Prueba KEEWAY OUTLOOK 125 Sport

EL "TAPADO" DEL 125

No se si seguirás las carreras. Si es así, sabrás que en el 125cc son famosas las carreras en grupo, con muchos pilotos peleando. Y en estas situaciones muchas veces, el que menos cuenta al principio, se lleva el gato al agua: de ese se dice que es “el tapado”.

 

Como verás, con esto que te digo de el “tapado”, el Keeway Outlook Sport, me ha sorprendido muy gratamente. Al principio, nada más verlo, no esperaba gran cosa de otra nueva versión china de un scooter de rueda alta que quiere seguir la exitosa senda del Scoopyprueba keeway outlook sport 125Sin embargo, después de probarlo y reprobarlo, comprobarlo, y volverlo a probar, me ha convencido. No es perfecto, claro está. Ningún scooter lo es y pocos se acercan a eso. Pero por menos de 2000 “pavos”, (1.899€, en concreto) no está nada mal. Corre suficiente, se tiene bien, frena, es cómodo y está bien acabado. La suspensión trasera quizá se puede mejorar, la cerradura que abre el asiento no es especialmente cómoda o la pata de cabra (de muelle automático) es un tanto “chunga”. Pero es un scooter de buena calidad y prestaciones para ese precio.

Keeway, por si no lo sabes es la marca creada en 1999 por Qianjiang, una gran fábrica china que decidió en su día intentar el “asalto mundial” desde Europa (en Hungría está su central y en Italia su centro de I+D), con modelos desarrollados en Europa aunque fabricados en China. Son también los propietarios de Benelli, de ahí que ese centro de I+D esté en Pésaro. Y de toda esta historia deriva el hecho de que no se pueda comparar la calidad actual de Keeway con la de otra marcas chinas típicas, de esas cuyo importador es una sociedad con intención de traer cuatro contenedores de motos de cualquier gran fábrica china, con una marca inventada, vender las motos y desaparecer. En China, como sucede en muchos sitios, saben fabricar mal, regular o bien. Todo depende del precio al que pretendas comprar.

 

prueba keeway outlook sport 125Keeway no es así. Ellos se juegan su propia marca, creada para vender muchas motos durante muchos años, no para desaparecer después de dar un pelotazo. Y por eso cada día mejoran. Y con este Outlook Sport, desde luego, alcanzan en cuanto a niveles de calidad a marcas “no chinas”, más asentadas en nuestro mercado, como Daelim, Sym o similares. También el precio se ha acercado a esos niveles, pero eso es lo lógico claro.

El Outlook Sport es una versión de aspecto más deportivo basado en el Outlook normal. Ambos son rueda alta (llantas de 16”), tienen suelo plano, dos discos, motor de agua y un nivel de equipamiento muy aceptable. Las diferencias se centran en acabados, abundando los colores oscuros y el negro mate en el Sport. Plataformas reposapiés para el pasajero, cuadro completo, con cuentavueltas, pantalla ahumada, guantera con llave, caballete y pata de cabra...tiene un equipamiento de un nivel superior al de un scooter de menos de 2.000€, desde luego. Y de esta lista de “gadgets” sólo puedes ponerle “peros” a la pata de cabra lleva un muelle y vuelve a su sitio nada más levantar el scooter. No está demasiado bien diseñada y con sólo un empujoncito, un golpecito que alguien le dé al pasar, Outlook al suelo: se cierra la pata demasiado pronto, y además hace tope en la propia carrocería. Un punto a mejorar.

EN CARRERA

keeway outlook sport 125La verdad, el Outlook Sport sorprende desde que lo ves. Por muy objetivo que quieras ser, siempre hay unos precedentes que, aunque no lleguen condicionar tu opinión, si predisponen en cierto sentido con respecto a la moto que vas a probar. Y un Outlook es un scooter chino, de los cuales, cuando has probado unos cuantos, no se suele tener buena opinión. Pero el Keeway te “reconcilia” con ellos. está bien acabado, no hay cosas sueltas, materiales con pinta de ir a romperse si los miras o los rozas. Ni siquiera al ponerlo en marcha cambiarás esa primera sensación. Arranca bien, a la primera, sin ruidos raros, sin vibraciones ni ningún síntoma de que te vas a subir en un scooter de baja calidad. Todo lo contrario. Los mandos tienen buen tacto y apariencia, el sonido es el típico ronroneo del monocilíndrico de 4T de 125 y cuando abres gas el scooter sale con alegría y suavidad. Es muy manejable, gira mucho y la rueda alta ayuda a “trialear” a baja velocidad. La posición de conducción es muy natural, similar a la de scooters del mismo estilo, sentado sobre un mullido asiento, bastante sitio para los pies, gracias al suelo plano y un manillar bien dimensionado y a la altura correcta. Todo ello hace del Keeway un scooter agradable en ciudad, polivalente y útil. Acelera bien, no es un “tiro” pero seguro que no es de los más lentos, si no que en una comparativa de prestaciones seguro que acaba “en mitad de la tabla”. Ahora bien, siguiendo la escuela creada por el “rey de los rueda alta”, el Scoopy, comete el mismo error y bajo el asiento (que encima se abre desde un lateral, incómodo, en vez de desde la cerradura de contacto) no cabe demasiado. Ahí está el depósito de gasolina, y en el hueco que deja sólo cabe un casco “quitamultas”. Ni siquiera puedes dejar un casco jet normal. Eso si, hay parrilla portabultos para poner un top case y un gancho en el escudo interior donde colgar bolsas, además de poder apoyar bultos en el suelo, entre los pies, a la hora de cargar con objetos grandes.

El desarrollo parece bastante largo. Llanea bien sobre los 100Km/h en carretera e incluso es capaz de superarlos. De hecho, con algo de cuesta a favor llegas a ver la aguja en el 120. Y es que el motor de agua del Keeway declara 11,9 CV a 8.250rpm con un par de 12,5NM a 6000 rpm. No son cifras de récord, pero no están mal. La parte ciclo sigue esta tónica. No hay grandes fallos, va bien en general, pero la amortiguación trasera es mejorable: un exceso de muelle, aún en la posición más floja de su regulación hace que sea un poco rebotón, y cuando pasas por un bache notas como se queda rebotando varias veces. No le vendría mal unos amortiguadores con un poco más de hidráulico, ya que de tarado inicial (cuando pasas el bache, la primera vez que baja) está bastante bien. En el apartado de frenos, se monta un disco delantero y otro detrás. Tiene buen tacto y son más que suficientes para las prestaciones y el peso de este scooter. Bien, en este aspecto.

Pero lo que más condiciona su comportamiento es el empleo de neumáticos CST, de origen chino, cuyo comportamiento, aunque en seco no resbalan, no está al nivel requerido, No sabes cuando pierden agarre, no dan confianza y, cuando fuerzas el ritmo, vas con “la mosca detrás de la oreja”. Seguro que el día que los gastas, si pones unos neumáticos de mayor calidad, tendrás un scooter de comportamiento más deportivo y agradable, por que de chasis va bastante bien, ágil y noble.



A favor

- Precio

- Suavidad de marcha

- Línea agradable

En contra

- Pata de cabra

- Hueco bajo el asiento

- Neumáticos

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Junio 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar