Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA
2.0 JDTm 170 CV Progression

El sustituto del Alfa 147

El sustituto del Alfa Romeo 147 se llama Giulietta. Alfa Romeo ya comercializó otros modelos bajo el mismo nombre. Ahora, Alfa Romeo recupera esta denominación gloriosa en la historia de la marca, para celebrar su centenario. El Giulietta es un coche de 4,35 metros de longitud y compite en el el segmento más reñido del mercado, con coches como el Volkswagen Golf, Ford Focus, Citroën C4 y Opel Astra.

Marca centenaria en años y pasiones Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

Alfa Romeo se creó como tal marca en junio de 1910. La “Anonima Lombarda Fabbrica Automobili” se constituyó como empresa a principios de ese año, pero en junio cambió de denominación y pasó a conocerse como ALFA. Sus grandes victorias en competición deportiva durante las primeras cuatro décadas de su existencia elevaron su nombre al Olimpo de las marcas con más prestigio. Poco después de concluir aquella época de gloria en la competición, a mediados de la década de los cincuenta, apareció el primer Giulietta, firmado por Bertone, origen de una saga de modelos que consiguió un éxito comercial rotundo. El éxito del Giulietta fue artífice del gran crecimiento de Alfa Romeo como empresa a mediados del siglo XX.

Ahora, cincuenta años después, Alfa recupera ese nombre mítico de la firma de Milán, y se lo adjudica al sustituto del Alfa 147, con el objetivo de relanzar una marca que en las últimas dos décadas no ha conseguido un tirón comercial acorde con la pasión que despierta en los aficionados al automovilismo y a la historia del automóvil.

 



Un digno sucesor del Alfa 147 Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

Las formas de la carrocería del nuevo Giulietta no recuerdan en nada a las del modelo de hace 50 años. En todo caso, recuerdan al Alfa Romeo MiTo, que se vende exclusivamente con carrocería de tres puertas. En el competido segmento de los compactos. Está en venta desde 21.070 Euros con un motor de gasolina de 120 CV. Los Alfa Giulietta con el motor Diesel de 170 CV utilizado en la unidad que hemos probado de esta prueba, se vende desde 26.830 Euros. 

El Giulietta no sólo estrena carrocería, también son nuevas la estructura, la suspensión, la dirección y algunos motores. Comparte diversos elementos con el Fiat Bravo y el Lancia Delta.

A diferencia del Alfa 147, sólo está disponible en versión de cinco puertas y mide 13 centímetros más. Gracias a ello dispone de mayor espacio en el habitáculo y en el maletero, si bien no tiene un interior más amplio que el de la gran mayoría de sus rivales.

Mantiene la tradición de Alfa en sus berlinas de cinco puertas, con los tiradores integrados en el marco de las ventanillas posteriores. Con este diseño, aparenta un turismo de tres puertas, en lugar de uno de cinco. El tirador de las puertas traseras da sensación de ser frágil. El de un SEAT León, que está colocado en idéntica posición, da mayor sensación de solidez.

Los faros delanteros utilizan diodos luminosos para proyectar luz diurna. Opcionalmente, puede tener un techo panorámico que llega hasta las plazas posteriores; solamente se puede abrir la parte delantera, la trasera es fija. Respecto a las unidades que carecen de él, aporta luminosidad al interior. Hasta 120 km/h, el deflector de viento cumple su cometido evitando que se produzcan turbulencias molestas en el habitáculo.

Entre los competidores a precios más económicos están el Fiat Bravo, Hyundai i30, Opel Astra, SEAT León y Renault Mégane. El Volkswagen Golf tiene un precio similar, mientras que el Audi A3 y el BMW Serie 1 cuestan apreciablemente más.

 



Motores y acabados de la gama Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

Tiene un dispositivo de parada y arranque automático del motor en las detenciones, como semáforos y atascos, para reducir el consumo de carburante. El conductor puede desconectarlo mediante un botón situado en la consola.
Alfa Romeo ofrece tres niveles de equipamiento: “Progression", “Distinctive” y “Quadrifoglio Verde”. Todas las versiones tienen de serie seis airbags, control de estabilidad y el dispositivo “DNA”, con el que el conductor puede variar parámetros de la respuesta del motor, dirección y suspensiones del coche. 

La marca ofrece un paquete denominado “Sport Pack”, solamente disponible para las versiones con el nivel de equipamiento “Distinctive”, que presenta cambios estéticos en el exterior y en el interior. Este paquete incluye elementos que sólo afectan al diseño y otros que influyen en la respuesta dinámica. Los elementos de diseño son: faldones laterales, pilotos oscurecidos, carcasas plateadas en los retrovisores, tapicería mixta de piel y tela con costuras rojas, un volante con zonas de piel vuelta, detalles de aluminio pulido y pedales deportivos. Una suspensión deportiva, más baja y dura, y unas llantas de 17 pulgadas con neumáticos de menor perfil que los de serie afectan a la respuesta dinámica.

Los motores entre los que se puede elegir en el Alfa Romeo Giulietta es amplia. Hay tres motores de gasolina (1.4 TB de 120 CV, 1.4 Turbo MultiAir de 170 CV y 1.7 TBi de 235 CV) y tres Diesel (1.6 JTDm-2 de 105 CV, 2.0 JTDm-2 de 140 CV y 2.0 JTDm-2 de 170 CV).

Todas las versiones tienen cambio manual de seis velocidades. Más adelante se podrá optar, en algunas versiones, por uno automático de dos embragues denominado “TCT”. Los cambios automáticos de este tipo destacan por la rapidez y suavidad a la que pasan de una marcha a otra.

Nuestra unidad de pruebas tiene el motor Diesel 2.0 JTDm-2 de 170 CV. Su funcionamiento es suave y silencioso, aunque no puede equipararse al motor Diesel “2.0 dCi” de 160 CV de Renault, probablemente, uno de los motores de esta potencia y cilindrada más suaves que actualmente hay en el mercado.

 



Habitáculo y maletero Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

Su habitáculo es más espacioso que el de su predecesor, aunque no es amplio ni demasiado práctico en comparación con otros modelos de la competencia. En las plazas delanteras hay espacio suficiente para que viajen cómodamente personas de hasta 1,95 m de altura. En el caso de las versiones con techo solar éste espacio se reduce ligeramente. 

El puesto de conducción resulta más confortable que el de sus hermanos, el Lancia Delta o el Fiat Bravo, porque se puede optar por bajar en gran medida el asiento para ir sentado más cerca del suelo y así conducir con las piernas más estiradas, en una posición similar a la que se conducía en los coches deportivos clásicos.

alfa romeo giulietta Los asientos de nuestra unidad de prueba, con acabado “Progression”, son lo suficientemente cómodos y recogen el cuerpo satisfactoriamente, aunque conduciendo a velocidades elevadas por tramos de curvas se echa en falta mayor sujeción lateral. Están tapizados en tejido y tenían un mullido algo duro pero sin llegar a ser incómodos. Opcionalmente Alfa Romeo ofrece la posibilidad de elegir unos asientos deportivos con tapizado de cuero. El sistema que permite regular el apoyo lumbar, intensifica la presión en una zona muy alta de la espalda, no en los riñones. No resulta especialmente útil.

Los mandos y elementos de conducción están bien situados y quedan al alcance del conductor. La consola central no está repleta de botones, como sucede por ejemplo en el Opel Astra. El volante tiene mandos que permiten manejar determinadas funciones del equipo de sonido, del navegador y del control de velocidad.

Las plazas traseras son recomendables para dos ocupantes, siempre que la estatura de éstos no exceda de 1,80 m; en tal caso su cabeza quedará cerca del techo. La anchura interior del Giulietta es reducida en comparación con vehículos de tamaño similar.

El interior llama la atención porque se sale de lo habitual. Es vistoso y tiene detalles de buena calidad como por ejemplo el salpicadero, que tiene su parte más cercana a los asientos acolchada. Otras zonas, como la parte del salpicadero más cercana al parabrisas y la parte baja de la consola o las puertas, están recubiertas por plásticos más duros aunque tienen un tratamiento superficial que resulta agradable al tacto. La calidad de ajuste no está a la altura de los materiales utilizados; hay partes que producen ruido al presionarlas y al circular y el material que reviste el techo no está correctamente fijado. En este aspecto no se diferencia tanto de los Bravo y Delta.

Los mandos del climatizador transmiten sensación de calidad y tienen un accionamiento que resulta intuitivo. Con un poco de práctica, no obligan a retirar la vista de la carretera para accionarlos correctamente.

En el caso de las unidades con sistema de navegación, la pantalla es abatible y está colocada en la zona central del salpicadero. En esa pantalla se puede visualizar también información del ordenador de viaje y unos gráficos con la presión del turbo y la potencia que da el motor en cada momento. Nuestra unidad carecía de navegador. En su lugar, hay un hueco con tapa, para guardar objetos con el fondo recubierto de goma para evitar que produzcan ruidos las cosas depositadas en él.

No abundan los sitios donde guardar cosas. Además, los pocos espacios, son de pequeño tamaño. Esta carencia se solventa gracias a la guantera refrigerada, con mayor capacidad de lo habitual. Tiene tres huecos destinados a transportar pequeñas botellas.

El apoyabrazos delantero es abatible y tiene un compartimiento interior, de tamaño reducido. Resulta molesto, situado en posición horizontal, al cambiar de marcha, sobre todo a las relaciones pares, porque el codo choca constantemente con él y no permite un movimiento libre del brazo. Es recomendable llevarlo en posición vertical cuando se circula por carreteras en las que es necesario accionar el cambio con frecuencia.

alfa romeo giuliettaEn fila trasera, se dispone de bolsas para guardar objetos en los respaldos de los asientos delanteros y también en las puertas, un reposabrazos central con un pequeño cajón y dos posavasos, que no dan sensación de solidez y que pueden romperse con facilidad.

El maletero tiene 350 litros de capacidad (60 litros más que el del Alfa Romeo 147). Al abatir el respaldo de los asientos posteriores, la capacidad aumenta hasta llegar a 1.045 litros. Comparado con modelos de características similares, no es un dato muy bueno. Un Honda Civic tiene una capacidad que excede en más de 100 litros la del Giulietta. Las formas del maletero son regulares y esto favorece que sea más aprovechable; además tiene ganchos para colgar bolsas y argollas para fijar, por ejemplo, una red. El borde de carga que se debe franquear para introducir bultos está muy alto con respecto al suelo.

 



Comodo, seguro y facil de conducir Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

El Volkswagen Golf se asemeja a él en confort y cualidades dinámicas, si bien con mejor relación en el Golf.

En conducción rápida por carretera de curvas no tiene ese toque de agilidad que sí ofrece, por ejemplo, un Mazda3 o un BMW Serie 1, coches con un tacto más deportivo, más incómodos y exigentes con el conductor. El Giulietta mucha confianza al conductor porque, la parte trasera del coche no tiene movimientos bruscos que asusten. El control de estabilidad es de serie y no es desconectable. Mientras se practique un tipo de conducción rápida en curva, pero fina, no molesta; no entra en funcionamiento si no es imprescindible. 

La suspensión de serie tiene un ajuste firme, si bien resulta un coche cómodo porque mantiene una buena capacidad para absorber las irregularidades de la carretera. En un puerto de montaña, a un ritmo fuerte, el balanceo de la carrocería no es excesivo. Los movimientos de cabeceo de la carrocería sí son evidentes, sobre todo en las maniobras de frenada. En curvas enlazadas tomadas a velocidad elevada, tiende a seguir una trayectoria recta. El subviraje es aún más acusado al circular rápido por curvas muy cerradas, como por ejemplo una horquilla.

Todos los Giulietta tienen un mando al que Alfa Romeo denomina “DNA”. Mediante un selector, situado en la consola por delante de la palanca del cambio, se puede elegir entre tres posiciones: “Dynamic”, “Normal” y “All Weather”. En el primer caso, el control de tracción permite un ligero deslizamiento de las ruedas al acelerar, a la vez que se activa la función electrónica (Q2) que simula a un diferencial autoblocante. Además, la respuesta del acelerador es más contundente, se aumenta el par motor máximo disponible y la dirección adquiere un tacto más firme. El modo «All Weather» está previsto para circular con cadenas o sobre nieve. Lo más apreciable con este modo activado es la respuesta del acelerador, mucho más suave.

La dirección, eléctrica y con asistencia variable, es completamente nueva. Resulta directa aunque no llega a transmitir del todo el contacto de las ruedas con el asfalto. En cualquier caso nos parece mejor que la que utiliza el Fiat Bravo.

 



Motor Diesel 2.0 JTDm-2 de 170 CV Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

El motor Diesel 2.0 JTDm-2 de 170 CV no hace mucho ruido y vibra poco. Es agradable de utilizar porque empuja con fuerza desde muy pocas revoluciones. Tiene una respuesta igual de contundente que la de un Audi A3 o un Volkswagen Golf 2.0 TDI, ambos también de 170 CV. No obstante, no llega al nivel de suavidad y silencio del 2.0 dCi de 160 CV que monta Renault en varios de sus modelos. 

El consumo del ordenador de viaje, tras realizar un recorrido de unos 35 kilómetros por tramos de curvas, aprovechando en muchas ocasiones la máxima capacidad de aceleración, marcaba algo menos de 10 l/100 km. Es un dato bueno si tenemos en cuenta la capacidad de aceleración que tiene. En ciudad, conduciendo con suavidad, es raro que el consumo sobrepase los 6 litros a los 100 kilómetros.

Este motor va en combinación con una caja de cambios de seis velocidades cuya palanca tiene unos recorridos imprecisos y ofrece una pequeña resistencia al pasar de una marcha a otra, lo que hace que resulte lento y, en ocasiones, desagradable. Es más agradable el tacto del cambio del Alfa Romeo Mito, el Fiat Bravo o el Lancia Delta.

 



Conclusión Prueba ALFA ROMEO GIULIETTA

 

El Alfa Romeo Giulietta es el sucesor del 147. Respecto a éste mejora en calidad de materiales, en espacio interior y en confort de marcha. Es un vehículo fácil de conducir aunque se echa en falta un poco más de agilidad a la hora de circular a ritmo rápido por carreteras reviradas. La gama de motores, al igual que el equipamiento disponible, es amplia. Tiene un coste elevado que puede estar justificado por su diseño.

 



A favor

- Su diseño exterior lo distingue claramente del resto de modelos.

- Los materiales utilizados son agradables al tacto y dan sensación de calidad.

- La suavidad del motor Diesel 2.0 JTDm-2 de 170 CV.

En contra

- El mal ajuste de algunos elementos del interior produce ruidos.

- El espacio disponible en el habitáculo y en el maletero es pequeño en relación a su tamaño exterior y a la competencia.

- Su precio es elevado.

Prueba y Redacción: Jorge Fernández
Fotos: José Antonio Díaz y José Robledo
Noviembre 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar