4 sencillos trucos para evitar riesgos al volante si padeces alergia.

Última actualización: 05/05/2015

4 sencillos trucos para evitar riesgos al volante si padeces alergia.

Llega la primavera, y por fin podemos empezar a disfrutar de más horas de luz y de un tiempo más agradable después de un frío invierno. Pero desgraciadamente no todo es bueno en primavera, y es que es efectivamente, las temidas alergias estácionales también llegan con esta estación. Unas alergias que según datos farmacéuticos afectan a más de nueve millones de persona en España. Y es los molestos estornudos, picores de nariz y ojos irritados pueden suponer un problema a la hora de conducir, os dejamos con cuatro simples consejos para que conduzcas más seguro hasta que pase dicho periodo.

1. No te olvides las gafas de sol

Un sencillo hábito con el que poder proteger tus ojos del lagrimeo y del molesto picor, es conducir con gafas de sol, sobre todo, porque las personas con alergia son mucho más sensibles a la luz. Y es que hasta que la primavera pase, serán unas grandes aliadas incluso en los días menos soleados.

2. Evitar conducir al amanecer y al atardecer

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC) son los dos periodos en los que mayor nivel de polen circula por el aire, por lo que sería interesante poder planificar tus desplazamientos cuando esten más bajos. Para ello dicha sociedad ha desarrollado la app Alergo Alarm, en la que se pueden ver dichos niveles por ubicación.

3. Cerrar bien las ventanillas

El consejo puede parecer muy tonto, pero siempre es importante recordarlo. Es preferible circular con las ventanillas cerradas y el climatizado puesto a circular con las ventanillas abiertas y que entren partículas en el interior del coche. Por lo que será muy importante, que extremes la limpieza en el interior, expecialmente si cuentas con mascotas que viajen contigo habitualmente. Utilizando aspiradoras con filtros de agua, con las que podrás dejar con mayor facilidad la tapicería y las moquetas sin rastro de ácaros ni polen.

4. Vigila los filtros del aire acondicionado

Por último cuando actives el aire acondicionado, hazlo en modo recirculación. Este sistema impide tomar aire del exterior, siendo fundamental en primavera para que el polen no entre en el habitáculo. Ojo, si cuentas con el filtro del aire asegúrate de que cuenta con filtro para pólenes, si no dispones de él, el filtro es conocido como "filtro HEPA" (High Efficiency Particle Arrester). Siendo importante que lo lleves en buen estado, y que lo cambies una vez al año o cada 30.000 kilómetros.

05 de Mayo de 2015
Saúl en Google+


Busca otras marcas

Marcas
Buscar
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar