Prueba FORD FOCUS
2.0 TDCi 163 CV Titanium 5p Powershift

RECONQUISTANDO POSICIONES

La tercera generación del Focus llega con fuerzas renovadas para tratar de recuperar el liderazgo perdido en Europa. Hasta hace no mucho tiempo el Focus siempre estaba comandando en una posición ventajosa las ventas, posición que le había sido arrebatada con la llegada de la moda SUV, único segmento que ha tenido crecimiento en Europa.

  

LAS MODAS MANDAN

Las últimas tendencias estiman que son los SUV de pequeño tamaño los que duplicarán sus ventas en los próximos cinco años, por ello Ford decidió renovar muchos de sus modelos para reactivar sus ventas, entre ellos el Focus.

Este modelo siempre ha sido uno de los baluartes de la estrategia de Ford ya que cuando sustituyó al anodino Escort, se convirtió inmediatamente en un vehículo que gustó a todo el mundo, asequible y fiable. Pasó a ser por decirlo de algún modo el “coche del pueblo” de la era moderna.

Muchas cosas han cambiado desde el lanzamiento del primer Focus en 1998, los rivales ahora son mucho más serios y no solo hay que renovarse frecuentemente si no hacerlo con acierto. El enfoque plano del modelo anterior se ha reinventado en el nuevo modelo en formas curvas y partes convexas que guardan solo un cierto parecido con el modelo saliente y mucho más aire de Mondeo, Kuga o de los modelos que están por llegar.



VERSIONES Y MODELOS

El Focus está disponible con tres carrocerías diferentes: de cinco puertas, de cuatro (Sedán) y familiar (Sportbreak). No está previsto ofrecer una carrocería de tres puertas ni una versión descapotable como sucedía en el modelo anterior. Las otras dos variantes (familiar y cuatro puertas) tienen un coste extra de 750 euros.

La gama mecánica del Focus es muy prolífica, está formada por seis motores de gasolina y tres diésel. De esta forma las variantes de gasolina quedan estructuradas por dos motores de tres cilindros Ecoboost de 1.0 litros (100 y 125 caballos) y un cuatro cilindros de 1.6 litros (150 y 180 caballos). A estos hay que añadir tres motores más, también de cuatro cilindros que son 1.6 Flexifuel de 120 caballos, 1.6 Ti-VCT Powershift (automático) de 125 caballos y para terminar el más potente, el deportivo 2.0 ST de 250 caballos. Este modelo cuenta por primera vez con dos tipos de carrocería, familiar y berlina de cinco puertas.

Todos ellos cuentan con caja de cambios de seis velocidades exceptuando el 1.0 de 100 caballos y el 1.6 Flexifuel que disponen de cinco.

Las mecánicas diesel son tres: 1.6 TDCi (95 y 115 caballos) y el 2.0 TDCi de 163 caballos. Las versiones diésel cuentan con cajas de cambio de seis velocidades y el más potente con la opcional Powershift (automática de doble embrague) también de seis velocidades.

Los acabados son tres: Trend, Titanium y Sport. El precio base de la versión Titanium de nuestra prueba es de 26.200 euros, si le sumamos todas las opciones que incluye (tapicería parcial cuero, paquete iluminación, navegador, cristales traseros tintados, paquete Tech, llave inteligente y control de crucero adaptativo) y restamos la promoción vigente (1.800 euros), el precio final es de 28.900 euros.



EL INTERIOR

Este apartado ha sido uno de los puntos que más ha evolucionado en el nuevo Focus. Los acabados, revestimientos y ajustes son de calidad y pueden rivalizar con cualquier marca (incluso Volkswagen o Audi). Los asientos delanteros cuentan con una gran sujeción lateral y son muy cómodos. Hay mucho espacio en el interior tanto para las plazas delanteras como traseras, incluso aunque los pasajeros delanteros sean altos y desplacen sus asientos hacia atrás. La anchura es perfecta para cuatro pasajeros pero algo justa para cinco, la plaza trasera central es cómoda por espacio para los pies pero se echa en falta más espacio a la altura de los hombros.

Salpicadero y volante están plagados de botones en esta versión de acabado Titanium, tantos, que es necesario un tiempo de aprendizaje para poder manejarlos con mediana rapidez. Una vez acostumbrados a ellos, el manejo resulta fácil y es posible pasar de un menú a otro para configurar los diferentes elementos del Focus con un solo dedo y sin soltar el volante, elemento este que se convierte en la parte más importante de la interfaz táctil del conductor. En la parte central del cuadro, entre velocímetro y cuentavueltas, nos encontramos el display del ordenador de a bordo. Algunas de las funciones habituales se pueden visualizar simultáneamente, si por el contrario queremos ver esa información con una tipografía de mayor tamaño, se puede visualizar de una en una.

La capacidad de maletero de esta versión de cinco puertas es de 363 litros, la versión sedán aumenta hasta 475 litros y la familiar (Sportbreak) hasta los 490 litros, el espacio para los pasajeros es exactamente el mismo.

El Focus que ilustra esta prueba incluye el paquete Tech (1.150 euros) que incluye una larga serie de elementos habituales en vehículos de alta gama. El primero de ellos es el denominado Ford Active Vision, este nos avisa si cambiamos de carril inintencionadamente sin poner los intermitentes, transmitiendo una vibración a través del volante. También incluye una cámara que reconoce las señales de tráfico, es capaz de captar prácticamente todas, aparecen en el display central para indicarnos la velocidad de la vía e incluso si está permitido o no adelantar. Este sistema capta las señales de las vías de servicio paralelas lo que puede llevar a cierta confusión al principio, en estos casos las diferencia por medio de un pequeño rectángulo bajo ellas. Otro Gadget incluido en este paquete son las luces largas automáticas o la alerta para el conductor en la que el Focus nos monitoriza si mostramos signos de fatiga al volante.

El sistema detecta por medio de la posición del coche respecto a la carretera nuestro nivel de atención y nos lo comunica por medio de avisos luminosos y acústicos para evitar un accidente. Para completar este paquete de medidas preventivas se incluye un detector de ángulos muertos que nos avisa con un pequeño destello en el extremo del cristal del retrovisor de la presencia de un vehículo (coche o moto).

Otra de las opciones posibles es el control de crucero adaptativo (850 euros) funciona por medio de un radar situado en el frontal del Focus. El paquete Parking (500 euros) que va incluido sin coste extra (por el momento) entre el equipamiento de serie del acabado Titanium. Además de los sensores de aparcamiento delanteros y traseros incluye el aparcamiento asistido que reconoce huecos y aparca de forma automática sin que tengamos que manejar el volante, únicamente acelerador, cambio y frenos.



EN CARRETERA

Mientras que la estética exterior puede atraer tanto como tener detractores lo que pondrá de acuerdo a la mayoría es el excelente tacto de conducción de este modelo.

En general este Focus es más rígido y refinado que el modelo anterior pero principalmente se ha dado mucha importancia al confort general de los pasajeros. Esta mecánica de dos litros con turbo compresor de geometría variable y 163 caballos resulta contundente al acelerar ya que es siempre muy progresiva y sin sobresaltos. Incluso cuando hundimos bruscamente el pie en el acelerador, la respuesta del Focus es siempre la progresividad. Aunque particularmente me gustan más las mecánicas más explosivas en los primeros metros, este motor destaca por la dulzura con la que trata siempre a sus pasajeros, resulta ideal para una conducción de largas distancias. El ruido y las vibraciones se mantienen al mínimo volumen en todo momento. Prueba del acercamiento al confort es el manejo secuencial de su caja de cambios automática de seis velocidades. En lugar de accionarse con palas tras el volante o simplemente desplazando la palanca con toques hacia delante atrás o a derecha e izquierda, el paso de una marcha a otra se realiza con un diminuto botón colocado en el lateral izquierdo del pomo del cambio. Es la ley del mínimo esfuerzo. El consumo homologado es de 5,2 litros por cada 100 kilómetros aunque durante la prueba la cifra más habitual ha sido un poco más alta, 6,6 litros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL FOCUS?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Ford Focus 2.0 TDCi 163 Cv Titanium 5 puertas Powershift, hemos tomado como referencia una varón de 35 años soltero, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, guarda el coche en garaje propio y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 euros, es Direct Seguros con un precio de 332.7 euros y con una calidad en la póliza de 5.18 sobre 10 puntos, la relación calidad/precio en este seguro es de 6.71



RIVALES Y CONCLUSIONES

Es uno de los segmentos más reñidos en el que existe, además, una renovación constante de modelos. Todos han ido creciendo en tamaño para ofrecer más espacio interior y maletero, en este apartado el Focus se defiende bastante bien ya que es el más grande de todos (salvo Opel Astra) por tamaño exterior. En el interior las diferencias no son tan acusadas, las plazas traseras no son tan grandes como las del Volkswagen Golf o el Kia Ceed pero si queda por delante del resto. La capacidad media de maletero de un compacto se ha incrementado con el paso del tiempo y los 350 litros que tenían la mayoría hace años ya se han quedado escasos para algunos modelos como el Citroën C4 (408 litros), Honda Civic (401 litros) o Kia Ceed y Hyundai I30 (380 litros). El Focus con 363 litros se queda en la zona media-baja de la tabla.

SEAT León, Volkswagen Golf y Ford Focus son los mejores dinámicamente por comportamiento, prestaciones y consumos. Para otras motorizaciones conviene comparar precios pero en el caso particular del modelo de nuestra prueba (diesel de altas prestaciones y automático) el Focus es claramente la mejor elección en conjunto ya que está entre los mejores en todas las categorías pero además cuenta con el precio más favorable. Un rival que se desmarca de todos por precio es el nuevo Chevrolet Cruze de cinco puertas. Con idéntica potencia que el Focus y un cambio automático de seis velocidades (pero no de doble embrague) este modelo rompe con cualquier precio establecido y aunque su mecánica, equipamiento, acabados y comportamiento no sean tan brillantes como los del Focus, el precio es 5.000 euros más barato. Los menos exigentes tienen en él otra opción de compacto sedan.

En conjunto este Focus es uno de los modelos más equilibrados por espacio, precio, calidad y prestaciones entre sus rivales, aunque en esta última entrega se haya aburguesado un poco sigue manteniendo el listón muy alto.



A favor

- Equilibrio (no es de extrañar el éxito que siempre ha tenido en Europa, es el compacto más equilibrado por lo que cuesta y lo que ofrece)

- Prestaciones (aunque no lo aparenta por la suavidad con la que entrega la potencia, este Focus tiene una buena capacidad de aceleración, eso si, sin sobresaltos)

- Acabados (nivel de calidad acorde con su precio)

En contra

- Manejo secuencial (es muy cómodo pero poco deportivo)

- Maletero (correcto para un vehículo de su tamaño, pero sus rivales ya están empezando a ofrecer más capacidad)

- Manejo instrumentación (hay que habituarse al manejo de toda esa cantidad de botones, al principio nos encontramos algo invadidos por el exceso de instrumentación que parece echarse encima)

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Alex Blanco
Marzo 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar