Prueba MOTO GUZZI V7 II STONE

Han pasado 7 años desde el último lanzamiento de la V7 y 50 desde que apareció este concepto de motor en V a 90º, refrigerado por aire, transversal con respecto al sentido de la marcha y cigüeñal longitudinal. Hoy la firma del águila de Mandello de Lario se moderniza, adoptando tecnología más actual aunque su personalidad y principios siguen siendo los mismos

 

Que lo vintage está de moda es algo evidente y no creo que haga falta hacer mucho hincapié en ello. La elegancia retro se lleva y esta tendencia no ha pasado desapercibida para los fabricantes de motos. La mayoría de ellos han incluido en sus catálogos algunos modelos de antaño reeditados, sobre todo esos que han ayudado de manera determinante a forjar la historia de la marca. Moto Guzzi así lo ha hecho y se ha puesto manos a la obra en un modelo esencial de su gama: la V7.

Si eres un motorista joven, “de última generación”, tal vez puedas pensar que Moto Guzzi es una marca un tanto inmovilista, anclada a un solo tipo de motor, y no me queda más remedio que darte la razón. Pero tienes que saber que esta mítica marca de motocicletas, asentada en el norte de Italia, en un paraje bellísimo a orillas del lago Como, fue fundada en 1921 por Carlo Guzzi y sus socios, Giorgio Parodi y Giovanni Ravelli, unos auténticos apasionados de las dos ruedas. Moto Guzzi ha sido uno de los más prolíficos constructores de motores con las configuraciones y cilindradas más diversas. Tan solo tres años después de su fundación consiguió el campeonato continental de velocidad (1924) que era el más importante de su época. En 1935 ganó por primera vez el Tourist Trophy de la Isla de Man y en 1949 Bruno Rufo fue el primer Campeón Mundial con su Guzzi 250. Y de entre todos sus alardes tecnológicos, no puedo dejar de reseñar la fantástica V8 a 90º de 500 cc diseñada y construida en 1955 por los ingenieros Giulio Cesare Carcano, Umberto Todero y Enrico Cantoni, capaz de superar los 280 km/h y girar a 14.000 rpm. Estaba refrigerada por agua con dos árboles de levas en cada fila de 4 cilindros y 2 baterías de 4 carburadores Dell'Orto de 20 mm de difusor. Una autentica obra de orfebrería.

Moto Guzzi V7 II Stone

En 1966 nace el V2 a 90º diseñado también por Carcano. Desde entonces ha pasado a ser el buque insignia y seña de identidad de Moto Guzzi y ahora esta configuración de motor equipa a todos sus modelos de la gama.

 

LA V7 II STONE DE HOY

La V7 II Stone fue presentada en el Intermot 2014 de Colonia y es una clara evolución del modelo anterior que lanzaron su primera generación en el 2008, una moto con las líneas maestras de la V7 Sport 750 original, producida en la década de los ’70. Tanto el motor como la parte ciclo han sufrido una exhaustiva renovación procurando en lo posible aumentar el nivel de seguridad y confort. Evidentemente su propulsor sigue la arquitectura V2 a 90º, es un 4 tiempos refrigerado por aire que rinde unos discretos 48 CV a 6.250 rpm y para ello solo necesita 2 válvulas en cada culata y un árbol de levas central en el cárter que manda la distribución por medio de las clásicas varillas y balancines de toda la vida. El sistema de engrase ha recibido modificaciones para optimizar su labor con conductos y bomba nueva. El embrague, como también es habitual en este tipo de motores, es monodisco en seco, ha suavizado su funcionamiento y va unido a una caja de cambios que ahora incorpora 6 velocidades (la anterior levaba 5). La transmisión secundaria es por cardan.

La gestión electrónica y la alimentación del motor también se han mejorado. Tiene un nuevo generador y han conseguido reducir el consumo de combustible, por lo que también resulta más respetuosa con el medio ambiente.

El bastidor sigue siendo de tubo de acero con estructura de doble cuna desmontable, ahora es un poco más largo y el motor va 4º más inclinado hacia delante, lo que varía un poco el reparto de pesos para mejorar su aplomo y comportamiento. Los reposapiés han bajado 25 mm para que la postura de conducción resulte menos fatigosa para las piernas.

Moto Guzzi V7 II Stone

Las suspensiones son de lo más convencional, una horquilla telescópica delantera con barras de 40 mm de diámetro y 130 mm de recorrido. La dirección tiene un ángulo bastante conservador (27,5º) con un avance de 117 mm. Por su parte la suspensión trasera utiliza dos amortiguadores regulables en la pre-carga del muelle y proporcionan 111 mm de recorrido, van anclados directamente del chasis al basculante que es de aleación ligera y por el interior de su brazo derecho discurre el eje del cardan.

Los frenos son de disco, uno en cada eje, el delantero de 320 mm mordido por una pinza Brembo de 4 pistones y el trasero de 260 mm con pinza de 2 pistones opuestos e incluye de serie sistema de frenada con ABS. Las llantas son de aleación ligera de seis palos dobles de bonito diseño, pero en mi humilde opinión le hubieran quedado mucho mejor unas clásicas llantas de radios como las que monta la versión Racer o la Special.



NOS PONEMOS EN MARCHA

Hay que señalar que este es el modelo de acceso a Moto Guzzi, el primer escalón de la familia V7 la más asequible y presumimos que la más popular en nuestro mercado. La Stone la puedes comprar en negro, rojo bronce (la de nuestra prueba), gris y amarillo, todos satinados e inspirados en las tonalidades de los años 70. Su pintura contrasta con el chasis, rematado en negro brillante que dibuja y destaca su silueta. Los espejos retrovisores, amortiguadores, fuelles y botellas de la horquilla, aletas, ruedas y tapas laterales, son negros, lo que hace resaltar los cromados de los silenciadores, el perfil de la instrumentación, las cazoletas de los amortiguadores y las aletas de refrigeración de aluminio del motor.

Moto Guzzi V7 II Stone

A sus mandos me siento a gusto, el asiento se ha rebajado y está a solo 790 mm del suelo y la triangulación asiento/manillar/estriberas proporciona una postura natural y confortable. Además te permite disfrutar de las ventajas obtenidas por los cambios efectuados en la parte ciclo, que gracias a la nueva colocación del motor más abajo y hacia el eje delantero, resulta más eficaz cuando practicamos una conducción alegre.

Metemos primera y notamos más suavidad en su acoplamiento, más silencioso comparado con el cambio anterior de 5 marchas, el embrague también es más suave y parece que todo funciona más “redondo”. Pero sigue siendo una Guzzi con motor en V a 90º longitudinal. Vibra y cabecea, y cuando la aceleramos al ralentí, hace ese típico movimiento de vaivén inclinando la moto hacia la derecha.

Quitamos la pata de cabra y veo un detalle a mejorar, está mal posicionada, resulta incómoda de quitar y poner pues entorpece mucho la estribera. Arranco y me pongo en marcha, su tacto de “moto clásica” se ve refrendado por un asiento largo, plano, amplio y cómodo, con el manillar a una altura razonable y no demasiado ancho. Todo ello invita a una conducción tranquila, relajada, acompañados por el tacto del motor de “moto de antes puesto al día”, de sus vibraciones que se perciben claramente pero no molestan y si miras su lado bueno, hasta le dan personalidad.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA MOTO GUZZI V7 II STONE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Moto Guzzi V7 II Stone, tomando como referencia un hombre de 48 años divorciado, con 28 de antigüedad de carné, que vive en Teruel, guarda la moto en garaje comunitario y recorre hasta 4.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Mutua Madrileña con un precio de 190 €.



CONCLUSIONES

El conjunto de esta Moto Guzzi V7 II Stone cumple bien la misión encomendada, como moto de acceso a la marca con un precio muy competitivo (7.499 euros) y dirigida a un sector amplio de usuarios. Puede valer para todos aquellos que quieran una moto utilitaria para todos los días, que se mueve por todas partes, ciudad y carretera con soltura.

Sus 48 CV pueden resultar escasos para algunos y para algún tipo de utilización, pero permite a los poseedores del carné A2 adquirirla sin ninguna limitación y facilitan la conducción general a una gran parte de conductores. Su parte ciclo, bastidor, frenos y suspensiones nunca los pondrás en apuros. Además la entrega de esa potencia está bien distribuida, siendo la zona media del cuentarrevoluciones, donde más tiempo pasamos, donde mejor trabaja y donde encontramos siempre una respuesta más eficaz.

Moto Guzzi V7 II Stone

Por otra parte, su estética me parece verdaderamente conseguida, se integra perfectamente en esa tendencia vintage, hipster, alternativa o como quieras llamarla, que está tan de moda actualmente, con el aliciente añadido de pertenecer a una marca legendaria.

Equipamiento probador:
Casco: Shoei NXR
Botas: Dainese
Guantes: Rainers
Chaqueta: Rainers
Pantalón: Axo Denim



A favor

- Su estética y personalidad

En contra

- Algunos detalles de terminación

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Enero 2016

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar