Presentación KTM FREERIDE E

CUIDADOSA Y RESPETUOSA

KTM nos ha presentado en la fantástica estación de esquí alpino de Hinterglemm, en el corazón del Tirol austriaco, sus nuevas Freeride Eléctricas en versiones SX de cross y XC de enduro provista de iluminación y homologada para circular por vías públicas. Solo su silencio absoluto de marcha y ausencia total de emisiones contaminantes, han hecho posible conseguir los permisos necesarios para disfrutar recorriendo ese inigualable paraje a lomos de un vehículo motorizado

 

Pones la llave de contacto, se ilumina un panel del tamaño de un pequeño teléfono móvil de la generación anterior a los smartphone, tiene una escala verde a sus lados (indicador del nivel de carga de la batería), tres casillas numeradas en rojo (para mostrar el modo de motor elegido) y una luz anaranjada abajo con un KTM Freeride Epulsador para cambiar estos modos.

Pulsas un teórico botón de arranque en la piña derecha y no pasa nada, pero ya al girar el puño de gas, la Freeride E se pone en movimiento. Lo hace sin un ruido, sin una vibración, como empujada por una poderosa mano invisible desde atrás. La energía de su respuesta va de acuerdo con el modo que hayamos seleccionado. El 1 es el más pausado, muy adecuado cuando nos movemos por terrenos complicados y nuestra experiencia no es mucha. El 2 es el estándar, con una respuesta claramente más poderosa. Y el 3 es el avanzado, donde despliega todo su potencial. Evidentemente el consumo de energía también va de acuerdo con los tres modos y en el 3 es en el que menos tiempo nos durará una carga de su batería.

Pero tal vez me estoy adelantando a los acontecimientos, y antes de “como va” debo contarte “como es”.

 

NORMAL PERO ELECTRIZANTE

La verdad es que aparentemente, si obviamos el tema de su propulsión, la Freeride eléctrica es muy parecida a la de motor de explosión. Sus dimensiones, ruedas, suspensiones, frenos… se diferencian muy poco, solo que el motor eléctrico es mucho más pequeño, estrecho y ligero que el de explosión y la batería de la eléctrica es mucho más grande y pesada (28 kilos) que el deposito de su hermana de gasolina. En cuanto a sus cifras totales, la 250 de gasolinaKTM Freeride E pesa en vacío 91,5 kg más 7 litros de gasolina que le caben en el depósito y la eléctrica pesa 110 kg con todos sus vatios dentro, aunque la versión cross sin faro ni piloto se queda 4 kg por debajo (106 kg).

Como te digo su aspecto es el de una moto de lo más normal, el bastidor es tipo Freereide es decir mixto, de tubo de acero en la parte superior y la pipa de la dirección y unas placas de aluminio en los laterales donde se atornillan los reposapiés. Desde más o menos la mitad del tubo que baja de la pipa de dirección hasta el supuesto carter motor, también hay una placa de aluminio estrecha y ligera que oficia de protector y sirve de unión entre los dos elementos. El basculante igualmente es de aluminio y el sub-chasis trasero que sujeta el asiento de material plástico. La horquilla delantera es una WP invertida con barras de 43 mm de diámetro, el amortiguador es de la misma marca y los frenos son de disco lobulados en los dos ejes.



MOVILIDAD SOSTENIBLE

Que bonito par de palabras, pero que debemos procurar entre todos que no se queden solo en eso, en palabras. La movilidad sostenible es un concepto nacido por los inconvenientes medioambientales producidos por los modos de transporte que atacan el medioKTM Freeride E ambiente en general. Tanto puede ser por emisiones gaseosas, por un exceso de ruido o de cualquier otro tipo de contaminación que se asocia normalmente a un consumo excesivo de energía, con sus correspondientes efectos negativos. La movilidad sostenible trata de paliar estos problemas con un nuevo modelo de transporte.

KTM piensa que la Freeride puede ofrecer una alternativa para los aficionados a la moto de campo, que ayudará a mejorar su imagen con una motocicleta de cero emisiones y prácticamente nulo nivel sonoro. En eso estamos de acuerdo, pero la Freeride eléctrica ¿es una moto realmente divertida y eficaz para el aficionado?

Te contestaré es una moto muy peculiar y francamente divertida, muy divertida. Evidentemente no es una moto de competición de enduro ni de cross, pero si tiene los “genes Freeride”, es decir una estupenda moto de excursión y paseos camperos que hace fácil lo difícil y que se atreve a superar zonas mucho más complicadas de lo que en principio te puedes imaginar.

Dinámicamente va muy bien y su motor eléctrico de 22 CV puntuales, KTM Freeride Eno se para nunca y trepa por casi cualquier sitio. Frenos y suspensiones cumplen su cometido como ya conocemos, y a lo que hay que acostumbrarse es a que no lleva palancas en los pies, ni de freno trasero (va en el lugar de la maneta del embrague), ni de cambio.

Para concluir señalar algunos puntos intrínsecos de este tipo de propulsores. Su potencia máxima puntual son 22 CV, pero la ordinaria está homologada a 15 CV con lo que es apta para conducirla desde los 16 años y también con el carné de coche, que supone una gran ventaja. Por otra parte tiene un considerable par motor, 42 Nm, y los suministra desde cero revoluciones, por eso puedes parar en mitad de una trialera, abrir el gas y siempre tendrás tracción en la rueda. Su velocidad máxima con el desarrollo de serie esta limitada a unos 75-80 km/h, para circular por caminos es suficiente.

Sus principales inconvenientes son su autonomía y el precio. En el modo 3 de motor, el más cañero y sin contemplaciones con el puño de gas, nos puede durar la batería unos 35 minutos más o menos. En el modo 1, el más ahorrador, con una conducción conservadoraKTM Freeride E, puede durar 1 hora y 45 minutos. La batería tarda en cargarse hora y media, pero 50 minutos son suficientes para almacenar el 80% de carga.

En cuanto a precios la de cross (E-SX) cuesta 11.687 € y la enduro (E-XC) 11.987 €. La batería se puede cambiar en pocos minutos, pesa 28 kg y una de recambio, para llevarla cargada y lista para usarla siempre que estés rodando en un circuito y puedas hacerlo, cuesta alrededor de 3.000 euros.

Está claro y todos sabemos que de momento este tipo de motos no se van a vender mucho, pero el paso ya está dado, la moto funciona y funciona muy bien. Hay que avanzar y evolucionar, el problema que aqueja actualmente a los vehículos eléctricos en general es el peso, tamaño y precio de sus baterías. Pero que no te quepa duda, el futuro de las motos de campo se puede escribir con tinta eléctrica.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: KTM
Septiembre 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar