Prueba KIA SPORTAGE
2.0 CRDi 136 CV VGT Emotion 4x4

EL SUV DE REFERENCIA

La crisis y el precio del combustible afectan inevitablemente a la venta de SUV de gran tamaño. Kia aporta con el nuevo Sportage, una atractiva visión de lo que debe ser un Crossover que crece de tamaño lo justo para poder ofrecer espacio real para pasajeros y carga sin tener que aumentar demasiado sus cotas.

A la tercera va la vencida Prueba KIA SPORTAGE

Tras las dos anteriores generaciones de Sportage de diseño más bien anodino, llega esta tercera con un diseño realmente espectacular. En esta ocasión, parece haber llegado a la cadena de producción directamente desde la mesa del dibujante que lo diseñó sin pasar por el tamiz que simplifica la mayoría de diseños hasta hacerlos más convencionales.

Está basado en el concept Kue que se presentó en el Detroit Auto Show de 2007, como Sportage hizo su presentación oficial en el Salón de Ginebra de 2010.

Los últimos diseños de Kia parecen estar en racha y éste con sus líneas rectas y agresiva estampa atrae las miradas del resto de los conductores y transeúntes, objetivo perseguido por sus diseñadores para atraer a los posibles compradores. Los guiños que hace su diseño al Audi Q5 en la trasera no son los únicos ni casuales ya que la luz día de los leds delanteros recuerda poderosamente a otro modelo de Audi, el A5. Pero vamos a comprobar sobre el asfalto, recordemos que es un SUV, si este bonito envoltorio se corresponde con un interior a la altura y sobre todo si en marcha da la talla ya que sus rivales ponen el listón muy alto en comportamiento en carretera.



Los cambios Prueba KIA SPORTAGE

Cambia completamente ya que es más largo, más bajo y más ancho que su predecesor. La pérdida de peso sobre el anterior y la reducción del coeficiente aerodinámico, de 0,40 a 0,37, influyen positivamente en la reducción de consumos.

Será posible elegir entre dos tipos de tracción, total o delantera y destacar que con la pérdida de altura total, la conducción en campo pierde puntos a favor de mejorar su comportamiento en carretera. La tracción, en las versiones 4x4, es al eje delantero en su totalidad. Cuando salimos a pistas de tierra la fuerza puede llegar a repartirse al 50% entre los dos ejes si detecta pérdidas de tracción. También podemos, siempre que no sobrepasemos los 40 kilómetros/hora, activar este tipo de tracción al eje trasero por medio de un botón situado a la izquierda del volante. Terminaremos diciendo que uno de los cambios más importantes de todos es la mejora de calidad de construcción en todos los componentes.



El interior Prueba KIA SPORTAGE

La primera vez que te sientas en su interior quedas gratamente sorprendido por el acertado estilo del salpicadero y la calidad de los diferentes plásticos que lo forman, que al ser poco o nada brillantes, le dan un aspecto sobrio y elegante. El velocímetro está colocado en el centro del salpicadero y es grande y fácil de leer. Los controles del climatizador además de estar separados del resto, están enmarcados en un plástico de diferente tonalidad y acabado, para ser diferenciado más si cabe.kia sportage

Todos los controles son muy intuitivos y cada uno está donde esperas encontrarlo. No tiene nada que envidiar a los mejores acabados de SUV alemanes del mercado.

No en vano el jefe de diseño de Kia es Peter Schreyer que antes trabajo en Audi y Volkswagen, desde el interior se percibe cierto aire a estas marcas alemanas.

No solo los plásticos son de buena calidad, las juntas entre distintos materiales y las costuras de los asientos que en nuestra unidad de pruebas eran de cuero, son perfectas. El asiento es muy cómodo pero poco envolvente y aunque podemos lograr una postura perfecta con los reglajes de altura de asiento y volante, al final en apoyos fuertes, echamos de menos mayor sujeción lateral. En cuanto a las plazas traseras las tres son espaciosas, algo poco habitual en la mayoría de modelos. Incluso la trasera central dispone de un amplio espacio para colocar las piernas sin necesidad de ser un gimnasta profesional ni molestar a los pasajeros laterales ya que la consola central no molesta.

A pesar de que su diseño exterior de cintura alta podría sugerir algo de claustrofobia a las plazas traseras, sentado atrás la visibilidad es buena y la correcta altura al techo, elimina cualquier sensación de poco espacio.



Equipamiento Prueba KIA SPORTAGE

Existen tres niveles de acabado: Concept, Drive y Emotion. Ya desde el más básico, Concept, se incluyen las conexiones auxiliares de audio para USB e Ipod, llantas de 16 pulgadas, ocho airbags, aire acondicionado, las mismas ayudas a la conducción off-road que el resto de acabados y la magnífica rueda de repuesto idéntica a las que monta de serie entre otros muchos detalles.

El siguiente acabado, Drive, ofrece la posibilidad de montar como opción la cámara de visión trasera, como parte de un paquete que incluye también un equipo de audio superior y el navegador por 1.250 euros. El techo panorámico doble por 750 euros es otra de sus opciones. Las llantas con este acabado son de 17 pulgadas, e incluye también el climatizador, multitud de detalles que mejoran el acabado interior y exterior, cristales oscurecidos en las plazas traseras y un largo etcétera. Para concluir, el acabado más lujoso denominado Emotion, añade el arranque y acceso al vehículo sin llave, aunque sería más correcto decir: con la llave en el bolsillo y pulsando un botón para la puesta en marcha. Las llantas vuelven a aumentar de tamaño y son ahora de 18 pulgadas, el climatizador es bizona, luces xenón o mandos de radio en el volante entre otros.



En la carretera Prueba KIA SPORTAGE

Cuando arrancamos pulsando el botón de puesta en marcha, de serie en nuestra versión de prueba con acabado Emotion, sorprende la poca sonoridad del motor y las nulas vibraciones. Las marchas se engranan con una suavidad poco habitual y la respuesta del motor es constante desde poco más de 1.000 vueltas, el tacto agradable de conducción está muy bien conseguido. Un indicador en el salpicadero nos recomienda la marcha ideal pero teniendo en cuenta la buena respuesta del motor a pocas vueltas, podemos permitirnos el lujo de rodar con una marcha de más sin notar tirones, sobresaliente en este apartado. La suspensión es cómoda pero con un toque leve de firmeza para poder afrontar apoyos fuertes con garantías de elevada estabilidad. En pista es un poco más seca de lo deseado, pero teniendo en cuenta que la mayoría del uso de este modelo será por carretera, no parece descabellada la clara apuesta por el asfalto.

A pesar de ello, el Sportage no es el mejor de su categoría en carretera, el Ford Kuga es todavía más consistente en conducción deportiva, pero la verdad es que se coloca en los primeros puestos en comportamiento en carretera. Su comportamiento es más parecido al de un turismo convencional que al de un típico “todocamino”.



Sus rivales Prueba KIA SPORTAGE

La cantidad de rivales, cerca de la veintena, que hay en este segmento, puede llegar a abrumar al comprador. El precio de partida del Sportage es de 26.500 euros para la versión 4x2 diésel, a pesar del incremento económico con respecto al antiguo Sportage, sigue manteniendo un precio razonable que le se sitúa entre los más baratos con este tipo de tracción y mecánica. El Ford Kuga o incluso el Hyundai ix35 se sitúan como sus peores rivales ya que cuestan incluso menos, y sus prestaciones son muy similares, idénticas en el caso del Hyundai. Si pensamos en tracción 4x4 la cosa cambia ligeramente y se añaden más contrincantes a la batalla: el Nissan Qashqai y el Toyota RAV4. Éste último con precio muy similar, mejor comportamiento en campo y peor en carretera. El Nissan Qashqai es más parecido al Sportage en su comportamiento tanto en carretera como fuera de ella, los acabados del Kia sin embargo son superiores en esta última entrega del Sportage.

El Kia Sportage gana a todos por amplitud interior y, sobre todo, capacidad de maletero por una diferencia abrumadora: 100 litros si lo comparamos con el Ford Kuga que ascienden a 200 litros si hacemos lo propio con el Toyota RAV4.

En breve estarán disponibles otras mecánicas para el Kia: en gasolina llegará un Sportage 1.6 GDi 4x2 desde 18.950 euros, y la otra será un motor diésel de 1.7 litros y 115 caballos que tendrá un precio de partida de 21.000 euros.

El tope de gama para el Sportage será la versión automática del motor diesel de 136 caballos, 2.0 CRDi VGT Emotion 4x4, su precio 32.500 euros.

Todos los rivales del Kia y él mismo se desenvuelven correctamente en carretera pero el Ford Kuga destaca entre todos por sus sensaciones de turismo deportivo. Aún así el Kia se coloca en este apartado entre los mejores, resulta hasta divertido si le exigimos y tanto en pista como en asfalto resulta muy previsible en sus reacciones. Con todos los argumentos que tiene a favor y una imagen que entra por los ojos irremediablemente, este Sportage está llamado al éxito seguro y esto deberá poner en alerta al resto de fabricantes para mejorar sus modelos o bien revisar los precios de sus modelos.



A favor

- Diseño (Original y muy atractivo, desde ciertos ángulos parece un concept car).

- Espacio (Mayor espacio del que aparenta tanto en el interior como en el maletero).

- Prestaciones (Este motor se muestra suficiente para proporcionar el Sportage empuje y una dosis extra de diversión).

- Relación calidad-precio (Muy buenos acabados, vale lo que cuesta).

En contra

- Precio (En la versión 4x4 es más elevado que su competencia directa).

- Asientos poco envolventes (No es un deportivo, pero serían perfectos si sujetaran algo mejor).

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco y José Robledo
Octubre 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar