Prueba HONDA INSIGHT
1.3 i-VTEC IMA Executive Navi 88 CV

EL HÍBRIDO PARA TODOS

Los primeros Honda Insight nacieron a finales del año 1999. Es fácil recordarlos ya que aparecieron en numerosos telefilmes americanos y tenían una estética francamente curiosa, con su carrocería coupé fabricada en aluminio envolviendo las ruedas traseras. Fue el primer coche híbrido que se comercializó en Estados Unidos.

  

CONOCIENDO EL VEHÍCULO

El actual poco tiene que ver con aquel, está desarrollado sobre la plataforma alargada del Honda Jazz del que hereda sus esquemas de suspensión, dirección y frenos. Nace con el objetivo de convertirse en el modelo de referencia de los híbridos, al menos en lo que a precio se refiere. 

En el interior las plazas delanteras son cómodas por dureza y con una sujeción razonable aunque no destacable. Las traseras debido al diseño con caída del techo, cuentan con poca altura, de hecho el pasajero central no deberá sobrepasar 1,70 metros de alto para no ir tocando con la cabeza el techo, las otras dos plazas cuentan con más altura. Sin embargo el espacio para las piernas es aceptable, sin ser brillante si que permite viajar desahogadamente a los pasajeros. La visibilidad trasera es buena para las maniobras de aparcamiento pero la división del cristal trasero por el alerón que integra la luz de freno molesta en conducción al restar visibilidad de los coches que vienen por detrás.

Al sentarnos por vez primera en el Insight, necesitamos unos minutos para asimilar la gran cantidad de controles que tenemos a nuestra disposición. Sólo en el volante, similar al del Honda Civic al igual que la distribución del salpicadero, ya nos encontramos con 15 botones. El diseño del cuadro resulta muy agradable a la vista y sobre todo de fácil lectura y muy intuitivo. La climatización está agrupada en una zona a la derecha del volante de diseño circular y una pantalla sobre ella con más controles, lo que facilita mucho su manejo al no estar mezclada con otros controles como el audio. Entre los asientos una amplia guantera que hace la función de apoyabrazos, esconde un cable USB para conectar cualquier dispositivo reproductor de música.



PRESTACIONES LIMITADAS

El Insight cuenta con una mecánica híbrida formada por dos motores: uno de combustión de 1.339 centímetros cúbicos y 88 caballos y otro eléctrico de 14 caballos. Monta un cambio automático CVT, siglas en inglés de lo que significa transmisión variable continua. La caja de cambios cobra vital importancia en un coche de enfoque ecológico, ya que ésta aprovecha la potencia completamente, no tiene escalones como las cajas convencionales. Podemos decir que es una transmisión automática que tiene infinitas relaciones y consigue reducir los consumos en cerca del 20 %. Aunque el coste de fabricación de una caja de cambios de este tipo es mucho más elevado que el de una caja convencional, las ventajas para los vehículos híbridos son claras, economía de uso y suavidad. 

No todo es perfecto, al disponer de poca potencia en ambos motores, eléctrico y de combustión, cuando circulamos con el Honda Insight a velocidades lentas y queremos exigir más a la mecánica, la sensación que tenemos es como si aceleráramos en vacío. Por eso si necesitamos realizar un adelantamiento o simplemente queremos ganar velocidad, si pisamos a fondo el acelerador el Insight nos responde con un ruido de aceleración que no se corresponde con lo que en realidad está pasando. Esto incrementa en gran medida la sonoridad, no es molesta, pero si llama mucho la atención por ser tan elevada. La respuesta no es inmediata y tarda bastantes segundos en alcanzar la velocidad que necesitamos. En ciudad a bajas velocidades o en atascos se desenvuelve mejor. La suavidad del cambio tanto en aceleración como en reducción es exquisita, también dispone de unas levas en el volante para cambiar y su respuesta es inmediata en cuanto pulsamos la leva, salvo que, como comentamos más arriba, si necesitamos aceleración tendremos que ser pacientes ya que lo único que obtenemos es “mucho ruido y pocas nueces”.

Aunque el Insight corre lo suficiente como para poner en peligro algún punto del carnet, la lenta respuesta al acelerar, nos condiciona a realizar un tipo de conducción diferente, más predictiva y en la que aprovechamos más las inercias. Por su filosofía de uso no es un modelo para atacar curvas de puertos de montaña de forma agresiva ni, en resumen, para realizar una conducción deportiva. Pero si decidimos hacerlo a pesar de todo, notaremos que balancea como cualquier otra berlina de carácter familiar en la que prime el confort, por lo que a pesar de ser un híbrido, no tiene un comportamiento típico de ello, esto es, balanceos excesivos producidos por las inercias de un peso elevado.



EL RETO DE CADA DÍA

El Insight tiene una peculiar forma de incentivar la conducción ecológica y es premiando al conductor con flores al final de su recorrido. Y funciona, como si de un videojuego se tratara cada vez que podemos intentamos mejorar la marca anterior para conseguir mejor puntuación. Para reducir el consumo más todavía disponemos a la izquierda del volante, en el salpicadero, de un llamativo botón verde con la leyenda Econ. Cuando lo presionamos ponemos en marcha un conjunto de operaciones encaminadas a reducir los consumos de combustible y electricidad a la vez que se potencian las medidas encaminadas a recargar las baterías. El cambio modifica su funcionamiento, se recupera más energía en las frenadas y deceleraciones y cuando pisamos el acelerador la respuesta es más suave. También se reducen la potencia y el par máximo y el aire acondicionado entra en una fase de bajo consumo reduciendo su potencia de salida entre otras cosas. 

El Insight nos va informando en directo y a través de colores si nuestro estilo de conducción es el adecuado para consumir menos o no, la tonalidad del fondo del display central del cuadro que nos indica la velocidad, va cambiando sutilmente del verde: buena conducción ecológica y suave, al azul: para conductores que pisan a fondo el acelerador y poco comprometidos con el medioambiente.

Para ayudar a la carga de las baterías se sirve de la frenada o de las deceleraciones pero si necesita energía para cualquier dispositivo que requiera de cierta potencia, como por ejemplo el aire acondicionado, utiliza el motor de combustión.

Existen otros incentivos económicos que ayudan a la compra de un vehículo ecológico. Está exento de pagar el impuesto de matriculación desde el año 2008 y algunas comunidades ofrecen una ayuda que puede llegar hasta los 4.800 euros en la compra de un vehículo híbrido. También están exentos de pagar en zonas de estacionamiento regulado de determinadas ciudades españolas y en algunas ciudades europeas como Londres, se libran de pagar la denominada Congestión Charge, peaje obligado si queremos circular por el centro, que ronda los 28 euros por día para los vehículos que más contaminan, todoterrenos y deportivos de alta cilindrada.



EL RIVAL

En el mercado español su más directo rival es el Toyota Prius. Ambos parecen hermanos gemelos y está claro que el objetivo del Insight es pelear por las ventas de los que no se deciden a pagar los 3.000 euros que cuesta más el Prius en su versión básica o los 5.500 de diferencia si hablamos de las versiones más equipadas de Honda y Toyota. El Insight podrá ser más barato pero ello no significa que parezca barato, los materiales y sus ajustes son de calidad razonable. Sin embargo el mayor coste inicial del Prius se debe a varios motivos relacionados con el protagonismo que tiene el motor eléctrico en su funcionamiento. Uno de ellos es el consumo de combustible claramente inferior en cualquier circunstancia, tanto en carretera como en ciudad. El Prius funciona a baja velocidad, menos de 50 kilómetros por hora, sólo con el motor eléctrico. Los consumos en determinados terrenos, como es una orografía favorable sin pendientes ascendentes, pueden llegar a oscilar entre dos y cuatro litros cada cien kilómetros. Con el Insight cuesta llegar a cuatro litros y su rango más habitual en conducción de máxima economía se sitúa entre cuatro y seis litros. El silencio de marcha del Toyota en ciudad a baja velocidad es tal, que el único ruido perceptible del coche es el producido por los neumáticos al rodar. Otro punto a favor del Toyota son las prestaciones, además de mayor potencia entre ambos motores, cuenta con la inmediatez de respuesta que proporciona un motor eléctrico más potente como el del Prius. El último modelo de Toyota Prius, denominado Plug-in da un paso más en el aprovechamiento de la energía y es capaz de llevarnos en modo eléctrico hasta los 96 kilómetros por hora, a partir de esa velocidad, se pone en funcionamiento el motor de combustión. 

En cuanto al espacio interior, la capacidad de las plazas traseras es superior en el Prius que vence al Insight en espacio general por goleada, por algo es más largo, ancho y alto. La capacidad del maletero en el Insight es de 358 litros que junto con el que oculta bajo el doble fondo, 50 litros extra, suma un total de 408 litros. El Prius en su última evolución cuenta con un maletero de 445 litros. En realidad por medidas el Toyota Prius se acerca más al Honda Civic Hybrid, tercera opción híbrida disponible en nuestro mercado por el momento.

El Honda Civic Hybrid es de mayor tamaño y tiene mejores prestaciones que el Insight. En realidad el motor de combustión es idéntico pero el eléctrico es más potente y gana seis caballos. Esto le permite ganar unas décimas en aceleración y unos pocos kilómetros por hora más de velocidad punta.



ESTÉTICA DE HÍBRIDO

Algo que llama la atención es por qué un coche híbrido parece que es híbrido solo con mirarlo. En el caso del Toyota Prius y del Honda Insight es indiscutible por su innegable parecido, sus líneas son tan parecidas que de perfil cuesta distinguirlos. La excepción es el Honda Civic Hybrid, modelo también híbrido pero con un diseño de carrocería más convencional.

La respuesta al por qué de estas estéticas poco agraciadas, sobre todo en la parte trasera, es el coeficiente aerodinámico. La influencia en el diseño de esta trasera pertenece al ingeniero Wunibald Kamm. Este ingeniero alemán descubrió que con esta forma de cola truncada se evitaban las turbulencias y se favorecía el coeficiente aerodinámico. Como todos los aspectos de un vehículo híbrido van enfocados a reducir el consumo, tanto el Prius como el Insight adoptaron idéntica solución, además ambos necesitan espacio para alojar las baterías por lo que también sus traseras están sobreelevadas.

En el Insight están colocadas detrás del depósito de combustible, bajo los asientos de las plazas traseras y el maletero, por lo que resulta imposible la instalación de una bola de remolque. El Insight es el primero de los numerosos modelos que Honda tiene previsto lanzar en los próximos años con propulsión híbrida. El siguiente previsto es el nuevo coupé CR-Z, por su estética no parece híbrido y para variar contará con una caja de cambios manual, auténtica primicia en este segmento.



REFLEXIONES SOBRE EL FUTURO

El futuro se presenta incierto en lo que a energía se refiere. Las opciones posibles son por el momento demasiado numerosas: electricidad, híbridos apoyados por motor de gasolina, híbridos de electricidad y Diesel, híbridos de hidrógeno, etc. Los vehículos híbridos están a medio camino de la solución ya que en la actualidad no pueden funcionar únicamente con la energía eléctrica. La autonomía de uso es el principal problema y el hecho de tener que desarrollar un vehículo que funcione con dos motores distintos supone una complicación técnica y más piezas y peso. Los costes de un modelo que funcione con electricidad son proporcionales a su precio final, y, si no se vende por tener un alto precio no es rentable fabricarlo. Toyota en su última evolución del Prius, denominada Plug-in, da otro paso en la utilización de la energía eléctrica como propulsión para su vehículo. Aunque todavía la autonomía sigue siendo limitada, 20 kilómetros, y luego, al agotar las baterías, se pone en marcha el motor de combustión o tenemos que enchufarlo para recargar sus baterías. Honda con el Insight, ha optado por el camino, llamémoslo fácil, de poner al alcance de más clientes un vehículo con ésta tecnología híbrida menos sofisticada. Es cierto que no puede propulsarse únicamente con esta energía y que en el uso en carretera su funcionamiento no es el mejor de todos, pero al menos si es una alternativa tangible por precio. Si la mayoría de nuestros desplazamientos los realizamos por grandes ciudades casi siempre colapsadas, sus emisiones y consumos si que marcan la diferencia con un vehículo de su mismo segmento y potencia. El hecho de que las baterías sigan evolucionando ofreciendo cada día más eficacia y menos peso, hace que no parezca descabellado pensar en un vehículo totalmente eléctrico o al menos en el que la presencia de un motor de explosión, sea meramente como pequeño generador de carga para cuando las baterías se agotan. Puede que no sean perfectos en su totalidad y necesiten unos años más para perfeccionarse, pero no podemos negar a ambas marcas, Honda y Toyota, el mérito de ser los primeros valientes en atreverse a lanzar modelos de estas características. Hasta que todos los fabricantes se decidan por una solución definitiva y los costes finales sean más razonables, la opción del Insight se presenta como la más asequible de todas.



A favor

- Suavidad (Del cambio CVT)

- Comportamiento (Similar a un turismo convencional, cómodo)

- Precio (Es el híbrido más barato del mercado)

En contra

- Plazas traseras (Justas para todos, en especial el pasajero central)

- Sonoridad (Durante las aceleraciones es elevada)

- Estética de híbrido (Parece gritar: ¡Soy un híbrido!)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2009

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar