comparador seguros coche

¿Sabías que... el propietario, el conductor y el tomador del seguro pueden ser personas distintas?

Última actualización: 08/01/2018

¿Sabías que... el propietario, el conductor y el tomador del seguro pueden ser personas distintas?

Ilustración: Víctor López

No es lo mismo ser el propietario de un vehículo, que el conductor o el tomador del seguro, aunque ciertamente los tres papeles suela desempeñarlos con frecuencia la misma persona. Estos términos designan funciones y responsabilidades diferentes que conviene entender a la hora de contratar una póliza de seguro.

El propietario/a es el dueño o titular del vehículo asegurado. Su nombre aparece en el permiso de circulación del auto y, desde el punto de vista de los seguros, se le pedirá responsabilidad en caso de que el conductor no asuma la suya como responsable de un siniestro. Asimismo, si el vehículo circula sin tener un seguro en vigor, será sancionado junto con el conductor.
 
El tomador/a es la persona que firma el contrato del seguro y debe cumplir con las obligaciones legales derivadas del mismo. Es decir, es quien se compromete a pagar la prima pactada con la compañía y el último responsable en caso de estafa al seguro.

El conductor/a es quien habitualmente conduce el auto. En base a su edad, experiencia al volante o siniestralidad las compañías calculan el importe del seguro, junto con las características del vehículo. En teoría, sólo él puede conducir el vehículo completamente cubierto por el seguro, aunque también existe la posibilidad de contar con conductores ocasionales.

Así, lo más habitual es que una persona se compre un coche (propietario), contrate un seguro (tomador) y lo conduzca habitualmente (conductor). Sin embargo, también es posible que el propio tomador no aparezca designado en la póliza como conductor habitual y que, por tanto, sea este último el beneficiario de las coberturas pese a no ser quien paga la póliza.

Por otro lado, en el caso de que el seguro cubra la muerte del conductor (seguro de conductor), el beneficiario de la indemnización puede ser a su vez otra persona, que debe haber sido elegida por el tomador al firmar la póliza.

De la misma manera, quien compra el vehículo no tiene por qué ser quien lo vaya a conducir y, aunque es obligación del propietario tenerlo asegurado, pude ser otro el que actúe como tomador y firme el contrato del seguro.

Más información de seguros aquí

08 de Enero de 2018
Ana Soria

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar