Prueba TRIUMPH BONNEVILLE T100

UN TROZO DE HISTORIA

Desde su reactivación a principio de los ’90, la centenaria marca inglesa ha sabido sacar muy buen provecho a su ilustre leyenda explotando su glamorosa imagen de marca histórica. Estos ingleses son muy listos y dentro de su cada vez más extenso catalogo hay que destacar la gama que denominan Modern Classic. Son realizaciones actuales basadas en motos que hicieron historia en años pasados, especialmente en las décadas de los ’50 y los ’60. Son fieles réplicas de aquellas, pero construidas con técnicas y materiales actuales. Lo bueno de estas motos, es que parecen piezas clásicas impecablemente mantenidas o restauradas, por las que no hay que pagar desorbitados precios. Además se pueden utilizar todos los días del año, no dan ni un solo problema y conservan el encanto de lo autentico y genuino

  

UN TROZO DE HISTORIA

Hoy he probado la Bonneville T100, originalmente nacida en el año ’58 como deportiva de la época y se forjó una bien ganada leyenda durante el siguiente decenio. 

triumph boneville t100Es uno de los modelos más emblemáticos de la marca, la moto favorita de los “puristas”, sus propietarios se congregaban a cientos en el café más popular de los motoristas de los ‘60, el Ace Café. Fue estrella invitada en el mundo del cine compartiendo cartel con galanes de la talla de Clint Eastwood, Marlon Brando o el mismísimo Steve Maqueen, el más motero de todos los actores. Incluso se llegaron a fabricar en 1981 una edición especial de 250 unidades para celebrar la boda del príncipe Carlos con Lady Di.

Por mi parte te contaré que personalmente recuerdo perfectamente el concesionario de la marca en Madrid, en la calle Princesa, pues pasaba todos los días en el camino de casa al colegio y viceversa. La parada era obligada y me quedaba muchos minutos con la nariz pegada al cristal del escaparate. Muchas veces cuando nos llevaba mi madre, salía corriendo antes de llegar al concesionario para estar más tiempo mirando las motos. Mi madre se paraba un momentito y tiraba de mi mano con un : “vamos hijo… todos los días igual con las dichosas motos. ¿No te las sabes ya de memoria?”.triumph boneville t100

Me acuerdo un día que al pasar de camino al cole, estaba el mismísimo señor Cantó entregando una Bonneville a un afortunado cliente y se disponía a arrancar la moto, todo un ritual:

Primero abrir los grifos de la gasolina. Pulsar el cebador de sus dos carburadores Amal hasta que rebosara un poquito de combustible. Palanca de arranque desplegada en el lado derecho. Y ahora viene lo bueno, subirse en la palanca dando al mismo tiempo con habilidad una enérgica y continuada patada. Si lo hacías bien, lo más normal es que el motor se pusiera en marcha, si no… podía pasar de todo. Podía volver la palanca con muy mala leche golpeándote en la pantorrilla (a un amigo mío una BSA 650 le rompió el peroné)… o si sigues subido en la palanca te puede lanzar a las nubes… o bien no pasar nada. Eso depende primordialmente de tu experiencia, maña y suerte.

A Don Manuel, hombre discreto de tamaño pero con evidente pericia, arrancó la Bonneville al primer intento.triumph boneville t100 Y ahí se quedo al ralentí en la acera subida en el caballete. Bueno eso de que se “quedó” es un decir, pues la rueda delantera, guardabarros, manillar y espejos retrovisores, no paraban quietos. El dueño, orgullosos, se acercó al puño derecho y le dio un buen acelerón. Un estruendoso ¡¡BRUUMMM!! inundó el ambiente y el suelo tembló. La subiría a unas 3500-4000 revoluciones y la Triumph se fue instantáneamente casi un metro hacia atrás, dejando una marca el caballete en la acera.

Así era la Bonneville 650 del ’72, con sus 46 CV a 6700 rpm, sus neumáticos esculpidos y sus frenos de tambor; una moto hecha para hombres curtidos. De serie venía con una buena dotación de herramientas y cada poco tiempo debías entretenerte un par de horas en el garaje y reapretar la tornillería de toda la moto, si no querías -en el mejor de los casos- llegar a casa con alguna pieza en el bolsillo o metida en una bolsa.



CLÁSICAS MODERNAS

Hoy estas historias parecen de ciencia ficción. ¿Una moto grande de carretera que se arranca a pedal? ¿Qué hay que llevar herramientas… para que? ¿Qué hay que cebar los carburadores para arrancarla? ¿Que son los carburadores?

Nuestra Bonneville T100 se parece a la historia de Dorian Gray, el protagonista de la famosa novela de Oscar Wilde, que nunca envejece y mantiene su lozana apariencia desde el día en que le retrataron. La Triumph se la ve flamante, con su aspecto y línea de hace cuarenta y pico añostriumph boneville t100 pero en perfecto estado. Su depósito de gasolina con su forma de “lagrima” e impecablemente pintado, luce orgullosos el emblema de la marca en sus laterales y las carrilleras de caucho para proteger el roce de las piernas. Su asiento plano y largo, cómodo y amplio para dos personas. Y su manillar plano y de dimensiones nada exageradas.

El motor bicilíndrico paralelo y refrigerado por aire también conserva su aspecto externo, pero ha crecido hasta 865 cc y rinde ahora 68 robustos caballos. Aunque parece que lleva una pareja de carburadores, en realidad es solo la fachada, pues de alimentarlo se encargan un par de inyectores camuflados dentro, mandados por un moderno sistema electrónico. El cambio es de cinco velocidades y va unido a un embrague de discos múltiples bañados en aceite, con la transmisión final por cadena. Eso ha variado poco, pero los materiales son del siglo XXI.

Su funcionamiento supera al mejor de los sueños de cualquier usuario del modelo primitivo. Conserva integro su carácter, pero es suave de tacto y vigoroso al abrir el gas. Vibra muy poco, gasta algo más de la mitad y corre un cincuenta por ciento más. Además tiene fama de ser muy robusto,triumph boneville t100 de escaso mantenimiento y no da problemas.

En cuanto al bastidor y suspensiones han seguido la tradición, el chasis es tubular de acero, con una horquilla telescópica delantera y un par de amortiguadores atrás que se unen a una horquilla de doble brazo basculante fabricado en el mismo material.

A los frenos afortunadamente no les ha quedado más remedio que rendirse a los nuevos tiempos y aunque las llantas son de radios como antaño (de 19 pulgadas la delantera y 18 la trasera), llevan ahora frenos de disco en los dos ejes en lugar de tambores, que cumplen infinitamente mejor su cometido.

Los mandos e instrumentación siguen con su clásico aspecto, tiene dos relojes analógicos para del velocímetro y cuentarrevoluciones, y se han permitido un guiño a los nuevos tiempos en forma de una discreta pantalla digital multifunción que nos informa de la hora, el totalizador kilométrico y los parciales.



NOS VAMOS DE RUTA

Evidentemente cuarenta años no pasan en balde. Alguien dijo que “verdades eternas, solo las tiene la Iglesia”, y lo que antes era un moto sport o una deportiva, hoy la tenemos que considerar como una moto de paseo o una buena polivalente. Es una 860 cc con 68 CV a 7.500 rpm que pesa 230 kg en orden de marcha, con llantas de radios, un disco en cada eje y un chasis de doble cuna de tubo de acero y eso es lo que hay. Sus prestaciones resultan muy recomendables hoy en día, pues debido a su nula protección aerodinámica es ideal para viajar a cruceros de 120-130 km/h, con lo cual nos aseguraremos nuestros puntos de carné y nuestros euros en la cartera. A esa marcha la moto va como la seda y dentro del elenco de motos tipo retro que existe en el mercado, es una de las que mejor y más moderno comportamiento luce.

En ciudad va de maravilla, tiene un buen radio de giro, el centro de gravedad bajo con lo que se maneja con facilidad, es relativamente ligera y el motor suave y progresivo de respuesta.

triumph boneville t100

Viajar, podemos viajar con ella, de serie es una naked en el más estricto
 sentido de la palabra, no protege nada, pero Triumph pone a tu disposición una serie de accesorios para hacerla mucho más rutera. Hay varios tipos de pantallas delanteras, alforjas para llevar equipaje, bolsas sobre depósito… etc.

Cuando nos sumergimos por carreteras viradas, si somos conscientes de lo que llevamos entre manos, nos lo podemos pasar bien. Sin olvidar que una deportiva de mediados del siglo pasado, no tiene nada que ver con lo que ahora entendemos como deportiva. Se maneja bien entre curvas, es graciosa en su comportamiento porque te hace sonreír al sorprenderte favorablemente. Sale bien desde abajo cuando abrimos el gas y frena más o menos donde queremos. Es una buena moto, pero todo esto tratado con bastante cariño, pues como imaginarás no está ni pensada ni construida para practicar una conducción al límite, y además no disfrutaríamos intentándolo. Podemos ir alegres practicando una conducción a la vieja escuela, pero olvídate de “descolgadas” e intentar plantar cara a una deportiva actual, por virtuosa que sea nuestra conducción.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA BONNEVILLE T100?

El mejor precio del seguro a todo riesgo con franquicia, en la fecha que hemos realizado la prueba de esta moto, tomando como referencia un hombre de 30 años, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Sevilla, guarda la moto en garaje colectivo y recorre hasta 10.000 kilómetros al año es de 521.76 euros, en SegurMoto MMT con una calidad/precio en la póliza de 5.36.



EN CONCLUSIÓN

¿A quien recomendaría esta moto? Pues por su facilidad de conducción y polivalencia, en principio es apta para todo el mundo. Pero a los que de verdad les va a gustar esta Triumph Bonneville T100 es a los “puristas” y da igual la edad que tengan. A aquellos motoristas que les gustan las motos en estado puro, que aprecian lo que es una moto “de las de verdad de toda la vida”. Y evidentemente para de los que han llegado a los cincuenta también hay un componente nostálgico muy importante. Si no, que me lo digan a mí.

Equipamiento probador:
Botas: BMW Pro Touring
Casco: Givi Modular
Chaqueta: Triumph
Guantes: RS Taichi
Pantalón: BMW Denim



A favor

- Lo bien conseguido que está todo el conjunto.

En contra

- La situación incómoda de la llave de contacto en el lado izquierdo del soporte del faro, eso si muy “como antes”.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Enero 2012

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar