Información de Michelín Alpin 5

Última actualización: 14/02/2014

Información de Michelín Alpin 5

Michelín Total Performance se encarga de desarrollar neumáticos que tengan más prestaciones gracias al uso de tecnologías punteras. Se trata de una estrategia que permite aunar mediante la tecnología prestaciones a priori antagonistas.

La seguridad en invierno al volante es muy importante y es en este periodo cuando se da el mayor número de casos de pérdida de adherencia. La garantía absoluta de que todos los componentes de un neumático cumplen su misión se consigue con la innovación, desarrollada por expertos de prestigio, líderes en su campo y con herramientas y procesos de producción que permiten obtener la mayor seguridad. Con esta filosofía Michelín desarrolla sus gamas de neumáticos de invierno para turismos.

La marca de neumáticos francesa se ha comprometido a mejorar constante y conjuntamente todas las prestaciones del producto, sin contentarse nunca con trabajar únicamente sobre una sola de ellas.

Michelín nos va ha mostrar en febrero de 2014, su nuevo neumático de invierno para turismos, el Michelín Alpin 5. Como su nombre indica, es la quinta generación de neumáticos de invierno destinado a aquellos países europeos donde en la temporada invernal dominan las “carreteras negras”, es decir, no están recubiertas de nieve o hielo varios meses.

En el caso concreto del Michelín Alpin 5, la Michelín Total Performance se concreta en tres cualidades asociadas esenciales:

El neumático Michelín Alpin 5 (en la dimensión 205/55R16 91H) frena en una distancia un 5% menor en mojado y un 3% menor en nieve. Tests externos solicitados por Michelín, realizados por TUV SÜD e IDIADA entre noviembre de 2013 y enero de 2014.

Prestaciones en invierno

El neumático Michelín Alpin 5 se ha creado para proporcionar la máxima seguridad desde los meses de octubre hasta abril, en todas las condiciones que el invierno somete a las carreteras. La seguridad es un aspecto muy importante, es la primera exigencia de Michelín y también es la primera demanda de los clientes. Pero la seguridad, en invierno, es una prestación difícil de lograr, porque debe tener múltiples facetas, tantas como las condiciones meteorológicas del invierno. Los conductores rara vez lo valoran, piensan, con razón, que los neumáticos de invierno mejoran la seguridad en nieve. En realidad, el consumidor compra un neumático de invierno… para rodar en nieve. Así, según informa un estudio realizado en 2011 por el organismo GFK en Suecia, Canadá, Alemania y Francia, solo el 6% de los conductores esperan que sus neumáticos de invierno proporcionen adherencia en todo tipo de superficies, independientemente de las condiciones. La realidad es muy diferente de la percepción que se tiene. En Europa, las carreteras sólo están nevadas algunos días entre los meses de octubre y abril.

Como muestra el gráfico anterior, extraído de los estudios de la Cátedra de Accidentología de la Universidad de Dresde, Alemania, VUFO2, en invierno, los conductores europeos circulan mayoritariamente en carreteras con hielo, secas o mojadas. Se enfrentan poco a la nieve.

Según este organismo, la mayor parte de los accidentes de carretera ocurren en suelos secos o mojados durante temporada de invierno. El 8% de los accidentes de carretera suceden en nieve o hielo. En invierno, para el mismo trayecto, existe el doble de riesgo de tener un accidente en mojado que en seco. Y un accidente de cada tres ocurre en superficie mojada y helada.

Por otro lado, en varios países de Europa es obligatorio el uso de neumáticos de invierno en la temporada o un equipamiento adaptado. Esto quiere decir que, incluso aunque las carreteras nevadas no sean las condiciones de circulación más habituales, el neumático de invierno ofrece un aumento de la seguridad. Las legislaciones o reglamentaciones de esos países lo convierten en un elemento indispensable del automóvil

No hay uniformidad reglamentaria en Europa en materia de neumáticos de invierno. Sin embargo, examinando los diferentes códigos de circulación se comprueba la gran atención que se presta a los neumáticos de invierno (ver la tabla a continuación, que ofrece un resumen no exhaustivo de las reglamentaciones de algunos países europeos).

El neumático es un elemento primordial para la seguridad. Elegir aquel que aporte la mejor adherencia en todas las condiciones invernales y en todas las situaciones de circulación, como el nuevo Michelín Alpin 5, es primordial.

Una reglamentación de Alemania, Austria y Suiza enuncia claramente:

“… los neumáticos deben adaptarse a las condiciones meteorológicas (hielo, nieve…)…”

Alemania y Suiza no definen un periodo, mientras que en  Austria sí se establece: del 1 de noviembre al 15 de abril. Los neumáticos de invierno deben identificarse de manera sencilla gracias al marcaje (M+S o las siglas 3 PMSF) y a las laminillas de los bloques de la banda de rodadura. En Francia y en Italia no tienen regulación vinculante. Pero la población cada vez esta más concienciada.

Prestaciones totales derivadas de una comprensión global

Para crear estos neumáticos, Michelín aprovecha todos sus conocimientos obtenidos de su Centro de Tecnología, que acoge los equipos de Investigación y Desarrollo del Grupo, además de algunos provenientes de organismos como universidades, institutos o asociaciones de automovilistas.

Esta suma de conocimiento adquirido permite entender mejor los usos de los conductores y, sobre todo, resolver lo que los técnicos llaman “conflictos de desarrollo”. Para diseñar un neumático, existen prestaciones que se oponen entre ellas. El principal objetivo de la estrategia de desarrollo de los neumáticos consiste en agrupar esas prestaciones, a priori, inconciliables. La marca de neumáticos francesa trata siempre de hacer progresar conjuntamente varias prestaciones, sin sacrificar una por otra. Este es el modo de que Michelín mantenga su liderazgo en innovación en beneficio de los conductores y su seguridad.

Comprender mejor los usos gracias a la Investigación y Desarrollo

Michelín destina más de 620 millones de euros anualmente en I+D (ver a continuación para mayores explicaciones). Además de los estudios, análisis, experiencias y ensayos llevados a cabo en los laboratorios y en pistas en situaciones reales, Michelín lleva a cabo pruebas directamente con consumidores. Hablamos de 75.000 pruebas de consumidores al año. Esto recabar información de considerable valor porque se generan a partir de una gran cantidad situaciones reales.

El total de todos los ensayos y pruebas de rodaje, de desgaste y resistencia realizadas por Michelín supone un recorrido total de 1.800 millones de kilómetros al año, es decir, una vuelta al mundo cada 12 minutos.

Comprender mejor los usos gracias a las asociaciones alcanzadas por Michelín con grandes organismos especializados en accidentología y de seguridad vial Michelin pone especial cuidado a la hora de seleccionar las mejores capacidades en materia de seguridad vial. Estas son, especialmente, las que se desarrollan en la Cátedra de Accidentología de la Universidad de Dresde, Alemania (Lehrstuhl Verkehrsunfallforschung [VUFO] an der Technischen Universität Dresden), con la que Michelin trabaja para disponer de las estadísticas más completas y más valiosas para extraer conclusiones: los tipos de accidentes que se producen, en qué carreteras y condiciones meteorológicas, uso del vehículos, mes del año… Todos los datos registrados permiten establecer cartografías precisas y establecer líneas de trabajo.

En este mismo sentido, Michelin es también socio de IfSTTAR, el Institut Français des Sciences et Technologies des Transports, de l’Aménagement et des Réseaux (Instituto Francés de Ciencias y Tecnologías del Transporte, de Planificación y Redes).

Michelín no recoge únicamente los datos y el conocimiento. El Grupo toma medidas concretas para aumentar la seguridad. Esto pasa por el desarrollo de neumáticos cada vez más seguros, como el nuevo Michelín Alpin 5, así como por programas de educación como Rosype (ROad Safety for Young People in Europe), iniciado por Michelin en 2009 con la Comisión Europea. Este proyecto nació con la ambición de educar a 730.000 jóvenes europeos en seguridad vial en tres años. Esto permite también conocer la relación que la población más joven tiene con la carretera.

Comprender mejor el neumático y sus usos para “superar los conflictos de desarrollo”

Del saber a la realización. Michelín utiliza sus conocimientos para definir las prestaciones de su nuevo neumático Michelín Alpin 5. Porque comprender mejor los usos, así como las leyes fundamentales del neumático, sus propiedades físicas, químicas y mecánicas permite superar los conflictos de desarrollo. En síntesis, son: Michelín se compromete a sobrepasar estas disyuntivas, a asociar cualidades que, en teoría, son opuestas entre ellas.

El reto es aún mayor, puesto que el invierno aumenta las dificultades. Los neumáticos de invierno de Michelín tienen como misión proporcionar la máxima seguridad en todas las condiciones que se presentan en esta estación.

Así, el invierno no puede reducirse a la nieve, auque este fenómeno meteorológico sea un factor fundamental en el desarrollo de un neumático.

La adherencia y la motricidad en mojado son factores decisivos en la seguridad vial. En efecto, para la misma distancia, un accidente de cada tres ocurre sobre superficie mojada y helada, de ellos, el 16% en curva.

Las tecnologías desarrolladas para el nuevo neumático Michelín Alpin 5 proporcionan una seguridad máxima en todas las condiciones, incluso con carreteras resbaladizas. Es aquí donde reside la fortaleza y la pertinencia del nuevo neumático de Michelin, que ofrece la adherencia necesaria en carretera y permite, así, al conductor circular con toda seguridad. El nuevo neumático Michelín Alpin 5 aumenta el nivel de todas las prestaciones de su predecesor, especialmente en aquellas indispensables para una conducción totalmente segura en los diferentes tipos de superficies que se encuentran durante el periodo invernal.

Dos tecnologías al servicio de las prestaciones en invierno

El Michelín Alpin 5 se beneficia de dos tecnologías innovadoras. Una afecta al desarrollo de la “escultura” de la goma de la banda de rodadura (en término sencillos, se trata del diseño de la goma de la banda de rodadura, única parte de un neumático en contacto con la carretera). La segunda reside en la composición misma del compuesto de goma. La nueva escultura de la banda de rodadura del neumático Michelín Alpin 5 (arriba, a la derecha) ofrece, en comparación con su predecesor.

Un efecto cremallera para cortar la nieve y proporcionar mejor resistencia al aquaplaning. El nuevo neumático Michelín Alpin 5 se beneficia de una escultura direccional muy recortada, con tacos de goma específicos y una gran proporción de dibujo, que aumenta un 17% en relación con su predecesor. El neumático deja su imprenta en la nieve y se crea un principio de engranaje. Este efecto viene generado por su escultura direccional

El neumático Michelín Alpin 5 (en dimensión 205/55R16 91H) frena en una distancia un 5% menor en mojado y un 3% menor en nieve. Tests externos solicitados por Michelín, realizados por TUV SÜD e IDIADA entre noviembre de 2013 y enero de 2014.

Las laminillas actúan como miles de pequeñas garras que se enganchas al suelo. Esto genera motricidad. Y este efecto es más eficaz si el número de laminillas es elevado y sus formas están especialmente estudiadas. Así, en comparación con sus predecesores, el nuevo neumático Michelín Alpin 5 dispone de un 12% más de diseño, un 16% más de laminillas y una proporción de dibujo un 17% mayor.

El diseño del dibujo y orientación ha sido creado para ofrecer una función autobloqueante es lo que ofrece la tecnología. Cuanto mayor es la huella al suelo, mejor es la adherencia. Ahora bien, un neumático se deforma a cada giro de la rueda. Por ello, los técnicos de Michelín han trabajado sobre los dibujos y orientaciones especialmente diseñados para lograr una función autobloqueante. Esto proporciona una mayor precisión en la conducción.

Para un buen agarre en mojado y helado, el compuesto de goma debe contener una gran carga de sílice. Michelín ha elegido, por primera vez para una gama de neumáticos de invierno, incorporar elastómeros funcionales en su compuesto. Se trata de la innovadora Tread Compound Technology.

La función de estos elastómeros funcionales es crear un compuesto de goma más homogéneo con unas tasas de sílice más altas. Así es como se han mejorado las prestaciones de agarre en mojado y en nieve, mientras se mantiene un buen nivel de eficiencia energética.

Este compuesto de goma se basa en la nueva tecnología Helio Compound de 4ª generación de Michelín. Lleva incorporado aceite de girasol que permite optimizar el funcionamiento del neumático a baja temperatura.

14 de Febrero de 2014
www.arpem.com


Busca otras marcas

Marcas
Buscar
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar