Factores a tener en cuenta para la financiación de un coche o una moto

Última actualización: 12/04/2016

Factores a tener en cuenta para la financiación de un coche o una moto

Cuando la vía para la compra de un vehículo es a través de la financiación, es aconsejable antes de nada,  conocer el límite de endeudamiento personal y la capacidad que se tiene para devolver el préstamo elegido.

El siguiente paso es valorar si es mejor financiar la compra a través de algunos de los préstamos y créditos que ofertan los bancos o realizar la operación directamente con el concesionario de la marca. Por un lado, existen entidades bancarias que comercializan desde hace años productos exclusivos muy interesantes para la financiación de vehículos. Por el otro, hay que entender al detalle todas las condiciones que ofrece la financiera que trabaja o pertenece a la marca elegida. Esta última, también somete a un análisis de riesgo al futuro cliente, pero como su objetivo final es vender el coche o la moto, son más flexibles en la negociación.

La mejor opción siempre será un préstamo o crédito con la tasa anual efectiva (TAE) más baja, ya que representa el porcentaje de interés real que se va a aplicar a la operación. Existen diferentes modalidades de tipos de interés: fijo, con el que se paga la misma cuota durante toda la vida del préstamo; variable, la cuota mensual puede cambiar incluso de manera considerable al estar sujeta a la evolución del euribor; y la modalidad de préstamo flexible que ofrecen los concesionarios, empiezan regalando las primeras cuotas y el resto son muy bajas durante el primer año. En este último caso es importante para no llevarse sorpresas, conocer todas las cuotas que se pagarán después de la promoción.

Es muy útil crear un cuadro de amortización para saber en todo momento las cuotas mensuales a pagar durante la vida del préstamo.

También es recomendable y siempre que sea posible, dar una entrada que permita no tener que financiar el 100% de la compra del vehículo. Del mismo modo, si durante la vida del préstamo es posible reducir el plazo de amortización, se ahorrará algo más de dinero y no se pagará tanto de interés.

Nunca hay que olvidar otros gastos sujetos a la compra o financiación de un vehículo como: la comisión de apertura del préstamo, la comisión de cancelación, la comisión de amortización, el Impuesto de Matriculación, el Impuesto de Circulación y el impacto que pueda suponer la operación en la declaración de la renta (IRPF).

Por último, informarse de la existencia de alguna ayuda del Gobierno con la que se pueda obtener un descuento importante. También es bueno atender a las campañas con precios más económicos que lanzan las marcas de vehículos en verano o Navidad.

12 de Abril de 2016
Javier Molina

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar