Prueba TRIUMPH AMÉRICA

TRIUMPH AMÉRICA: UNA CRUISER CON ESTILO PROPIO

Esta es la Triumph América, basada en la legendaria Boneville, es todo un ejemplo de moderación y polivalencia dentro del mundo custom. Es una moto de corte clásico alejada de cualquier extremo, su lógica la lleva hacia el punto medio, donde un sabio griego dijo que se encontraba la virtud.

  

UNA CRUISER CON ESTILO PROPIO

Actualmente hay un montón de tendencias y estilos diferentes que se entremezclan unos con otros. Parece que en el tema custom “todo vale” por lo que en muchas ocasiones resulta muy difícil encuadrar un modelo en uno u otro segmento. Pero esto es lo que le da gracia del asunto, cada cual puede personalizar su moto como le plazca dando rienda suelta a su imaginación. El caso de esta Triumph América lo tengo bastante claro, la denominaría “classic custom”, aunque en realidad solo resulta “classic” por fuera, porque los materiales y la técnica empleados en su construcción hacen que sea una moto moderna por dentro.

Estéticamente se actualizó simplificando su línea con una horquilla nueva y un neumático delantero más ancho, entre otros cambios menores. Continua con su equilibrado motor bicilíndrico twin paralelo con el cigüeñal calado a 270º y alimentado por un moderno sistema de inyección electrónico secuencial multipunto que se encuentra convenientemente camuflado dentro de una carcasa que imita a un par de carburadores. Cúbica 865 cc y rinde 61 CV a 6.800 rpm que le aseguran triumph américaunas prestaciones más que dignas con un comportamiento seguro y fiable. La caja de cambios es de cinco velocidades y va unida a un embrague multidisco bañado en aceite, siendo la transmisión final por medio de una sencilla y clásica cadena de rodillos.

Por su parte el bastidor es un doble cuna fabricado en sólido tubo de acero, con el basculante de doble brazo del mismo material. La horquilla delantera es una Kayaba de acero inoxidable con barras de 41 mm de diámetro, tratada con un recubrimiento especial, con fundas protectoras en sus barras y pulida en sus extremos. La suspensión trasera no se sale de la norma en este tipo de motos y actúa con dos amortiguadores cromados, también firmados por Kayaba, ajustables en la precarga del muelle e inclinados a casi 45º que le dan 96 mm de recorrido a la suspensión.

Los frenos son de disco mordidos por pinzas Nissin de dos pistones, uno delante de 310 mm y otro detrás de 285 mm, van montados sobre unas espectaculares llantas de aleación e 16 pulgadas la delantera y 15 la trasera con unos neumáticos 130/90-16 y 170/80-15 respectivamente.



EN MARCHA

Tras este breve repaso general, vamos a ponernos en marcha. La América es una custom del tipo “low and long” es decir larga y bajita, mide casi dos metros y medio de punta a punta, el asiento se encuentra a solo 695 mm del suelo y con todos los llenos hechos pesa más de 270 kg. Tiene unas formas clásicas de los años ’50, el depósito con forma de lagrima y el asiento copia el contorno en “S” hasta la aleta trasera. El propulsor firme, plantado en el medio luciendo sus cilindros totalmente verticales, y los escapes cromados cada uno por su lado, como dos enormes cañones de artillería.

La postura que se adopta al conducir es poco radical, con los brazos ligeramente abiertos y estirados y los pies adelantados pero sin excesos. La contenida altura del asiento hace que a pesar de sus dimensiones, uno se encuentre a gusto y confiado, aunque el conductor no sea muy alto de talla o no tenga demasiada experiencia. La América muestra amabilidad con sus inquilinos, tanto en ergonomía como en las reacciones generales del motor, su buen ángulo de giro, el reparto de masas bien centralizado, la convierte en una moto bastante fácil de llevar, solo cuesta moverla a motor parado.

triumph américaLa polivalencia es una de sus principales virtudes, me ha sorprendido lo bien que se desenvuelve entre el tráfico urbano, aunque la carretera abierta es su terreno favorito. No importa por que tipo de vía circulemos, auque conviene que se encuentre en buen estado pues las carreteras bacheadas no son muy amigas del discreto recorrido de la suspensión trasera. Lógicamente por autopista o autovía también nos encontramos limitados por la nula protección aerodinámica, aunque si queremos ver su parte buena, nos invita a mantenernos dentro de los límites de velocidad marcados por la ley. En trazados virados la América hace gala de un chasis robusto y rígido, acompañado de un motor que responde muy bien desde los regimenes más bajos. Acelera con contundencia entre curva y curva y para parar sus frenos cumplen con su obligación. La lastima es que, como suele suceder en este tipo de motos, las estriberas se encuentran bastante cercanas al suelo, y a poco que nos adornemos vamos limando los reposapiés contra el asfalto. La horquilla adoptada en su última renovación proporciona un tacto excelente, me pareció una moto bastante precisa y relativamente ágil en los cambios de dirección (todo esto es un poco relativo y hay que tener en cuenta sobre la moto que vamos) con un comportamiento noble y seguro en prácticamente todas circunstancias.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA TRIUMPH AMÉRICA?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar una Triumph América, hemos tomado como referencia un varón de 50 años casado, con 30 años de antigüedad de carné, que vive en Valencia, guarda la moto en garaje privado y recorre hasta 6.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliado con robo e incendio, es Genesis con un precio de 297.18 € y con unacalidad en la póliza de 7.28.



CONCLUSIÓN

En definitiva te diré que esta «classic custom» es totalmente recomendable para aquellos motoristas amantes de la carretera que quieren disfrutar de su moto, que buscan explorar caminos por el mero placer de disfrutar de la sensación de libertad que para él le aporta su moto. Pero por otra parte e independiente de su faceta lúdica, también aporta otra funcional. Es una moto cómoda, de comportamiento noble, fiable y fácil de conducir, la puedes utilizar cada día para ir a trabajar y por ello no pierde ni un ápice de su glamour. Para bien o para mal tiene detalles “muy custom vintage”, que refuerzan su carácter “clásico” aunque funcionalmente no los apreciemos demasiado. Es incomoda la situación de la llave de contacto en un lateral debajo del asiento al lado de la batería, o el bloqueo del manillar con una cerradura de pestillo en la misma pipa de la dirección, o el tapón de gasolina sin llave.

Además de todo esto, la América tiene un precio de adquisición que la pone al alcance de un buen número de usuarios, pero sobre todo de aquellos que quieran comprar un trozo de historia con las ventajas de disfrutar de un vehículo moderno.

Equipamiento probador:
Botas: BMW Custom
Casco: Shoei XR 1100
Chaqueta: Triumph
Guantes: RS Taich
Pantalón: BMW Summer 



A favor

- Su estética “low and long” muy lograda.

En contra

- Algunos detalles “vintage” algo incómodos.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Abril 2013

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar