comparador seguros coche

Delitos y sanciones de tráfico: ¿Qué cubre tu seguro de coche?

Última actualización: 04/05/2017

Delitos y sanciones de tráfico: ¿Qué cubre tu seguro de coche?

Ilustración: Víctor López

Conducir de forma temeraria, en sentido contrario, con exceso de velocidad, bajo los efectos del alcohol o las drogas o tras haber perdido todos los puntos del carné son algunos de los delitos contra la seguridad vial que recoge el Código Penal. Desde el año 2008 en España han sido condenados 650.000 conductores por este tipo de infracciones, según detalla un reciente estudio de la Fundación Línea Directa. En ese tiempo, más de 2.400 personas han perdido la vida a consecuencia de imprudencias cometidas por otros conductores.

Las sanciones estipuladas van desde realizar trabajos en beneficio de la comunidad hasta sufrir la retirada del carné o, incluso, cumplir pena de cárcel. Ante los castigos que contempla la ley, ¿qué respuesta dan las compañías de seguros en caso de que este hecho origine un accidente?

Los delitos más habituales, los menos cubiertos

Entre los delitos penales más repetidos destaca, con una amplia diferencia, la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o drogas (60,3%), seguido de circular sin el permiso de conducir (26,9%) y poner en grave riesgo la circulación (6,9%).

Cuando un conductor en estado de embriaguez o bajo la influencia de drogas tiene un accidente pierde cualquier cobertura recogida en su seguro. Aunque la compañía, en un primer momento, pague a los terceros perjudicados, posteriormente acabará reclamando la cantidad abonada al propio asegurado (lo que se conoce como derecho de repetición). Lo mismo ocurre cuando alguien que circula sin haber obtenido el permiso de circulación o después de haber perdido todos los puntos del mismo tiene un siniestro: las coberturas del seguro quedan excluidas. Es decir, las aseguradoras no responden ante los dos delitos más frecuentes.

No sucede lo mismo en el caso del tercero más frecuente: ocasionar grave riesgo para la circulación. Este delito, que puede consistir en, por ejemplo, colocar obstáculos en la vía, derramar sustancias deslizantes o dañar la señalización vial, no afecta a las coberturas o garantías contratadas en la póliza cuando tiene lugar un accidente. Como tampoco cuando la causa es el exceso de velocidad punible, que es cuando se supera la velocidad permitida 60 km/h en vía urbana y 80 km/h en interurbana.

¿Por qué el seguro no actúa igual para unos delitos que para otros? La respuesta la encontramos en el artículo 10 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, donde se establece que la compañía puede ejercer el derecho de repetición en un accidente en el que el asegurado causa daños a terceros mientras conduce bajo la influencia de bebidas alcohólicas y drogas, o sin permiso de conducir, sin mencionar en ningún caso otros delitos contra la seguridad vial.

En este sentido, según explican fuentes de Línea Directa consultadas por Arpem.com, "los accidentes por velocidad delictiva son muy residuales, apenas suponen el 0,5% del total de delitos, mientras que las drogas, el alcohol o la conducción sin permiso, están más extendidos, superando el 60% del total”.

 

Fundación Línea Directa

Otras sanciones administrativas

El estudio de esta aseguradora incluye una encuesta ciudadana, que recoge la opinión mayoritaria de tipificar como delitos contra la seguridad vial algunas de las conductas que actualmente sólo implican sanciones administrativas. Una de ellas es la de llevar a los niños en el coche sin Sistema de Retención Infantil o manipular el móvil mientras se está conduciendo.

Como ya vimos en Arpem.com, si llevas a los niños sin sillas infantiles y tienes un accidente el seguro no excluye las posibles lesiones del menor, como tampoco lo hace si en el momento del siniestro haces uso del móvil.

El criterio general de las compañías es rehusar sólo en circunstancias excepcionales y muy graves, principalmente por alcoholemia y por conducción bajo la influencia de las drogas. Desde Línea Directa explican que “algunas infracciones administrativas, como hablar por el móvil mientras se conduce o realizar maniobras prohibidas, no implican necesariamente rehusar la cobertura del siniestro, aunque sí puede suponer la asunción de la responsabilidad en el mismo. Lo que se traduce en que, en caso de siniestro, la responsabilidad civil recaerá sobre la compañía del conductor que comete la infracción.

Más información de seguros aquí

04 de Mayo de 2017
Daniel Bañares