Prueba SUZUKI DR 125 SM

SUPERMOTARD CITY

En el segmento de las 125 no dejan de aparecer nuevos nichos de mercado y modelos para poblarlos. Un buen ejemplo sería el de las supermotard, que hasta hace menos de un lustro apenas tenía representación en todo el mercado que no fuera exclusivamente de competición- si exceptuamos alguna “rara avis” como la primera KTM Duke- y poco más. Entre las 125 la verdad es que Derbi ya se había hecho eco de hacia donde evolucionaba el mercado cogiendo sus superventas Senda, las 50 y 125 de campo más vendidas de la historia, y adaptándoles unas llantas de carretera.

  

SUPERMOTARD CITY

Por otro lado, conviene recordar que las DR es una de las familias con más tradición en el mundo del trail, puesto que ya en los 80 podíamos disfrutar de monocilíndricas de 600 que evolucionaron hasta los 800 cc en el año 1990, consiguiendo así el mayor motor de un solo cilindro jamás comercializado. Quizá por eso mismo se apellidaba DR 800 Big (grande), que con su frontal “pico de pato” marcó una línea estética seguida después por muchas marcas. En plena fiebre de los rallyes africanos – encabezados por el mítico París-Dakar- este modelo se convirtió en todo un símbolo participando en esta carrera con el no menos legendario Gaston Rahier a sus mandos. Siguiendo muy de cerca su diseño, se presentó un modelo de 50 cc, en este caso de 2 tiempos, que se fabricó en la fábrica que la marca tiene en Gijón. Se convertía así en la única DR española.

Después este nombre, siempre asociado a motos monocilíndricas, se usó también para desarrollar una línea de motos más deportivas denominadas Z, como es el caso de la actual DR 400 Z.



HACIA EL ASFALTO

suzuki dr 125 sm

Siguiendo así al pie de la letra la filosofía supermotard-o sea, modificar modelos “off road” instalando ruedas y frenos enfocados al asfalto para lograr un modelo que permita a la vez divertirse y derrapar sin ningún problema- algunas marcas (ya hemos hablado de Derbi) lograron grandes éxitos de ventas, pero casi ninguna de las japonesas se había aventurado hasta hace bien poco en este terreno. Esta misma temporada Yamaha ha presentado su WR y, por parte de los italianos, Aprilia ha hecho lo propio con su espectacular SX, pero en estos casos estamos hablando de motos realmente caras con motores refrigerados por agua de última generación. Aquí Suzuki ha optado por un camino diferente, aprovechando un más que efectivo y probado motor refrigerado por aire y dos válvulas que durante sus años ha dado muestras de su robustez en modelos como la Marauder o la Van Van, para desarrollar una supermotard divertida, con clase y buenas terminaciones enfocada fundamentalmente a ser la perfecta moto de iniciación para los nuevos motoristas con carnet A o aquellos automovilistas con más de tres años de experiencia que disfrutan de la convalidación. En resumidas cuentas, una perfecta moto urbana con un diseño entre deportivo y agresivo, aunque sin perder ni un ápice de comodidad, para aquellos que consideran un scooter como algo demasiado “proletario” y que prefieren una moto “de verdad” para todos los días.

 

Así, tenemos un modelo con un aspecto imponente- y eso que nuestra unidad con su color negro tan apagado pierde muchos en fotos - con unas dimensiones adecuadas para cualquier usuario adulto y que se convierte en una de las mejores motos urbanas jamás probadas, además de permitir de alguna escapada por carretera siempre y cuando no pidas grandes prestaciones. Veamos cómo es esta nueva DR.



ADAPTACIÓN INSTANTÁNEA

Este motor, que ya es el colmo de la progresividad, suavidad y bajo consumo en los modelos anteriores que todavía usan carburación, ha mejorado lo que parecía imposible a este respecto con la incorporación de un nuevo sistema de inyección electrónica firmado por Mikuni. Con esto no sólo se logra un arranque perfecto sean cuales sean las condiciones ambientales, puesto que siempre el motor cobrara vida ronroneando como un gatito, sino que se reducen aún más unos consumos que ya con un carburador eran dignos de un mechero. En un trazado mixto en ciudad con salidas a alguna circunvalación es realmente fácil rondar los ¡3 l y medio! Vamos, que después de comprártela es posible que, si te mueves mucho a diario por la ciudad, la amortices en menos de seis meses sólo con la gasolina que te ahorras.

suzuki dr 125 sm

Otra de sus grandes características es su tacto general. Cierto que, habida cuenta de su pequeña cilindrada unitaria, tampoco esperaba que fuera un motor brusco, pero lo cierto es que es tan suave y dulce de usar que difícilmente se podría encontrar ahora mismo un propulsor mejor para aprender a manejarte con una moto de marchas. Por otro lado, declara 11 caballos, lo que está claro que no es precisamente un exceso de potencia, pero gracias a su entrega tan efectiva y absolutamente dosificable sorprende lo que te puedes divertir con ella en zonas cuanto más reviradas mejor. No obstante, sale desde abajo con una progresividad de motor casi eléctrica y un embrague tan suave y fácil de usar como todo el resto de la moto. Eso sí, su asiento se sitúa bastante alto por lo que no es la mejor elección para aquellos que midan menos de, como poco, 1,65.



SIMPLICIDAD AL PODER

 Para lograr combinar lo mejor del mundo supermotard aplicado a un uso urbano y diario, Suzuki ha seguido el acertado camino de la simplicidad. Sobre el motor ya hemos hablado, que aparte de la inyección presenta pocos cambios respecto al de los modelos “carburados”. Solo ligeras modificaciones internas (admisión, aligeramiento, etc), tapas laterales remodeladas y la eliminación del pedal de arranque… que no quedaría muy bonito pero siempre hubiera sido útil en caso de que la batería nos dejase tirados.

 

suzuki dr 125 sm

Pasando la parte ciclo, el chasis es un simple cuna central de acero interrumpida bajo el motor, con un muy básico basculante doble brazo rectangular del mismo material, tensor de cadena por excéntricas, horquilla convencional con protectores de barras , simple disco delantero y, como decíamos, todo muy simple pero fantásticamente efectivo.

La ergonomía es la clásica de cualquier supermotard, con una posición bastante “campera” pero con una excelente manejabilidad y direccionabilidad gracias a sus llantas de 17 pulgadas con ruedas de 100 y 130 mm de ancho respectivamente. La adaptación a su posición de conducción, con una correcta altura del manillar, es casi instantánea, y lo único que molesta al piloto es un latiguillo de freno desmesuradamente largo que cruza por delante del cuadro de relojes y resulta realmente molesto.

El asiento es suficientemente cómodo con un correcto acolchado, pero no se puede quitar por lo que para llevar las herramientas encontramos un cajetín lateral con apertura por llave. También tenemos una cerradura (que seguro que equivocas cuando estés buscando cómo levantar el asiento) que corresponde a un porta cascos, detalle ya casi en desuso. El tapón de la gasolina también parece un poco antiguo, sobresaliendo demasiado del depósito y sin bisagra, por lo que al repostar te tienes que quedar con él en la mano.

Por otro lado también tiene algún detalle que recuerda su origen “trailero”, puesto que aparte de las llantas de radios cuenta con estriberas dentadas con la consabida pieza de goma sobre ellas para absorber vibraciones, aunque la puntera de la palanca de cambios no es articulada.



POLIVALENCIA

Por lo demás, la verdad es que nos encontramos con un modelo que a un nuevo motorista le vale para casi todo. Esta DR SM es tan cómoda como cualquier trail, por lo que sería perfecta para viajar con ella incluso largas distancias puesto que tiene un buen asiento para el pasajero, con los reposa pies a buena altura y un buen par de asas donde agarrarse. El gran problema a este respecto se encuentra en la potencia disponible, que es más bien escasa y las fuerzas se acaba rápidamente, sobre las 8000 rpm. Como velocidad punta puede llegar a alcanzar 110 km/h en condiciones absolutamente ideales y con un buen rodaje, pero difícilmente llegue más allá. Esto, en un viaje largo y con carga, supone un lastre bastante importante puesto que no será fácil sobrepasar los 100.

suzuki dr 125 sm

Eso sí, la autonomía teniendo en cuenta los ridículos consumos – y aunque su capacidad de depósito no es muy grande (9 l)- logra un teórico espaciamiento entre respostajes superior a los 250 km. Además, tiene unos soportes de tubo solidarios a las estriberas traseras excelentemente diseñados para anclar pulpos. En este caso habría que tener cuidado que el escape no los quemase (así como también la pierna del pasajero), puesto que está situado paralelo al chasis por el lado derecho y que es responsable en parte de la agresiva estética de esta DR.

 

suzuki dr 125 sm Sin duda su entorno natural es la ciudad y alrededores, a pesar de que nuestra sesión de fotos decidimos hacerlo en carretera abierta y con mono de cuero por aquello de su espíritu supermotard. Así pudimos comprobar que, no obstante, si te metes con ella en algún revirado (cuanto más mejor) tramo de montaña o, mejor aún, algún circuito de karts estamos seguros de que disfrutarás con ella como pocas veces lo hayas hecho en tu vida con ninguna otra moto. En este caso sí que habría que reforzar el mordiente de los frenos, suficiente para un uso normal pero que tienden al desfallecimiento tras un uso o más o menos intensivo (sobre todo el trasero) así como también la dureza de la amortiguación, más pensada para la comodidad que para otra cosa.

Con las carreteras casi heladas que nos ha dejado este durísimo invierno, con nieve en muchas cunetas y curvas plagadas de sal, la DR fue capaz de proporcionarnos una agradable excursión sin ningún susto. Si buscas trazar con ella como con una verdadera supermotard mucho más exigente, especializada y también cara, olvídate de ello. Ni por “punch” de motor ni por potencia ni tacto de frenos te lo permitiría, pero sí podrá llegar al trabajo o a clase con una moto imponente, que te permita ahorrarte muchas horas semanales de autobús o metro, o ingentes cantidades de gasolina (y por lo tanto de dinero, claro) si acaso eres de los que aún te arriesgas a sumergirte en medio del tráfico urbano dentro de un coche.

Ya sabes, Suzuki ha fabricado la mejor moto que puedas imaginarte si llevas toda la vida soñando con tener una y todavía no tienes experiencia suficiente. Cuando la pruebes, descubrirás la verdadera magia de la moto total, y además por un precio sorprendente para su calidad general.

Ya sabes, la supermotard urbana te está esperando.



A favor

- Relación calidad-precio.

- Polivalencia.

- Suavidad motor.

- Consumos.

- Ergonomía.

En contra

- Potencia escasa.

- No tiene hueco bajo el asiento.

- Latiguillo freno delantero demasiado largo.

- Tacto frenos.

- Diseño tapón de gasolina.

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Febrero 2009

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar