Presentación HONDA VFR 800 F

LA LEYENDA CONTINÚA

Parece el título de una película de Hollywood, pero la realidad es que la VFR se ha convertido con el tiempo en una moto de película o de leyenda, como tú prefieras, lo dejo a tu elección

 

Tengo que reconocer y me declaro un enamorado de los motores de cuatro cilindros en V para equipar una motocicleta. Esta arquitectura, desde hace muchos años me ha parecido ideal, por conseguir un propulsor estrecho, compacto, con un equilibrio Honda VFR 800 Fde masas brillante, una respuesta magnifica y un sonido embriagador. Estaba convencido (y ahora con menos convicción pero me lo sigue pareciendo) que el ángulo entre las bancadas de los cilindros de 90º era perfecto, porque no hacía falta ejes de balance, la propia rotación de sus masas equilibra bastante bien el conjunto. Luego se ha visto que con V más estrechas se pueden hacer motores más compactos y acoplarlos a bastidores más pequeños y ligeros… pero eso es para hacer súper deportivas radicales, o motos de competición.

Recuerdo que la moto que más ilusión me hizo probar fue la primera Honda VF 750, la del ’83, me encantó, y eso que como deportiva no era la mejor de su tiempo. Luego he probado todas las VFR que han ido saliendo al mercado a lo largo de la historia, me gustó mucho la del ’89, la del ’93 y he pilotado las mejores Hondas de motor en V de competición. He tenido dos RC 30, una RC 45 y en mi condición de periodista probador, he tenido la suerte de subirme en varias RC 30 de equipos privados de competición y hasta en las RCV 211 de 5 cilindros y la RCV 212 de 800. Me reafirmo, ¡me encantan estos motores en V!

 

¿COMO ES LA NUEVA VFR?

Bueno, te das cuenta que es una VFR desde el primer vistazo, los ingenieros de Honda se han puesto dos claros objetivos por encima de todo: Mantener la esencia y filosofía VFR y actualizar el nuevo modelo con calidad y tecnología.

El motor es el conocido V4 VTEC de 782 cc, Honda VFR 800 Flleva 12 años en el mercado, sigue teniendo su distribución variable que utiliza solo dos válvulas por cilindro, una de admisión y una de escape, hasta un número de revoluciones y luego, a partir de unas 6.000, comienzan a funcionar las cuatro. De esta forma el rendimiento a bajo régimen es mejor y no pierde efectividad arriba. La potencia máxima se sitúa en 105 CV a 10.250 rpm con un par de 75,1 Nm a 8.500 rpm.

El bastidor también es el mismo tipo Pivotlles de aluminio de doble viga con el basculante monobrazo (totalmente nuevo) que se articula directamente sobre los carteres, con lo cual el propio bloque motor contribuye a dar rigidez al conjunto. La horquilla delantera es telescópica convencional de 43 mm de diámetro y proporciona 108 mm de recorrido, el amortiguador trasero es de gas y actúa a través de un sistema de bieletas Pro-Link que le dota de progresividad variable. Tanto la horquilla como el amortiguador se pueden ajustar la precarga del muelle y el hidráulico en extensión.

Lleva dos discos flotantes de 310 mm con pinzas de 4 pistones y anclaje radial en el tren delantero y un disco de 256 mm en la rueda trasera. Viene equipada con ABS de dos canales de serie.



DETALLES

Se ha trabajado exhaustivamente para hacer una VFR más ligera y se ha conseguido una rebaja de 10 kg (7 de ellos solo en el sistema de escape), ahora pesa 239 kg en orden de marcha con su depósito de 21,5 litros lleno. También se ha trabajado en la seguridad y además del sistema ABS de serie, incorpora un control de tracción TCS. La iluminación se ha mejorado con luces de LED  Honda VFR 800 Fy las de posición están integradas en los espejos retrovisores. Han ideado un sistema que desactiva los intermitentes y lo hace por medio de los sensores de las ruedas que mandan una señal y los desconectan cuando se igualan las velocidades de giro, muy ingenioso y preciso.

El cuadro de instrumentos es muy completo, con un diseño moderno y bien conseguido, aloja velocímetro/tacómetro digital, indicador de marcha engranada, temperatura ambiente, información sobre consumo de gasolina y reloj horario. También dispone de indicador para los puños térmicos en 5 intensidades, que vienen equipados de serie.

En cuanto a accesorios originales ofrece un quickshifter para accionar la caja de cambios que permite subir marchas instantáneamente, estilo competición, sin necesidad de usar el embrague ni cortar gas. Un nuevo guardabarros trasero protege el amortiguador y la suspensión Pro-Link de salpicaduras, y hay disponible un rediseñado baúl trasero de 45 L y un juego de maletas, todo viene pintado con el color original de la carrocería. Trasportín trasero, Bolsas interiores para top box y maletas y un candado en “U”.



TOMA DE CONTACTO

Las carreteras alicantinas, la sierra de Aitana y sus alrededores nos sirvieron de escenario para realizar una toma de contacto de unos 160 km, el recorrido era muy parecido al que realizamos el día anterior con la CB 650 F, pero lo hicimos al revés. Saliendo hacia Villajoyosa, Xixona, Alcoy… haciendo un bucle hasta volver al punto de partida.

Vamos a ver, ¿qué cosas me han gustado de esta nueva VFR 800?... casi todas. La moto es elegante, esta muy bien hecha, tiene la filosofía VFR intacta y ha mejorado prácticamente en todos sus aspectos. La postura es perfecta, además puedes regular 20 mm la altura del asiento y también puedes modificar otros 20 mm la distancia de los semi-manillares. Es estrechita de cintura y da la sensación de ser mucho más ligera que esos 10 kg que ha adelgazado en el catalogo.

En Honda VFR 800 Fcuanto a su funcionamiento es impecable, el motor básicamente tiene 14 años que eso con lo que avanza la tecnología lo podríamos considerar un venerable abuelote. Pero cuando salió utilizaba una tecnología muy vanguardista y con los lifting electrónicos aplicados se ha quedado hecho un chaval. Tiene bajos, medios y la transición cuando entra el VTEC es muy lineal y progresiva, mucho mejor que antes, pero sigue teniendo ese cambio de sonido y una patadita en el trasero que resulta muy reconfortante. Se comporta de modo ejemplar, evidentemente con 105 CV no es un tiro, pero anda bien y proporciona prestaciones más que suficientes para calmar las ansias deportivas de cualquiera en carretera. Además rezuma calidad y buen gusto, con tacto inequívoco de “moto buena”.

Una recomendación, imprescindible pedirla con el accesorio del cambio con quickshifter, va de coña, el motor parece otro, más suave todavía, entran las marchas sin esfuerzos y sin apenas caer de vueltas. Es la moto que casi todo el mundo querría tener en su garaje.

Solo le voy a poner, en mi humilde opinión, una pega: su precio. Sabemos que la calidad siempre cuesta y las VFR siempre han sido caras, esta sigue la tradición sin respetar los tiempos que corren, 13.499 euros a los que hay que añadir 300 “pavos” más por el accesorio del cambio, no es ninguna bagatela.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Abril 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar