Presentación KTM Freeride E-XC 2018

FUTURO INMEDIATO

Nos hemos desplazado hasta Mattighofen, una bonita ciudad de 6.000 habitantes en Alta Austria donde se encuentra la sede y factoría de KTM, para visitar sus modernas instalaciones, conocer sus planes de futuro y ver en directo la nueva Freeride Eléctrica de 2018.

 

La firma austriaca sigue apostando por la movilidad sostenible y los motores eléctricos como alternativa para una circulación limpia y silenciosa, algo especialmente apreciado para las excursiones camperas. La Freeride EX-C del 2018 ya está lista y es la evolución de aquella que vio la luz y probamos en su presentación por las pistas de esquí del Tirol hace tres años, en septiembre del 2014.

La moto básicamente sigue siendo la misma, pero aporta algunas modificaciones importantes. Sin duda la principal es que, gracias a sus nuevas baterías, logra un 50% más de autonomía que su predecesora. El fabricante ha mejorado las suspensiones, que siguen siendo de la prestigiosa marca WP (propiedad de KTM) pero ahora montan modelos de una gama más alta con mecanismos internos más sofisticados que mejoran su comportamiento. También ha recibido modificaciones cromáticas en su decoración, un nuevo faro como el resto de la familia enduro, un guardabarros delantero más envolvente, un manillar y unas estriberas más anchas, unos cubremanetas más eficaces, unos frenos mejorados con nuevas pastillas y una nueva y escueta instrumentación digital.

Como recordatorio, conviene apuntar que la Freeride EX-C parte del modelo de 250 cc de gasolina. Sus dimensiones se diferencian muy poco, pero el motor eléctrico es mucho más pequeño, estrecho y ligero que el de explosión y la batería es más pesada que el depósito de gasolina lleno. En cuanto a sus cifras totales, la 250 pesa en vacío 91,5 kg más 7 litros de gasolina que le caben en el depósito y la eléctrica pesa 110 kg con todos sus vatios dentro.

KTM Freeride E-XC 2018

El bastidor sigue siendo mixto, de tubo de acero en la parte superior y la pipa de la dirección va unida a unas placas de aluminio laterales donde se atornillan los reposapiés. Desde más o menos la mitad del tubo que baja de la pipa de dirección hasta el motor hay una placa de aluminio estrecha y ligera que oficia de protector y sirve de unión entre los dos elementos. El basculante es de aluminio y el sub-chasis trasero que sujeta el asiento del piloto, de material plástico.

El motor sigue siendo el mismo, de hecho, se podría poner la nueva batería en el modelo precedente. Su potencia máxima puntual son 24,5 caballos, pero la ordinaria está homologada a 15 caballos, con lo que es apta para conducirla desde los 16 años y también con el carné de coche, lo que supone una gran ventaja. El par motor es brutal: 42 Nm, que es poco más o menos lo que puede ofrecer una buena 450 cc de gasolina y los suministra desde cero revoluciones, que se traduce en una respuesta y aceleración fulgurantes. Además, tienes la ventaja de que el motor no se cala nunca. Nos podemos quedar atascados en mitad de una trialera, abrir el gas y siempre estará en marcha y tendremos tracción en la rueda. Su velocidad máxima con el desarrollo de serie sigue estando limitada a unos 75-80 km/h, para circular por caminos es suficiente. Mantiene sus 3 modos de motor: uno más cañero de cross, otro intermedio de enduro y otro económico, al que han añadido la función de recarga en las cuestas abajo y en las frenadas. En este modo se pueden superar las 2 horas de autonomía. Para una utilización en circuito de cross o en cronometradas de Todo Terreno con asistencias entre tramos, cuando se agota la batería, se puede sustituir por otra cargada en pocos segundos, como si de un repostaje normal se tratara. Una batería agotada tarda en cargarse completamente 1 hora y 45 minutos y, según la tarifa que tengamos contratada, puede costar de 30 a 80 céntimos de euro, diez veces menos de lo que cuesta llenar la 250 de gasolina. El precio de esta nueva versión de la Freeride E-XC 2018 es de unos 10 200 euros puesta en la calle.

KTM Freeride E-XC 2018

En el futuro, KTM tiene previsto apostar por esta tecnología porque cree sinceramente que es una gran alternativa para los aficionados a la moto de campo, que ayuda de forma exponencial a mejorar su imagen con una motocicleta de cero emisiones y nulo nivel sonoro. También nos confirmaron durante nuestra visita a la fábrica que durante los próximos 10 años el equipo de I+D desarrollará una gama completa de motos eléctrica que pretende incluir hasta scooters.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: KTM
Octubre 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar