Prueba VOLVO V40 Cross Country
1.6 D2 115 Cv Momentum

FUSIÓN DE ESTILOS

Las demandas de los consumidores van evolucionando con el paso de los años. Paralelamente las opciones de vehículos disponibles por tamaño y concepto van apareciendo sucesivamente creando nichos de mercado nuevos y mezclando estilos para crear otros nuevos. Los Crossovers son el fruto de esta tendencia y el caso particular del Volvo Cross Country, es una buena muestra de lo que supone tener un aspecto diferente a la mayoría, ideal para los que buscan un compacto con cierto estilo aventurero. En lo que respecta a su imagen, Volvo ha dado en el clavo con este diseño.

  

ACLARANDO CONCEPTOS

Quienes están familiarizados con la marca Volvo sabrán que las siglas XC equivalen a un vehículo de cuatro ruedas motrices como el XC60 o el XC90. Pero en esta ocasión no se trata de un XC si no de un Cross Country y eso supone que casi al completo, toda la gama solo tiene dos ruedas motrices. En este caso, los cambios más evidentes se encuentran en el exterior. El V40 Cross Country es una versión modificada de la berlina V40 que con los cambios recibidos, resulta inusualmente atractiva. No es un intento encubierto de Volvo por fabricar un todoterreno pequeño, como decía más arriba solo existe una versión de este modelo que incorpore la tracción 4x4.

En lo que respecta a su imagen, Volvo ha dado en el clavo con este diseño. El capó frontal en forma de “V” muy marcado, el revestimiento de plástico sin pintar que está presente en varias partes del exterior, las placas metálicas delante y detrás, las barras de techo, el pequeño aumento de altura al suelo (40 mm) junto los neumáticos un poco más grandes son los que dotan a este modelo de una personalidad más aventurera y con ciertos aires de off road así como una imagen más robusta.



MODELOS Y VERSIONES

El Cross Country se comercializa con seis mecánicas, tres de combustible diesel y tres de gasolina. En diesel la gama comienza con un 1.6 litros de cuatro cilindros (D2) de 115 caballos, le sigue un 2.0 litros de cinco cilindros en línea con potencias de 150 y 177 caballos. Pueden llevar caja de cambios automática de forma opcional, y todos, ya sean manuales o automáticos, tienen seis velocidades.

En gasolina el motor más pequeño es el recién llegado 1.6 de 120 caballos (T2), el siguiente peldaño en potencia lo forma el potente 1.6 litros con cuatro cilindros (T4) de 179 caballos, la versión más deportiva disponible es un 2.5 litros (T5) de 254 caballos con tracción integral que obligatoriamente va asociado a una caja de cambios automática de 6 relaciones. Las versiones T2 y T4 también pueden llevar de forma opcional una caja de cambios automática (doble embrague) de 6 velocidades, si es manual cuenta con las mismas relaciones. El Cross Country se comercializa con tres acabados: Kinetic, Momentum y Summum.

La versión de esta prueba corresponde al acabado medio, Momentum, y tiene un precio de partida de 26.260 euros. A este precio hay que añadir el Pack Safety por 1.996 euros (sistema de información de puntos ciegos, sistema de control de alerta al conductor y control de velocidad constante adaptativo), Pack Light&Style por 1.694 euros (Panel de instrumentos digital, pack iluminación interior, luces led día, faros de xenón direccionales, pomo de palanca iluminado). El precio total de esta unidad es de 30.168 euros, existe un V40 Cross Country desde 24.050 euros (plan PIVE incluido).



INTERIORES

El interior es idéntico al de la berlina V40 salvo un ligero tono cobrizo de la consola central. Tiene suficiente espacio para cinco pasajeros aunque comparándolo con sus rivales del segmento de los compactos no es el más amplio.

La calidad de construcción interior es tan buena como la exterior y al mismo nivel que sus rivales alemanes. El diseño interior cuenta con detalles minimalistas y de buen gusto. Detalles en aluminio o negro, la consola central flotante o el pomo del cambio iluminado en su parte superior con leds son detalles de diseño que no abundan en su segmento. Los asientos con este acabado son muy cómodos y con una sujeción lateral bastante buena. Están tapizados en Nobuck en dos colores y las costuras bien terminadas le dan un aire de calidad y evita la sobriedad que tienen siempre las tapicerías oscuras. Hay espacio razonable para depositar objetos tanto en la guantera reposabrazos delantera como en los huecos de la consola central. 

La iluminación interior es un apartado muy cuidado en el Volvo. Don la iluminación tipo “teatro” se consigue con lámparas led estratégicamente situadas y están incluidas dentro de la opción Light&Style. Viajando de noche a algunos conductores les puede parecer demasiada iluminación ya que se ven perfectamente los huecos de los pies (tal vez demasiado) y las caras de las dos plazas delanteras. El cuadro de mandos digital enmarcado dentro del mismo pack opcional, admite tres iluminaciones en función del tipo de conducción: Elegance, Eco y Performance. Estos modos de iluminación del cuadro no varían ningún parámetro de conducción del coche.

El maletero es algo pequeño comparado con un vehículo de su tamaño, cuenta con 335 litros de capacidad (Volkswagen Golf 380 litros), bajo la tapa se puede solicitar, de forma opcional, un espacio compartimentado para transportar objetos más pequeños sin que se desplacen lo que resulta muy práctico además de quedar queda oculto a la vista. 



EN CARRETERA

El motor de esta prueba es el de inicio de gama, un cuatro cilindros turbodiesel de 115 caballos. El motor empuja con suficiente fuerza una vez que el turbo se despierta, cerca de 1.900 r.p.m. y vuelve a quedarse sin fuelle alrededor de las 3.500 r.p.m. La caja de cambios de seis velocidades se las apaña para mantener las revoluciones dentro de esta área ideal de funcionamiento y por ello el empuje, a grandes rasgos, es bastante razonable. Una vez lanzado en carretera es muy fácil y cómodo mantener la media de velocidad deseada manejando solo los botones del volante. El Control de crucero adaptativo hace que los viajes por carretera sean muy descansados y sin tensiones por superar los límites de velocidad establecidos. Mantiene la distancia (se puede regular) con el vehículo que nos precede y si de repente éste decelera o frena, el V40 procede a hacer lo mismo e incluso llega a activar los frenos con lo que se evita el riesgo de colisión. El rodar del Cross Country es bastante confortable, tiene buena estabilidad en línea recta a alta velocidad y no hacen falta muchas correcciones de volante. Los baches se filtran muy bien, mejor que en el V40. La dirección no es muy comunicativa, cuenta con un sistema que mantiene la trayectoria dentro de los carriles (LDW) e incluso gira levemente el volante si detecta que pisamos las líneas. En ocasiones si no se activa el intermitente al cambiar de carril, añade vibraciones que se perciben en el volante, de este modo se evitan las distracciones o que el conductor se duerma. 

Otro de los sistemas que más práctico me ha resultado ha sido el que reconoce las señales de tráfico, no solo las reproduce en el cuadro de mandos de forma muy clara si no que además coloca una pequeña marca roja en el velocímetro para indicarnos que no debemos sobrepasarla. Reconoce todas las señales verticales ya sea de día o de noche pero no logró captar las de los paneles luminosos horizontales por lo que indicaba la última limitación reconocida.

Abordando curvas lentas el hecho de tener más recorrido de suspensión, no le pasa factura. El balanceo de la carrocería está bien contenido y el Cross Country permite también disfrutar de otros tipos de conducción.

En ciudad la visibilidad es algo mejor de lo habitual gracias a su posición más elevada, uno de los atractivos principales es su sistema de seguridad (radar) que detecta decelera e incluso frena automáticamente el coche (City Safety) si encuentra un obstáculo o peatón delante, por debajo de 50 kilómetros/hora. También esconde bajo su capó un airbag que se despliega cubriendo la parte baja del cristal delantero para evitar lesiones graves a los peatones en caso de atropello.

Fuera de carretera se comporta perfectamente bien sobre pistas de tierra con baches y piedras filtrando de forma
más suave que una berlina convencional todas las irregularidades. Por ese motivo el Cross Country invita a pasar por encima de las irregularidades sin disminuir la velocidad. El aumento de altura aporta cierta tranquilidad (poca) para salvaguardar el cárter y otras zonas delicadas de los bajos de golpes peligrosos pero tampoco es una diferencia abismal con un compacto convencional. Si se fuerza la situación y se abordan desniveles complicados la diferencia de tracción entre un turismo convencional y el Cross Country es nula, la mayor altura puede marcar algunas diferencias a la hora de pasar por encima de desniveles si vamos a plena carga (de pasajeros).

Las distintas ayudas a la conducción como el radar que detecta obstáculos en ocasiones se muestran algo nerviosos e interpretan la presencia de coches aparcados o bolardos como peligro inminente. Tras el “susto” inicial que provocan las luces rojas parpadeando enseguida se interpretan correctamente y todo vuelve a la calma. Más vale prevenir que curar, por supuesto, pero el V40 en ocasiones es excesivamente protector con sus ocupantes. 



CONSUMOS REALES

En carretera y cargado a tope de equipaje y pasajeros obtiene unos razonables 5,5 litros/100 kilómetros a velocidades legales. Si se circula solo con el conductor y sin equipaje, la cifra no se reduce demasiado y se queda en 5,3 litros/100 kilómetros. No ha sido posible bajar de los cinco litros aunque si hemos llegado a esta cifra, eso si es necesario esforzarse y conducir a un ritmo lento y sin superar los 100 kilómetros/hora de media. El lado bueno es que en conducción urbana tampoco se dispara y no es fácil superar los 6 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL VOLVO V40 CROSS COUNTRY?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Volvo V40 Cross Country 1.6 D2 115 Cv Momentum, hemos tomado como referencia un hombre de 35 años casado, con 17 de antigüedad de carné, que vive en Zaragoza, guarda en coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Qualitas Auto con un precio de 476.36 € y con una una calidad en la póliza de 6.29.



RIVALES Y CONCLUSIONES

El Volvo Cross Country no es para todo el mundo, no tiene el atractivo de los SUV puros, la única versión con tracción integral es el más deportivo y potente de gasolina (T5 de 254 cv) y la versión de dos ruedas motrices no es demasiado útil fuera de carretera. Por otra parte su diseño exclusivo le permite diferenciarse del resto y en el interior, es muy cómodo y refinado. La gran cantidad de gadgets electrónicos de última generación ayudan realmente en la conducción y minimizan dentro de los límites que permite la tecnología actual, el riesgo de accidente.

El costo de un Cross Country es 1.200 más de media que la berlina equivalente de V40 lo que le deja muy próximo en precio a un VW Tiguan y ligeramente por debajo de un Mazda CX-5, aunque el Mazda con un motor diesel más potente. En definitiva, dos rivales muy difíciles para estar tan cerca de ellos en precio. 

Las bajas emisiones, 99 gr/km, le eximen de pagar el impuesto correspondiente lo que junto con su consumo razonable le convierte en una opción ecológica e interesante. Nissan Juke, y Qashqai son rivales muy directos y con un precio muy agresivo lo que aleja al Volvo hacia una categoría superior de precio. Mini Countryman (o el nuevo Paceman) son más divertidos de conducir y ofrecen un sinfín de maneras de personalización, en contra tiene menos espacio y su diseño no gusta a todo el mundo, en precio también quedan por debajo del Volvo. El Subaru Forester, más caro y potente que el Volvo, ofrece un interior grande y muy práctico, tracción a las cuatro ruedas pero su consumo más elevado no puede competir con las cifras del Volvo. El V40 está diseñado para ser un producto de calidad y tiene un precio en consecuencia, no hay una brecha demasiado grande entre los rivales más directos y el precio del Volvo lo que pone las cosas complicadas al sueco.

Las expectativas iniciales antes de la prueba no eran demasiado altas por la mezcla confusa que supone el Cross Country, pero la realidad es que ha resultado bastante agradable de conducir, parco en consumos y muy atractivo en sus líneas. No hay que confundirse con el nombre, Cross Country se refiere más a conducir por caminos fáciles que a través del campo, a pesar de su imagen off road y altura elevada.



A favor

- Imagen (su aspecto es moderno y atractivo, los refuerzos que añade la versión Cross Country le sientan muy bien a la carrocería del V40)

- Confort de marcha (tanto por asfalto en buenas condiciones como por el campo resulta bastante confortable)

- Mecánicas (el elenco de mecánicas puede parecer escaso pero está muy bien escalonado, tanto los motores diesel como los de gasolina tienen muy buena respuesta)

- Motor D2 (muy equilibrado por sus prestaciones razonables y por sus consumos ajustados)

- Seguridad (la suma de toda su tecnología relativa a la seguridad activa y pasiva hace que se tenga una elevada sensación de seguridad y protección tanto del conductor como de los pasajeros)

En contra

- Precio y competencia (la competencia es muy dura y el Volvo tiene un precio al nivel de los más caros lo que deja a muchos de sus peores rivales en una posición ventajosa)

- Dirección (no transmite mucha información al conductor, en ocasiones es demasiado vaga)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Junio 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar