COMPARATIVA SCOOTER 400
Honda SW-T 400 - Piaggio MP3 - Yamaha Majesty 400

¿DOS MEJOR QUE UNO?

No son plátanos, obviamente. Son scooters de 400cc. Y es uno de los pocos tipos de motos en donde puedes plantearte elegir entre un scooter “normal”, con dos ruedas y un motor monocilíndrico, otro con motor bicilíndrico e incluso alguno con dos ruedas delante en vez de una. ¿Cuál es la mejor opción?

  

¿DOS MEJOR QUE UNO?

Y para responder a esta pregunta, lógicamente, hay que contar con los dos únicos scooters de la categoría de los 400cc que cuentan con esas características: el bicilíndrico Honda SW-T 400 y el “tresruedas” Piaggio MP3. Y a estas dos “rara avis” hay que enfrentarlos a un scooter 400cc más tradicional y que represente a los scooters de una sola rueda delante y un sólo cilindro en el motor. Nosotros, para ello, hemos contado con un Majesty 400, el último de su “especie” en renovarse, y por tanto, un scooter puntero entre los “de su especie”.

Ha sido una comparativa de esas que se toman con ganas. Si bien ya habíamos probado las tres motos por separado, no habíamos tenido oportunidad de compararlas directamente. Si cuando has probado un MP3, o has oído hablar de él y su proverbial estabilidad delantera, o si te has montado en un SW-T 400, el más potente de los 400cc, con más par y caballos, y te bajas con la sensación de que corre más y mejor que los monocilíndricos...¿cuantas de estas sensaciones no son realmente “efecto placebo?¿Hay tanta diferencia como puede parecer? Lo veremos comparando de cerca estos tres scooters. Y ya te adelanto que habrá sorpresas.



PRESENTEN ARMAS

Los tres scooters que tenemos en esta prueba son representantes de tres de las marcas de más prestigio en el mercado de los scooters. Honda, Yamaha y Piaggio, los tres han escrito parte de la historia de los scooters. Si Piaggio es el mayor fabricante europeo de estos vehículos, con hitos en su bagaje como la Vespa o el propio MP3, Honda es prácticamente el “inventor” del maxiscooter, definió lo que serían este tipo de vehículos con aquel Honda Helix (o Spazio) 250 de principios de los 80, un scooter bajo y largo, con un “butacón” por asiento, maletero, pantalla y un motor de 4T y transmisión automática.

honda swt t 400Yamaha, por su parte, con el T-Max 500, de chasis de aluminio, motor bicilíndrico y geometrías casi de moto es la marca líder ahora mismo en el mercado de los maxis. Aunque el T-Max siga siendo un scooter caro, por encima de las posibilidades de mucha gente, está claro que hoy en día es el paradigma del gran scooter al que el resto de marcas se quieren acercar.

Con estos antecedentes, las tres marcas demuestran la experiencia suficiente como para que sus criterios de diseño sean como para ser tenidos en cuenta. Así, a pesar de que esto de los scooters de 400cc lo inventase Suzuki con su Burgman, el resto de marcas les siguieron rápidamente. Yamaha lo hizo con el primer Majesty, un scooter similar en planteamiento al Burgman, realizado en base a “engordar” un 250. En el 2008 presentaron el actual Majesty 400, un scooter muy renovado, con una nueva carrocería pero manteniendo las características principales del anterior, con su exclusivo chasis de aluminio y acero, el motor de 395cc de 34Cv y el estilo automovilístico en el cuadro que casi todos los fabricantes buscan en estos scooters.

piaggio mp3 400 ltHonda, por su parte, prescindió de este mercado hasta que, con la base de su Silver Wing 600 decidió entrar en esta guerra atacando por el otro lado, “encogiendo” el 600cc hasta esta cilindrada. Por ello es un scooter de concepción más compleja y sofisticada. Un motor de dos cilindros que no bascula, fija en el centro del chasis (bajo el asiento) y con un cárter de transmisión que si que actúa como brazo trasero de la suspensión. Alcanza los 39Cv y una suavidad de funcionamiento que no igualan sus rivales. Eso si, con 247 Kgs declarados, los inconvenientes de un motor más grande están claros.

Piaggio desarrolló su MP3 tras comprar Aprilia. De hecho, el primer proyecto de este vehículo que conocimos fue el Aprilia Los Angeles, un concept que se vio en los salones a principio de este siglo y que pasó a acumular polvo en algún garaje de Noale hasta que Piaggio se hizo cargo de la marca, estudió las posibilidades de aquel vehículo y lo puso en el mercado, en cilindradas de 125, 250 y 400cc. Después de aquello, y viendo el éxito la familia no ha parado de crecer: versiones de 300cc, 500cc, el deportivo Fuoco, el MP3 Hybrid. Pero ha sido con las versiones LT de 250 y sobre todo, 400cc, con las que el éxito ha sido rotundo: ensanchando el tren delantero unos centímetros, poniéndole un pedal de freno combinado (con el pedal yamaha majesty 400actúan los frenos de ambos ejes) y sacando los intermitentes por los lados de la carrocería el MP3 se pasaba legalmente de ser una moto con dos ruedas delanteras paralelas a ser un triciclo a motor, por lo que podía, desde entonces, ser conducido con el carnet de coche. Una ventaja que sólo este 400cc puede ofrecer.

Visto así, sobre el papel, las ventajas del MP3 y del SW-T 400 parecen claras: El primero, no sólo por una cuestión de seguridad y agarre de su tren delantero, si no por la ventaja “insalvable” de ser el único que puedes conducir si no tienes carnet de moto. Y el Honda, el más potente y suave de los 400cc, con un comportamiento intachable...¿que opciones le quedan al monocilíndrico Yamaha? Pues las tiene, y la primera y tan importante como las que esgrimen sus rivales es el precio. Por 6.859€ puedes comprarte un Majesty nuevecito, mientras que para acceder al SW-T tendrás que “estirarte” hasta los 7.429€, un pico más, desde luego. Y para subirte en un MP3 400cc LT hay que llegar hasta los 8.124€, lo que lo pone casi en otra órbita. Eso si, si tienes carnet de moto, puedes hacerte con un MP3 RL (no LT) por sólo 6.815€, lo que lo pone otra vez en juego, con los mínimos cambios entre las dos versiones, los cuales, te recuerdo, son básicamente medidas del tren delantero, el pedal de freno (horrible, si estás acostumbrado a la moto) y la posición de los intermitentes.



EQUIPAMIENTO

Estamos hablando de scooters de la gama “casi” más alta de cada una de las gamas. está claro que las tres marcas tienen todavía un escalón más arriba: El nuevo SW-T 600, el T-Max 500 y los Gilera Fuoco o GP 800 son más grandes, más caros y más rápidos que nuestros protagonistas. Pero las tres marcas consideran a sus 400cc como vehículos de gama alta y no han racaneado en equipamiento.

Por supuesto, los tres tienen pata de cabra y caballete, salvo el MP3, al que en utilización normal no le hace falta ninguna de esas cosas ya que es capaz de bloquear su tren delantero para quedarse de pie. Aún así, tiene un caballete. Freno de mano, algo básico en cualquier vehículo automático y que -cuestión de costes- está desapareciendo en casi todos los scooters inferiores, están presentes en estos tres. Muy cómodo el de la Yamaha, bajo el puño izquierdo, con una maneta que se gira hacia atrás y “clava” el freno sin necesidad de soltar las manos del manillar para accionarlo. Muy automovilístico el de la Honda, con un pomo escondido sobre tu rodilla derecha. Según tiras de él va accionándose con el típico “cric-cric” de los f

piaggio mp3 400 ltrenos de los coches. Y muy fácil el del Mp3, con un “pedazo” de palanca justo delante de ti, en el interior del escudo, que se queda metido dentro y hacia abajo y hacia arriba y un tanto en medio del espacio del piloto cuando está tirado. Así no te lo olvidas.

Sentados ya en el puesto del pasajero ten encuentras, en los tres casos, con cuadros muy completos, grandes, bien diseñados y con mucha información. En los tres casos, y como ya es típico en los maxiscooters, la inspiración automovilística está clara. Y para gustos, los cuadros de los scooters, pero me parecen más bonitos y elegantes los dos japoneses que el italiano, aunque esto, como comprenderás es una opinión muy subjetiva.

La protección aerodinámica es muy alta, también en los tres casos. Nuestro Majesty montaba una de las pantallas opcionales que Yamaha comercializa para ella, más pequeña que la original y ahumada. Aún así, el Yamaha es un scooter bien diseñado y esta cúpula más pequeña te quita el aire del cuerpo lo suficiente, aunque en caso de lluvia o mal tiempo, lógicamente, echarás de menos la original. Pero también tiene sus ventajas: tengas la talla que tengas ves la carretera por encima de ella sin estirarte, algo que no pasa, por ejemplo, en la Honda: entre 1,60 y 1,70 en algún momento tendrás que mirar justo por el borde de la pantalla o estirarte por encima de ella. El Mp3 también protege mucho pero el borde de la pantalla es el peor. Con un reborde grueso, si intentas mirar muy cerca, te estorba. Y tanto en el SW como en el Mp3 notarás, cuando conduces rápido, algo de esa sensación de vacío que te “absorbe” hacia delante, provocado por la pantalla. Te llegas a acostumbrar y no cansa demasiado, pero en un principio sorprende, ya que es algo que no notaba desde hace años, en antiguas motos de turismo.

yamaha majesty 400Por último, la capacidad de carga de estos scooters. En los tres casos, muy considerable. En cuanto a los ocupantes, estos maxis no son motos: son butacones con ruedas. Muy cómodos, con grandes asientos bien acolchados...te puedes “repanchingar” como quieras. Un sólo “pero”: los Mp3 tienen menos espacio para los pies, debido a que no alargan el suelo hasta los lados de la rueda delantera, como, por ejemplo, el Majesty o el SW-T. Pero esto, en la versión LT se agrava por la presencia del enorme pedal de freno en el lado derecho, que obliga a llevar el pie girado y limita mucho el espacio para los pies. Bajo el asiento, los tres son capaces de meter dos cascos. El Piaggio, con doble “puerta” (levantando el asiento y por la trampilla trasera) se lleva “el premio”. Cabe mucho, se pueden colocar las cosas y además lleva los cierres eléctricos. El SW-T 400 tiene mucho espacio, aunque es algo bajo en la zona delantera, por lo que será difícil que los dos cascos que lleves sean integrales. Lo que no nos parece acorde al nivel del scooter es el cierre: en un lateral del scooter en vez de desde la cerradura central. El Majesty si abre su asiento desde el contacto sin sacar la llave. Y el hueco es grande y ancho, aunque también es algo justo de altura en algunas zonas.



EN MARCHA

Estos tres grandes scooters pretenden ser vehículos útiles y cómodos. No son altos y el hueco central para las piernas deja que te subas muy cómodamente en cualquiera de los tres. El Piaggio tiene además la ventaja añadida de que puede estar ya de pie y bloqueado el tren delantero, por lo que ni siquiera tienes que sujetarlo hasta que no arranques y des gas.

En ese momento, cuando aceleras un poco, (si estás sentado, ya que tiene un sensor que impide que acelere si no estás en tu sitio) suena un pitido, el testigo del sistema de bloqueo del tren delantero parpadea y desconecta ese bloqueo. Si sigues acelerando no hay más problema: el scooter sale andando y perfecto. Sólo si cortas gas tendrás que bajar los pies: el Mp3 puede bloquearse de pie pero no lo hace el sólo y cuando no está bloqueado se cae, como cualquier moto. Resulta divertido (aunque reconozco que algo arriesgado para la integridad del Piaggio) “trialear” y bloquearlo con el botón del lado derecho del manillar cuando te vas a parar sin bajar los pies. Pero ojo, lo hace sólo cuando está prácticamente parado, por lo que si te adelantas no bloquea y si no bajas los pies y no lo has bloqueado...ya sabes. Eso si, te avisa si ha bloqueado con un pitido y encendiendo el testigo, centrado en el cuadro y muy visible.

Pesa bastante. Tener dos ruedas delanteras es algo que en el capítulo del peso se nota. Sin embargo rara vez tendrás que preocuparte, por que con su sistema de bloqueo ni siquiera tendrás que preocuparte por sujetarlo en los semáforos. Sin embargo, es algo que condiciona sus prestaciones. Piaggio ha empleado un desarrollo de transmisión bastante más corto que en sus competidores, lo que le da una salida tan buena o mejor que sus rivales, yamaha majesty, honda sw t, piaggio mp3aunque a costa de perder algo de velocidad punta. Es un scooter muy manejable. Gira más de lo que a primera vista puede parecer. En marcha las sensaciones son curiosas. Muy similares a la de cualquier moto, en marcha la sensación es de ligereza y de buenas geometrías de dirección. Puedes tumbar mucho, da confianza y sólo en curvas muy rápidas y bacheadas notas que la dirección no se comporta como la de cualquier moto. Pero no sólo no es una mala sensación: si llegas a obligarle a que deslice de delante (que no es fácil, tienes el doble de goma que en cualquier moto) apreciarás todas las ventajas del Mp3, ya que no intenta cerrar la dirección y tirarte, como ocurriría con otro vehículo de dos ruedas. Mantiene “el tipo”, le notas “ que se va” pero como no se cierra de delante puede corregir tranquilamente, cerrar el gas, levantarlo un poco y continuar.

piaggio mp3 400 ltEn ciudad es ágil. Sólo tendrás que vigilar los bordillos si vas aprovechando el espacio entre este y los coches atascados; no es difícil pisar el bordillo si te despistas e intentas que el escudo vaya por encima de la acera, como con cualquier otro scooter. Y en este caso si que te juegas el físico. A pesar de eso, como gira bien y acelera mucho es perfectamente comparable en el entorno urbano a cualquier scooter de su categoría. En carretera corre bastante, no tanto como el Majesty o el SW-T, ya que sus casi 240 Kgs se notan. Vibra un poco, además, cuando vas rápido, pero tiene un aplomo difícilmente igualable en curvas. Eso si, sobre buen asfalto, porque las suspensiones son algo “rebotonas”. Y en cuanto a los frenos, desde luego, no está a la altura de sus rivales en esta comparativa. Lo primero a tener en cuenta es su “doble mando”, con las dos manetas típicas de cualquier scooter, con los frenos delanteros en el lado derecho y el trasero en la maneta izquierda. Pero además lleva un pedal de freno en el suelo, algo a lo que la homologación como “triciclo a motor” le obliga para poder conducirse con carnet de coche. Y la verdad, si puede evitar usarlo, no lo uses. No tienes tacto con el, o frenas una barbaridad o no paras. Y sobre todo, si intentas “usarlo todo”, manetas y pedal, te encontrarás con la desagradable sensación de que con la fuerza del pedal del pies estás “separando” las manetas y al apretar las manetas se te levanta el pedal de freno: y el scooter sin parar.

El Honda SW-T 400 intenta jugar en otra liga. Si bien por prestaciones, tamaño o cilindrada es perfectamente comparable con el Mp3 o el Majesty, su motor bicilíndrico le otorga ciertas ventajas. Es mucho más suave, mucho más “fino” en su funcionamiento que el Piaggio y que el Yamaha. La posición del conductor es amplia, con un enorme sitio para las piernas y para poner los pies como quieras. El suelo se eleva por delante para poder llevar los pies “estilo custom”, las manos van algo elevadas, con un manillar un poco elevado, no muy ancho y un “butacón” por asiento amplio y mullido. Es un scooter pesado, cuando vas a levantarlo de la pata de cabra es algo que llama la atención y es que si miras su ficha técnica, con 247 Kgs declarados en orden de marcha, es el más pesado de nuestros tres protagonistas. Eso si, con el motor arrancado, y en cuanto inicias la marcha, se acabaron los kilos.

honda sw t 400No hay vibraciones, toses, brusquedades...todo es suave y agradable. El sonido del motor es algo más agudo que en sus rivales, prueba de que el motor no es de un sólo cilindro. El motor responde con potencia desde muy abajo, gira bastante y el asiento, con poca altura al suelo hace que se maniobre bien a pesar de sus kilos. Cuando vas a parar llama la atención su capacidad de retención, por encima de la de los otros participantes en esta prueba: el motor bicilíndrico sujeta al SW-T cuando cortas gas bastante más que los monocilíndricos y además su sistema de frenos CBS (Combined Brake System) ayuda a detener al Honda con mucha eficacia y muy buen tacto. está bien equilibrado y aunque seas poco amigo de estos sistemas combinados (como yo) no es fácil pillarle en un renuncio, puesto que el tacto y el equilibrio entre ambas manetas está muy logrado.

En la carretera mantiene ese rodar suave y dulce. Corre mucho y acelera con contundencia. En curvas se mueve bien, resulta noble y divertido de conducir. Sólo a muy alta velocidad y con baches puede hacerte algún extraño, pero ¿que scooter no lo haría? Sin embargo en rectas, a pesar de ser el más potente de la comparativa no es el más rápido: su peso le penaliza y, como en el caso del Piaggio, con tantos kilos, el desarrollo empleado es algo más corto que en el Yamaha y por ello no es capaz de alcanzarle en velocidad punta. Eso si, sólo debe preocuparte si lo quieres para hacer carreras, por que la diferencia no es significativa y en cualquier caso puedes verle a más de 160 Km/h con facilidad.

yamaha majesty 400Por tanto, en el tema de las prestaciones, si el Honda ocupa el segundo peldaño del podium y el Mp3 el tercero, el Majesty, sorprendentemente es el más rápido. Cierto que no es el más potente, honor que recae en el Honda, pero sus 201 Kgs en orden de marcha lo convierten en un peso pluma comparado con sus rivales y de ello se sirve para aprovechar mejor sus 34Cv. Y no sólo se nota en velocidad, si no que a pesar de ocupar más o menos el mismo espacio que el Honda tienes, desde que te subes en él la sensación de que es mucho más pequeño. Eso sí, la suavidad de marcha del Honda no se consigue con este motor monocilíndrico. No es tan “rudo” como el Piaggio, pero tampoco es tan dulce como el SW. En la carretera es rápido, estable y noble. Muy divertido, la posición de conducción es algo más sport que en sus rivales. Llevas las manos muy bajas, los pies con tanto espacio como en el Honda y siempre la sensación de que el motor va más “suelto” que el de sus rivales, con facilidad para subir de vueltas y que esas vueltas se transforman en velocidad más deprisa: es decir, un desarrollo bastante más largo. En curvas es muy noble, los frenos, con menor poder de retención que en el Honda pero más que en el Piaggio si que ganan a sus dos rivales en tacto: no hay sistema combinado y cada maneta actúa sobre uno de los trenes a la manera convencional y eso, en frenadas fuertes, da confianza.



CONCLUSIONES

Seguramente, si yo estuviese leyendo una prueba comparativa de este tipo, con idea de informarme para elegir una de estas motos, esperaría que alguien me dijese algo tan sencillo como “esta es la mejor”. Pero por suerte, hoy en día eso es muy difícil, hablando de scooters de este nivel y cada uno de los tres scooters enfrentados tiene muchas ventajas.

Tendrá que ser cada uno el que valore los aspectos positivos (y los pocos negativos) que cada uno de ellos aporta y, con ese análisis, decidir cual es el que mejor se adapta a tus necesidades.

El Yamaha, representante de los scooters más tradicionales demuestra que no necesitas más de un cilindro o más ruedas de las normales para tener un magnífico vehículo. Rápido, cómodo, ágil, con suficiente hueco bajo su asiento, bien acabado y equipado... ¿necesitas más en un scooter? Tiene además una ventaja añadida: su precio, por debajo del de sus rivales. Eso sí, no llega a la suavidad del Honda o a la incomparable estabilidad del tren delantero del Mp3.

yamaha majesty, honda sw t, piaggio mp3El Piaggio es un rival difícil. Partiendo de la base de que es el único scooter de más de 125 (junto con sus hermanos de gama de 250 y próximo 300) que puedes conducir con carnet de coche, tiene ya mucho ganado. Y si tienes carnet de moto hay un magnífico Mp3 400RL que mejora a este LT en varios aspectos: no tiene el engorroso pedal de freno y vale mucho más barato, llevándolo al nivel del Majesty. Y no te olvides de que el tren delantero doble es un plus de seguridad muy importante, por lo que a pesar de ser menos “fino” que sus rivales, también tiene sus argumentos.

Por último, el Honda SW-T 400, cuyos mejores argumentos se demuestran en cuanto lo arrancas: suave, preciso en sus mandos, muy bien acabado y el más cómodo de todos para hacer kilómetros. Pero esas ventajas, en gran parte debidas a su motor de dos cilindros, se pagan. Un precio alto y unos “kilitos de más” son el peaje a pagar, aunque si vas a hacer carretera seguramente el primero de ellos te compense y el segundo ni lo notes, salvo a la hora de levantarlo de su pata de cabra.

Equipamiento probador (DaniRacing)

Casco: LS2 Modular

Chaqueta: Halvarssons

Guantes: Hebo

Botas: Axo



Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Diciembre 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar