comparador seguros coche

Cuando la culpa de un accidente es compartida

Última actualización: 13/04/2018

Cuando la culpa de un accidente es compartida

Ilustración: Víctor López

Lo habitual entre vehículos que colisionan entre sí es que uno sea el culpable y otro la víctima. De hecho, en los siniestros más frecuentes, para el Reglamento General de Circulación no hay duda de quién desempeña cada rol. Sin embargo, no siempre la culpa es de una sola de las partes. Hay ocasiones en las que ambos conductores tienen una parte de la responsabilidad, lo que condiciona la posterior indemnización del seguro.

La culpa compartida se produce cuando los implicados en un accidente de circulación deben responder de un porcentaje de los daños causados que va en proporción a su responsabilidad. Este reparto de culpas en la mayoría de los casos lo determina un juez, salvo que exista acuerdo previo entre los involucrados. Además de culpables, los implicados son a su vez víctimas del otro, por lo que tienen derecho a reclamar su propia indemnización, que se verá más o menos reducida en función del porcentaje de responsabilidad que se les atribuya. 

Así, por ejemplo, en el caso de que no respetases una señal de ceda el paso en un cruce de calles y golpearas a un vehículo que se acerca por tu derecha, la culpa sería 100% tuya a no ser que el otro conductor circulase por encima de la velocidad permitida en esa vía. En este caso habría concurrencia de responsabilidad y, para que no cargar con toda la culpa, deberás demostrar que la otra parte ha contribuido a la producción del daño por circular de manera imprudente y sin respetar el código de circulación. 

El conductor de un vehículo a motor siempre es responsable de los daños materiales y personales ocasionados debido al riesgo que entraña la conducción en sí. En el caso de los daños personales, sólo quedará exonerado si demuestra que la culpa ha sido de la víctima exclusiva o que se ha dado cualquier tipo de fuerza mayor ajena a la conducción o al funcionamiento del vehículo. En cuanto a los daños materiales, el conductor responderá de ellos según lo establecido en el Código Civil (1902 y siguientes) y en el Código Penal (artículos 109 y siguientes).

Con la entrada en vigor del Baremo de Autos 2016, cuando el perjudicado contribuya a la producción del daño se reducirán todas las indemnizaciones hasta un máximo de un 75%.

Para que tengas éxito en esta reclamación debes aportar toda la información y pruebas posibles a tu compañía de seguros, la cual ha de realizar una investigación y, si ve indicios que corroboran tu versión, reclamar los daños a la otra parte. Para una situación así es recomendable tener la cobertura de defensa jurídica y reclamación de daños, o de lo contrario, deberás pagar de tu bolsillo a un abogado especialista en accidentes de tráfico.

El reparto de responsabilidades

En el ejemplo anterior, el vehículo que no respeta la señal de ceda el paso, teóricamente, es el responsable único de los daños. Sin embargo, aportando las debidas pruebas, un juez puede determinar que la parte contraria contribuyó a la agravación del daño y, de esta manera, el que actúa con exceso de velocidad puede ser declarado responsable del 25% de los daños sufridos por el otro conductor, mientras que este último podría tener el 75% restante de responsabilidad civil de los daños del primero.

A los ocupantes que iban de acompañantes en ambos vehículos no les afecta que la culpa sea compartida, ya que van a cobrar el 100% de la indemnización que les corresponde por las lesiones sufridas. Eso sí, el reparto de la responsabilidad de cada conductor fijará la cantidad de dinero de la que debe hacerse cargo cada aseguradora.

Más información de seguros aquí

13 de Abril de 2018
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar