Presentación NIU N-Series

SUPER URBANA

Como hemos comentado en otras ocasiones, NIU es una marca China muy joven, creada a través de ‘crowdfunding’ (suma de aportaciones de pequeños inversores) que llegaron a juntar 11 millones de dólares en 15 días, lo que pone de manifiesto la enorme aceptación del proyecto.

 

El primer scooter se puso a la venta un año después, en junio de 2015, y ya llevan vendidos 500 000 scooters eléctricos (que son la base de su producción) y mil millones de kilómetros recorridos. Estos datos se conocen debido a que todos y cada uno de sus vehículos en circulación tienen una tarjeta de teléfono y una aplicación que unen al usuario y fabricante de modo que siempre tienen información exacta del estado del vehículo, la carga, la autonomía, los kilómetros recorridos, los hábitos de conducción... y, si hiciera falta, la correspondiente asistencia técnica. Además, el vehículo está constantemente geolocalizado, lo que supone una buena herramienta para recuperarlo en caso de robo.

En la presentación oficial de la marca, de la que dimos cuenta hace un par de meses, comentamos que en su construcción han empleado componentes de primer orden: motores Bosch, baterías Panasonic y, en lo referente a conectividad, Vodafone. 

NIU tiene dos modelos (M-Pro y N-Series) que por el momento se encuentran integrados en la categoría de ciclomotor, es decir, la de aquellos que pueden conducirse a partir de los 15 años solo con licencia y su velocidad está autolimitada a 45 km/h. El que hoy presentamos, el N-Series, tiene un precio de 2899 euros y es el que tiene una dimensión más grande (como la de un 125 urbano); dispone de un asiento lo suficientemente dimensionado para transportar a dos adultos entre el tráfico ciudadano.

NIU N-Series

Estéticamente luce un diseño moderno, simple, limpio de líneas. No tiene nada superfluo, aunque han pensado en las necesidades del transporte urbano y ofrecen una escueta gama de accesorios, un parabrisas más grande y un baúl trasero donde guardar un casco. El asiento es largo y plano con unas asas robustas y bien situadas, donde se puede sujetar el pasajero, que además dispone de estriberas retráctiles de aluminio. Para aparcar lo podemos hacer sobre el caballete central o sobre la pata de cabra para detenciones más cortas.

En cuanto a su terminación, toda la iluminación es a base de luces ledes (más seguridad y muy poco consumo), el panel de instrumentos es totalmente digital (no podía ser de otra manera) e informa de todo lo necesario sobre el estado del vehículo y utilización: carga disponible, autonomía restante, velocidad, modo seleccionado... Además de los chivatos ópticos habituales. Un buen detalle es que los intermitentes se desconectan automáticamente cuando detecta que hemos efectuado el giro y volvemos a ir en línea recta. Lleva también gancho para portar bolsas, hueco bajo el asiento en el que cabe un caso tipo jet, una guantera abierta tras el escudo bastante profunda para descargar bolsillos (móvil, cartera, mando de garaje, llaves...) y un enchufe USB para recargar dispositivos móviles. Junto a la llave viene un mando con tres botones, uno rojo que localiza la moto dentro de un parking atestado y los otros dos pueden apagar o encender el motor a cierta distancia.

NIU N-Series

La batería va situada en el suelo del scooter, es de fácil acceso, pesa 10 kilogramos y tiene un asa para poderla subir cómodamente a casa o a la oficina, aunque también se puede cargar puesta en el scooter. Una carga total tarda 6 horas, aunque en 1 hora ya ha almacenado el 30% de su capacidad. Su autonomía depende mucho del modo de funcionamiento que utilicemos (tiene 3 Eco, Eficiente y Sport), del peso que transportemos, de la orografía del terreno e, incluso, de las condiciones climáticas (con mucho frío las baterías rinden menos). Dispone de frenada regenerativa que puede recuperar en torno al 6% del consumo, y en una utilización normal por ciudad podemos estimar entre 50 y 80 kilómetros de autonomía.

Técnicamente el motor es un Bosch que va alojado en el cubo de la rueda trasera, con la transmisión directa, lo que ahorra todo el engorro de poleas y correas. Rinde 3,26 CV (2,4 kW) y como en todos los eléctricos su par máximo comienza desde cero revoluciones, su progresión desde parado a los 45 km/h, que es su máximo legal, resulta muy efectiva.

NIU N-Series

En cuanto a su comportamiento poco te puedo añadir, el modo normal de utilización es el ‘Sport’, a no ser que vayas fatal de autonomía y tengas que utilizar el ‘Eco’, en el que la velocidad se autolimita a 18 km/h y acelera poco más que si vamos andando (en el ‘Eficiente’ se queda en 35 km/h). Saliendo de los semáforos dejamos rápidamente el tráfico atrás (en el modo ‘Sport’) y “ratoneando” por ciudad es imbatible. 

La posición de conducción es cómoda, aunque las piernas van algo más flexionadas de lo deseado. Frena bastante bien y es muy fácil de manejar y baratísima de mantener. No tiene cambios de aceite, ni revisiones de motor, solo los consumibles de neumáticos y pastillas de freno. Calculo que el consumo de una recarga puede que no llegue ni a 30 céntimos en la tarifa eléctrica nocturna. Además, este NIU N-Series tiene un encanto especial para mí, que es su silencio y suavidad de marcha; me transmite optimismo y me hace sentir bien el circular sin molestar.

NIU N-Series

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: NIU
Mayo 2018

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar