Prueba BETA ALP 125

OTRAS FORMAS

Todos sabemos lo que es una trail. Es una moto diseñada para un uso mixto en el campo y en el asfalto. Generalmente tienen aspecto de moto de enduro, con grandes depósitos, suspensiones largas y demás. Otras parecen motos de turismo, pero con ruedas mixtas y una posición más elevada. Pero hay otras formas de entender esto del trail

  

OTRAS FORMAS

beta alp 125De hecho, las primeras trail que a casi todos los que rondamos los 40 nos vienen a la cabeza eran así, como esta Beta Alp. Motos como las Montesa Cota Trail, las Ossa Explorer o las Bultaco Alpina, que derivaban de las motos de trial de sus respectivas marcas y que con un asiento más grande, cómodo y con relaciones de cambio distintas querían ser motos con un ámbito de uso mayor que las trial puras. Las motos de trial (y más las actuales) son motos diseñadas sólo para ser capaces de sortear cualquier obstáculo que se te plante por delante. Por ello son ligeras, con asientos minúsculos (o sin él, en las actuales), con depósitos de gasolina “enanos” y una relación de cambio pensada para ello, con dos o tres marchas muy cortas, capaces de subir una pared y el resto muy largas, para hacer los enlaces por los caminos rápido y sin gastar. Con todo eso, son motos con una utilidad muy limitada: o eres un trialero experimentado o no sabrás ni que hacer con ella.

Por eso nacieron aquellas Bultaco Alpina (las primeras), Montesa Cota Trail y demás. Con una caja de cambios más normal, con un asiento que permitía sentarse “de verdad” y un depósito de gasolina con el que no necesitabas que estuviese un asistente con un bidón a la salida de cada zona. Podías hacer excursiones por el monte, “jugar a trialear” y además, usarla por la ciudad o en desplazamientos por carretera de una forma razonable.

Tuvieron cierto éxito, pero con la caída de las marcas españolas y la llegada de las grandes trail y la moda “desértica” de las XT, XL, DR y demás, prácticamente desaparecieron.

Pero hay marcas, especialmente algunas dedicadas al trial puro, que en este tipo de motos siguieron viendo posibilidades. La propia Montesa tuvo hasta mediados de los 90 una versión de su Cota, la Cota Evasión, con este planteamiento. O los franceses de Scorpa, que vendían , como accesorio, un kit de depósito y asiento “Long Ride”. Pero ha sido Beta la que más empeño ha puesto, en los últimos años, en mantener en catálogo una moto así, y beta alp 125hoy día, es la opción más acertada para aquellos que quieran una verdadera “trail-trial”. Beta tiene una completa gama de motos de este estilo. Son la gama Alp y Urban, en cilindradas de 125, 200 y 350 (esta última sólo para la Alp 4.0), motos que aprovechan la experiencia de la marca en el trial y que se han adaptado para un uso más diario, con carácter un poco más trial en las Alp y más ciudadano en las Urban, aunque la base de las motos es la misma.

Para los que no tienen carnet de moto (o desde los 16 años con el A1) y les atrae la idea de una moto off-road distinta, la Alp 125 que probamos hoy es una opción ideal. Una moto ligera, con un estilo inconfundiblemente trial, cómoda, fiable y polivalente. Muy en la línea que comentábamos de las antiguas Alpina y Cota Trail, la Beta Alp 125 usa un motor Yamaha 125 4T metido en un chasis de doble cuna, en acero con geometrías muy similares a las de una moto de trial (no tan extremas, claro). Sus suspensiones, bastante largas y su neumáticos de trial son la parte que te permitirá encarar algunas trialeras con razonable facilidad (no te equivoques, que la moto no es una trial pura). El uso de un motor que realmente se diseñó hace años y casi siempre se ha usado para impulsar motos ciudadanas básicas, un depósito de gasolina estrecho, pero de 6 Lts de capacidad, un asiento estrecho, largo y cómodo son la parte más adaptada al uso diario, ciudadano o de excursión.

beta alp 125Va equipada de forma razonable para ese doble uso. Llevas todos los mandos en las piñas del manillar, tiene llave de contacto, velocímetro e incluso está homologada para dos plazas, con estriberas para el pasajero. Detalle de su “urbanidad” es que el mando del aire para el arranque en frío está en el manillar. Y las asas laterales, grandes y cómodas, perfectas para el doble uso: que se agarre el pasajero o para que en una trialera en la que te enganches o para maniobrar con la moto en parado puedas sujetarla bien. Como ves en las fotos, tiene pata de arranque, pero también tiene arranque eléctrico. Aúna así la comodidad de arrancar con el botón con la seguridad que te da arrancarla a pata, si te quedas sin batería. Pero hay un detalle que no está tan bien pensado, par el día que vas por la ciudad: el depósito de gasolina sin llave se lo pone muy fácil a los que quieran repostar a tu costa o gastarte bromas pesadas.



CÓMO VA

Ante todo, la Beta Alp es una moto distinta. No se parece a las típicas trail o a las motos ciudadanas. Es una moto que a simple vista se ve ligera. Es más alta de lo que parece, desde luego, pero como también es muy estrecha y ligera resulta fácil para cualquier altura de piloto. La posición de conducción es cómoda, algo off-road, con los pies un poco retrasados (no mucho) y las manos un poco altas y abiertas. Se deja llevar de pie sobre las estriberas cómodamente, lo que ayuda en el campo a encarar algunas zonas.

Todos los mandos están bien a mano y son suaves y precisos. Gira una barbaridad, como una moto de trial y maniobrar con ella en parado, con las buenas asas traseras y su poco peso es muy fácil para cualquiera, por que además la pata de cabra no es de las que se suben solas, si no que se queda extendida hasta que tu la subas.

Contacto, tiras del gatillo del aire y botón de arranque. Arranca con facilidad y si quieres probar con la pata tampoco supone problemas: es larga y está bastante desmultiplicada, por lo que no hay que hacer mucho esfuerzo. No vibra, no hace mucho ruido ni toses o brusquedades por el arranque en frío. Las marchas son algo cortas. Metes las cinco velocidades enseguida y el motor tiene buen par, para ser un 125 básico, de aire, dos válvulas y carburador. Está claro que el diseñador busca un buen comportamiento en el campo, a pesar de que es una trail. Los neumáticos de trial se agarran en el asfalto sin muchos problemas, siempre que no te metas en mojado. Ahí, sobre suelo húmedo hay que tener mucho cuidado.

beta alp 125La carretera no es su mejor ambiente. El desarrollo corto obliga a forzar mucho el motor para llegar y mantener velocidades en torno a los 100km/h. No es una moto para ello, pero si no hay más remedio, se puede hacer. La moto no tiene un comportamiento extraño ni movimientos. Las suspensiones son algo blandas, pero el chasis es noble. En ciudad será una buena aliada: es estrecha, con desarrollo corto y ligera. Esto unido al buen radio de giro estilo trial hará que en la ciudad se desenvuelva bien.

Pero es en el campo, en excursiones y paseos por “lo verde” donde esta Beta Alp está en su salsa. Las suspensiones, el chasis, los neumáticos...la Alp es una moto de campo, desde luego. Si te soy sincero, ni siquiera cambié las presiones de las ruedas cuando salí al campo con ella. Se supone que las ruedas de trial que monta trabajan mejor a presiones bajas pero para asfalto deberías subirlas para no reventarlas en un bache. Ni me acordé. Aún así, la Beta me resulto divertida. Las suspensiones trabajan muy bien en el campo, la moto se agarra bien y es noble y fácil de conducir a cualquier ritmo y con cualquier estilo. Eché de menos que no fuese la versión de 200cc, por que está claro que uno de los pocos límites que tiene la moto (sin pretender emular a los campeones de trial, claro) está en la poca potencia del motor, en torno a los 10-12cv. Con esos caballos, cuando intentas subir algo un poco difícil o mantener un ritmo elevado a base de cruzar la parte trasera en las curvas, falta “chicha”, lógicamente.



EN CONCLUSIÓN

La Beta Alp es, ante todo una moto muy especial. Es una trail, desde luego, y permite usarla como tal, todos los días, en ciudad, en carretera, en el campo...Pero dentro de esa amplia categoría que son las trail, la Beta Alp está especialmente pensada y enfocada para aquellos que buscan salir al campo con una moto de estilo trial pero que permita rodar sentado, alargar las excursiones sin estar pendiente de la autonomía y, a la vez, hacer trial, digamos, de iniciación o de bajo nivel. Cuesta 3.808€ esta Beta Alp, un dinero, desde luego y tienes opciones más baratas en el mercado. Incluso en la propia marca, las versiones Urban son sustancialmente más baratas que las Alp. Pero ten por seguro que la suavidad y el equilibrio off-road de la que hace gala la Alp no es el mismo.beta alp 125

La Beta Alp es una moto divertida, si sabes encontrarle sus límites. Nosotros hemos podido probarla gracias a los esfuerzos de Difrenos concesionario multimarca especialista en off-road y trial que puso a nuestra disposición la preciosa Beta Alp blanca que ves en las fotos. Esta moto, si estás interesado en una Alp , te resultará un “chollo”: sólo la hemos usado unos kilómetros (y con mucho cuidado, de verdad) y ya está en venta, a un precio muy especial. Ponte en contacto, si quieres más información, con Manolo, en Difrenos, en la C/ Gutierre de Cetina 26, en Madrid, en el teléfono 91 367 58 22 o en su web: www.difrenos.com.

 

Equipamiento Probador:

Casco: Hebo

Chaqueta: Hebo

Pantalones: Hebo

Guantes: RPS

Botas: Forma Raptor



A favor

- Una trail diferente, muy enfocada a las excursiones camperas.

En contra

- El precio es algo elevado.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Enero 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos