEPORTISTAS

Vectrix, la marca americana de scooters eléctricos ha puesto a dieta al VX-1. Una dieta para deportistas, ya que no sólo han conseguido quitarle muchos de los kilos que le sobraban, si no que además lo ha conseguido aumentando su “resistencia” ( entiéndase autonomía) y sus prestaciones.

  

DIETA PARA DEPORTISTAS

 

No es fácil, ni hay muchos casos, en los que una moto de más de 230 Kgs adelgace, de repente, a 192 Kgs. Claro que un modelo de moto normal el que ocurra esto, sin cambiar básicamente sus formas y su construcción será por que el modelo precedente estaba mal hecho, por que si no, no tiene explicación. Pero un Vectrix no es así. No es un scooter normal. Es el primer maxiscooter eléctrico del mundo, tanto por su fecha de presentación (que lleva ya unos años entre nosotros) como por numero de unidades vendidas. Y no, no estaba mal hecho.vectrix vx-1 li Simplemente la tecnología de la acumulación eléctrica, como sabes, se ha convertido en una de las “peleas” más activas de la industria moderna. Y como tal, los pasos que se dan son “de gigante”, comparados con los que es posible dar en algo tan estudiado, investigado y en el fondo, tan sabido, como la tecnología de los motores de explosión.

Para Vectrix ha sido un paso importante, muestra del buen estado de la compañía que hace dos años paso por apuros financieros verdaderamente graves. Ahora, recuperados de aquel bache, la empresa está muy activa y uno de los primeros ejemplos en llegar a nuestras calles ha sido este VX-1 Li. Como ves, en el nombre y en las fotos, es un Vectrix como “el de siempre”, si puedo emplear esos términos en un scooter tan poco visto. Sólo ha cambiado “el apellido”, de Ni a Li, apellido que sirve para recordarte el tipo de baterías que emplea. Y aunque sea obvio, permíteme que te recuerde que esas letras son los símbolos químicos del níquel y del litio, por lo que como puedes entender diferencian, en este caso el uso de baterías de níquel-hidruro metálico (NiMh) en la versión básica (la que había hasta ahora) y las de fosfato de hierro y litio (LiFePO) en esta nueva versión. Con ellas se ha conseguido una mejora sustancial en el Vectrix.

Este VX-1 Li anda mejor, durante más kilómetros y se mueve mucho mejor en parado, todo ello gracias a esta nueva tecnología de baterías. Sigue siendo el mismo scooter, no notas diferencia cuando lo ves...aunque si, y mucho, cuando lo levantas de su pata de cabra. Sigue siendo el scooter bien equipado que era, con un cuadro tipo “coche”, con el cuentakilómetros analógico y las dos esferas exteriores digitales, una con las indicaciones del “estado” del scooter (“ready”, contacto dado pero no preparado para salir y “go”,vectrix vx-1 li cuando ya has recogido la pata y estás preparado) y otra con las barras que te indican el nivel de carga de las baterías. Bajo el asiento, un hueco grande, pero “raro”, profundo y suficiente para dos cascos si sabes como colocarlos, con el asiento que se abre desde delante y sólo en la zona del pasajero y sujeto por un muelle que se dobla con la mano para cerrarlo. Tiene también una guantera delantera que se abre (como el asiento) desde la cerradura de contacto. Para aparcarlo, no hay caballete, sólo una pata lateral que desconecta el motor cuando está extendida, para evitar accidentes.

La parte ciclo sigue siendo la misma que en la versión de baterías de níquel. Un chasis de aluminio, algo difícil de ver en un scooter pero necesario para contener el peso en un vehículo eléctrico. Para las suspensiones recurre, en el tren trasero, a dos amortiguadores regulables y delante a una horquilla convencional que Marzocchi fabrica. Para los frenos, dos discos con pinzas Brembo y, por supuesto, el sistema ya típico de Vectrix de freno regenerativo, que ayuda a los discos a detener al VX-1 Li al tiempo que recupera parte de la energía de la frenada y la envía a las baterías, recargándolas así un poco y aumentando algo la autonomía.



CÓMO VA

No ha cambiado mucho con respecto al VX-1 Ni que probamos hace poco en Arpem.com. Es la misma moto, de hecho, con el mismo chasis y el mismo motor...sólo que las nuevas baterías pesan 30 kgs menos con la misma capacidad. Con ello se consigue, lógicamente, una mejor maniobrabilidad, mejor agilidad e incluso da mayor confianza a la hora de tumbarlo. Y también es lógico, a fin de cuentas, te cuesta menos trabajo entrar en las curvas, levantarlo a la salida y ni te cuento como sean curvas enlazadas, como una rotonda o algo parecido. En ese caso, es otro scooter, mucho más ágil y que permite conducir con mayor alegría. 

Sigue teniendo el mismo funcionamiento suave y sin ruidos de la anterior. Como siempre, te subes, das al contacto y quitas la pata, se enciende el testigo de “ready” y bajo él te indica la autonomía teórica que tienes. En este momento, aunque le des al “gas” (permíteme usar esa expresión, aunque habría que decir “potenciómetro”) el Vectrix no se mueve.vectrix vx-1 li Tienes que pulsar primero la maneta izquierda, luego la derecha y ya se enciende el “go”. Ya si podemos irnos. Y te recuerdo que puedes hacerlo hacia delante, como con cualquier scooter o marcha atrás: si giras el puño hacia delante desde parado, sale andando hacia atrás despacito, para ayudarte con las maniobras, al tiempo que enciende una “R” en el cuadro. Pero vamos hacia delante. Desde el principio notas esos kilos menos, desde para moverlo en parado hasta acelerando. Y es que otra consecuencia lógica de esta “dieta” es el aumento de prestaciones. Pero cuidado, que no hablamos de velocidad máxima. El Vectrix está homologado como scooter del carnet A1 o B y por ello “auto limitado” a la hora de correr hasta los 110 Km/h de marcador (unos 100 reales). Sin embargo ahora tarda casi un segundo menos en alcanzar esa velocidad (6,8 seg. el VX-1 Ni, 6,0 seg. esta versión). Esto también contribuye a ese comportamiento un poco más “sport”, más dinámico. Y por último, aunque seguramente más importante: con estas baterías, con la misma capacidad de carga (3,7 Kw/h), tiene una mayor autonomía. No mucha, pasa de los 50 a 75 que se declaraban para el anterior a unos más respetables 65-97 kms para este.

Ha cambiado el tacto del freno regenerativo. Y me imagino que es por que este no ha cambiado, aunque parezca un contrasentido.vectrix vx-1 li Pero no, no lo es. Simplemente ese freno antes paraba más de 230 Kgs, por lo que cuando lo accionabas en el VX-1 Ni era como retener, como meter una marcha menos en una moto de marchas. Ahora frena más, ya que “sólo sujeta” 192 Kgs. Y con ello se ha vuelto más crítico uno de los pocos fallos que se le pueden achacar al Vectrix: el mando del freno regenerativo. Como te decía antes, cuando vas circulando, si giras el puño hacia delante activas ese freno regenerativo. Es útil, ayuda a reducir la velocidad recuperando algo de energía para las baterías. No mucho, pero algo hace. El problema está en que si estás frenando cuesta mucho trabajo, con la misma mano, girar el puño hacia delante con tacto (cuanto más giras, más frena) y tirar de la maneta del freno delantero. Y si cuando estás activando el regenerativo tiras de la maneta del freno trasero es fácil pasarte y hacer que bloquee de atrás. Esto, que ya ocurría con los 232 kgs del VX-1 Ni, con este, con 40 kilos menos y, por tanto, con un regenerativo más potente, es muy fácil derrapar frenando. Debería activarse el freno regenerativo con la misma maneta de freno trasero, de forma que el primer recorrido de esa maneta fuese sólo regenerativo, apoyándose después en el disco, si necesitas más frenada.



EN CONCLUSIÓN

El Vectrix es una “ventana al futuro”. De aquí a unos años no cabe duda que los vehículos eléctricos serán una opción más a considerar y Vectrix habría sido el primero en llegar al mercado. Este VX-1 Li es la segunda versión que la marca ofrece y mejora, como cabía esperar, el mayor inconveniente que tenía el VX-1 Ni: su escasa autonomía. Pero aun no es “problema resuelto”, ya que sigue necesitando 2,5 horas de recarga para un 80% de capacidad de baterías, con una autonomía lejana a la de cualquier scooter de gasolina, que además reposta en 5 minutos, “por lo largo”. Pero lo que si que es cierto es que los kilómetros que ha ganado de autonomía la ponen “a tiro” de mucha más gente: si antes sólo era aconsejable para los que hacían recorridos cortos, ahora ya hablamos de recorrido medios, interurbanos, incluso, con un coste por kilómetro inigualable para cualquier otro vehículo. 

Equipamiento Probador:

Casco: LS2 Stealth

Chaqueta: Halvarssons Proximo (Cedida por 2TMoto)

Protector cervical: Moveo Brace Dynamic

Botas: Axo



A favor

- Lo bueno del Vectrix, ahora, con más autonomía y mejor comportamiento.

En contra

- El mando del freno regenerativo debería cambiarse de posición.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Agosto 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar