Prueba KAWASAKI NINJA 300

LA HEREDERA

Esta Ninja 300 es la heredera legítima y natural de la 250 R, pero mejora y amplia cada uno de los apartados que la han legado. Heredar es ese derecho por el cual una persona al término de su existencia transmite sus bienes, derechos y obligaciones a sus descendientes u otras personas, que se denominan herederos. Esta nueva Ninja 300 es la heredera directa de la 250 pero lo que ha hecho es ampliar su herencia, pues supera a su predecesora en todos los aspectos. Además ha tomado la imagen deportiva de sus hermanas mayores aportando frescura a su diseño que se acompaña de un dinamismo que no defrauda.

  

NUEVOS TIEMPOS

La verdad es que como han cambiado los tiempos desde mis “años mozos” a la actualidad. Así que me vas a perdonar que no te diga con exactitud las “primaveras” que he cumplido este pasado mes de mayo, pero te diré que cuando tenía 18 años, una 250 era una moto grande y un servidor suspiraba por una Bultaco Metralla MK2 aunque fuera de ocasión. Entonces era lo más de lo más, 27,8 CV a 7.500 rpm, alimentada por un carburador Amal de 32 mm y 165 km/h de velocidad punta. En cualquiera de nuestras carreteras de montaña de los alrededores de Madrid era la peor enemiga que se podían encontrar las “grandes deportivas europeas”, Norton, Triumph, BSA, Guzzi, Ducati, Laverda, Benelli o BMW, salían con las orejas gachas y el rabo entre las piernas si se topaban con ella, o con una Montesa Impala 250, o con una OSSA 250 Sport.

Así que me sorprendo a mí mismo cuando trato de colocar en un determinado segmento a esta preciosa Kawasaki Ninja 300, que tiene un 50% más de potencia que mi añorada Metralla, tiene dos cilindros, va refrigerada por agua y ahora la trato como “una moto pequeña”. Y además te cuento de ella que me parece una moto ideal para muchos jóvenes que quieren empezar a aprender a manejarse en el apasionante mundo de las motos deportivas. Pero es que igualmente estamos ante una moto funcional, con una mecánica muy robusta y sencilla en estos tiempos, que nos puede dar un magnifico servicio para utilizarla en el día a día.



UN POCO DE TÉCNICA

En cuanto a la parte mecánica, lo más destacable del motor es el incremento de cilindrada en 47 cc. La culata ha sido rediseñada para mejorar el flujo de gases y la refrigeración, aunque los pistones siguen siendo los mismos, con un diámetro de 62 mm y tratados con un recubrimiento de alumill. Los cilindros también reciben un baño interior para aumentar su durabilidad y reducir fricciones, además el conjunto resulta 600 gramos más ligero. Como ya hicieron con la Ninja 600 y la 636, la cilindrada extra la han conseguido a base de aumentar la carrera del motor que pasa de 41,2 mm a 49 mm. Esto en términos de rendimiento puro y fiándonos de los datos facilitados por Kawasaki, se traduce en un incremento de unos 7 CV de potencia, de 32 a 39 CV (a mí me parecen más) al mismo régimen de 11.000 revoluciones. No obstante donde mejor le viene esta inyección de energía es a medio régimen, el par máximo pasa de 22 a 27 Nm. El sistema de inyección de combustible sigue siendo de la firma Keihin de doble mariposa, pero el diámetro de las toberas de admisión también ha crecido de 28 a 32 mm.

Una novedad importante es que el embrague es nuevo, lleva sistema antibloqueo de rampas, que deja deslizar ligeramente los discos en reducciones fuertes y los aprieta con más fuerza unos contra otros en aceleración. 



CICLISTA AHORRATIVA

La parte ciclista, bastidor, frenos y suspensiones, me parece algo austera en sus componentes, echo en falta algún detalle de moto de clase superior, como puede dar a entender su porte e imagen. Por ejemplo podría tener las suspensiones alguna posibilidad de ajuste de hidráulicos, solo es posible en la precarga del muelle del amortiguador trasero (en 5 posiciones como su antecesora). No tenemos ninguna otra facultad para poder adaptarlas a las circunstancias y al gusto del conductor. Las manetas de freno y embrague podrían ser regulables en distancia… pero no es el caso.

En cuanto a los frenos tampoco es que vaya sobrada precisamente, en conducción deportiva echo en falta más potencia en el tren delantero y un segundo disco lo recibiría con los brazos abiertos. Digamos que el equipo frenante cumple, pero carece de la potencia que esperarías en una moto de corte deportivo.

Como dato anecdótico, comentar que la anchura del neumático trasero aumenta con respecto a la Ninja 250 R, pasando de 130 a 140 mm.

El chasis sigue siendo tubular de acero de tipo diamante, es decir el que los castizos llamamos de “espina de pescado” de los que sujetan al motor por la parte de superior. Alarga un poco la distancia entre ejes con respecto a su antecesora (5 milímetros), lo que se traduce en una mayor estabilidad en recta. Por el contrario tal vez los más “sensibles” pueden apreciar que ha perdido un poco de agilidad, pero personalmente os puedo asegurar que con sus 170 kg y sus contenidas dimensiones, ese sigue siendo uno de sus puntos fuertes.



A POR FAENA

El tacto general me resulta agradable, tal vez la noto demasiado tradicional y sencilla para los tiempos que corren, por no decir poco moderna en sus gadgets, del estilo de las motos de cuarto de litro (apenas hay motos de carretera de “tercio de litro”) de las de antes.

Eso sí, me ha gustado de manera especial el motor, muy refinado, sin apenas vibraciones, casi te diría que luce un tacto de terciopelo (no hay que olvidar que se trata de un bicilíndrico paralelo). Al tomar asiento lo primero con que se topa nuestra vista es con un moderno y bien diseñado cuadro de instrumentos, así que en este apartado me desdigo de lo dicho antes en cuanto akawasaki ninja 300 su conservadurismo. El cuadro está formado por una original combinación de curvas y rectas que delimitan un visible cuentarrevoluciones analógico en el centro con forma de medio circulo y una pantalla multifunción de anárquica forma pentagonal, situada en el lateral inferior derecho. Dentro nos notifica la velocidad a la que vamos en números digitales grandes (los agradezco de verdad) en una pantalla de cristal líquido. También vemos el reloj horario, el nivel de combustible, el totalizador y los parciales del cuentakilómetros. Luego repartidos a ambos lados una buena variedad de chivatos: los indicadores de dirección, luz larga, punto muerto, carga de la batería, presión de aceite, sobre temperatura del motor, advertencia de avería y ABS. En fin, se ve bien de un vistazo y muy completo.

La postura me parece correcta y equilibrada, aprecio que se trata de una Ninja con su consabido carácter deportivo, pero no resulta para nada radical o incómodo. Me pongo en marcha y me gusta su suavidad y la presteza con la que responde el motor a las solicitudes del puño de gas, sin tirones, desde abajo, con una progresividad kawasaki ninja 300encomiable. Ahí se nota de verdad esos centímetros cúbicos de más. El escape, más corto y gordo, también hace un ruido agradable y da la sensación de que desahoga mejor. El motor tiene un rango de funcionamiento superior a sus teóricas rivales de categoría, pues nos permite movernos sin traqueteos ni estornudos desde pocas vueltas. En conducción económica, si no pasamos de 6.000 revoluciones apenas gasta 4 litros a los 100 km, luego de 6 a 8.000 empieza a mostrar su carácter, y si nos queremos divertir su cara deportiva la muestra de 10 a 13.000 rpm, que es donde corta el encendido.

Sin duda que empuja más y mejor que su antecesora desde cualquier régimen, la culpa y el mérito lo tienen principalmente esos centímetros cúbicos suplementarios. Además resulta mucho más dulce y suave, eso creo que debemos agradecérselo a lo equilibrado del motor y a las fijaciones elásticas al chasis que filtran perfectamente las pocas vibraciones que debe producir.

En cuanto a su faceta genuinamente deportiva, evidentemente no te la voy a comparar con sus hermanas las “Ninjas mayores”, ni puede ni pretende seguir su estela, pero si demuestra que tiene “genes Ninja”. No rehúye kawasaki ninja 300funcionar en las tres mil últimas cifras del escalado de su cuenta-rpm antes de entrar en la zona roja. También ayudan unos desarrollos del cambio muy bien estudiados, la rapidez y tacto de la palanca, con lo que resulta fácil mantener ahí, entre 10.000 y 13.000 rpm el régimen del motor. Cuando vas a por nota concentrado en la conducción, dibujando los virajes de un retorcido puerto de montaña, te llegas a creer que eres el mismísimo Tom Sykes. Responde con suficiente energía acelerando de curva a curva, muestra aplomo dentro del viraje y nobleza de reacciones. Personalmente echo de menos un poco más de mordiente en las frenadas y poder endurecer un poco la horquilla delantera en determinadas condiciones. Pero para una utilización general el tarado es correcto.

Sus prestaciones puras, agachado tras el carenado con el motor estirándolo a tope en 5ª, cambiando a 6ª sin tocar el embrague, en una autopista alemana naturalmente sin límite de velocidad, llegue a ver los 180 km/h de marcador, que no está nada mal. Aunque su velocidad de crucero la podemos situar en unos buenos 130-150 km/h.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA KAWASAKI NINJA 300?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar una Kawasaki Ninja 300, hemos tomado como referencia un varón de 23 años soltero, con 3 de antigüedad de carné, que vive en Murcia, guarda la moto en garaje comunitario y recorre hasta 8.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros, es MMT Seguros con un precio de 251.451 € y con una calidad en la póliza de 6.10.



CONCLUSIÓN

Para finalizar y como resumen de lo dicho hasta ahora te diré que esta Ninja 300 puede convencer a muchos usuarios y por muy distintos motivos. Entra por los ojos, es bonita, tiene imagen y empaque de moto sport heredado de sus hermanas mayores, con un rendimiento dinámico que no decepcionará a nadie que sepa lo que lleva entre manos. Por otro lado cumple perfectamente con una función claramente utilitaria, con un motor fiable y sencillo y tecnológicamente bien puesto al día. Rinde bien, gasta poco y es perfecta para nuestros desplazamientos diarios.

A todo esto le sumamos un tamaño y un peso contenido, dentro de un conjunto equilibrado, fácil de conducir y a un precio razonable. ¿A quién se la recomendaría? Pues prácticamente…¡¡a todo el mundo!!

Equipamiento Probador:
Chaqueta: LS2 ventilada
Casco: Shoei XR 1100
Guantes: KTM
Botas: AXO Mobility 

 

 



A favor

- Es una deportiva para todos, fácil y utilitaria.

En contra

- Sus frenos.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Arpem.com
Junio 2013

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos