Prueba KIA SORENTO
2.2 CRDI 4x4 Drive

NADIE DA MÁS

Grande, capaz, potente, cómodo, con siete plazas y tracción a las cuatro ruedas, este Kia además puede presumir de un precio muy interesante y de los 7 años de garantía que ofrece la marca. Tantas cualidades son difíciles de reunir y de hecho tiene pocos rivales en el mercado

  

TERCERA GENERACIÓN DEL BUQUE

Es por tamaño el buque insignia de Kia. Y esta es la tercera generación del modelo si bien es cierto que aprovecha muchos componentes de la segunda entrega. También es el buque insignia por tecnología y equipamientos, pero la versión que probamos con el acabado Drive (es el intermedio) prescinde de algunos de ellos.

Estéticamente tiene unas líneas que mezclan modernidad y convencionalismo en un buen equilibrio y solo la rejilla de la parrilla delantera se sale algo de lo común. En cualquier caso, tiene una presencia contundente a la que contribuye un tamaño de carrocería que se va casi a los 4,8 metros de largo.



ACABADOS Y PUESTO DE CONDUCCIÓN

En el habitáculo encontramos las mismas líneas maestras de diseño de su predecesor. Un diseño funcional que resulta a la vez práctico y agradable. Además está bien terminado, aunque sin transmitir sensación de lujo, y los ajustes y los recubrimientos dan muestras de mucha solidez.

También hay sitios para guardar cosas, cuenta con climatización específica para las tres filas de asientos y la pantalla central es táctil y los “menús” de las diferentes funciones que engloba resultan fáciles de manejar.

Kia Sorento

El puesto de conducción es muy amplio y dispone de muchas regulaciones para ajustarse a todas las tallas. Sin embargo el recorrido del pedal del embrague nos ha parecido demasiado largo y el reposabrazos central molesta al cambiar a las marchas pares. También le ponemos algún pero a la visibilidad en el ¾ delantero izquierdo. Al menos para los que gusten de conducir en una posición baja. Porque el marco del parabrisas sumado al enorme espejo retrovisor, merman la visión hacia ese lado. En contrapartida hay que alabar las luces tanto de cruce como de carretera. Y también el parasol extensible que evita la entrada de los rayos solares cuando lo colocamos en posición lateral.



ESTUPENDA HABITABILIDAD

En cualquier caso lo que más llama la atención en el habitáculo es la cantidad de espacio disponible. Delante hay dos butacones amplios, cómodos y con buena sujeción lateral para las curvas.

En la fila intermedia el asiento también es grande y cuanta con regulación de inclinación de respaldos. Pero lo más notable es el generosísimo espacio que hay tanto para las piernas como a lo ancho. Sin embargo el ocupante de la plaza central no viajara cómodo ya que la forma del asiento privilegia la comodidad de los pasajeros laterales. Una pena porque el suelo es plano y permite colocar muy bien las extremidades inferiores.

En la fila trasera hay dos asientos individuales y también mucho espacio para situar las piernas (además la fila intermedia se puede desplazar longitudinalmente en dos partes asimétricas 60/40). Pero solo son adecuados para niños o para una emergencia, porque la banqueta está situada muy baja y los adultos viajan incómodos. A esta tercera fila se puede acceder exclusivamente desde la puerta trasera derecha, ya que solo el asiento de ese lado tiene habilitada la función de abatimiento.

Kia Sorento



MALETERO DE PEQUEÑO A GIGANTE

Como en la casi totalidad de modelos con tres filas de asientos, el maletero resulta pequeño si todas las plazas están ocupadas. En esa circunstancia se anuncian 142 litros de capacidad: minúsculo. Sin embargo, crece hasta unos sensacionales 605 litros si solo están en uso las dos filas delanteras. Y eso con el asiento intermedio en la posición más retrasada. Este se puede desplazar y plegar en dos partes asimétricas 60/40 y el respaldo también tiene una función de plegado en tres partes y en la proporción 40/20/40 lo que, entre otras cosas, posibilita “pasar” objetos largos por el centro y seguir manteniendo las plazas laterales en uso.

Mencionar también que los asientos de la fila intermedia cuentan con unos tiradores en el maletero para poder plegarlos desde el mismo y que se ha previsto un alojamiento bajo el piso para colocar la cortina cubreequipajes cuando se retira de su emplazamiento. Y la rueda de repuesto, situada en el exterior del coche por debajo del maletero, es de verdad y tiene la misma llanta de las montadas en el coche.

En resumen, aúna capacidad, practicidad y polivalencia, como solo los mejores monovolúmenes son capaces de compaginar.



TURBODIESEL MUY PODEROSO

El turbodiésel que impulsa al Sorento es un 2.2 litros que rinde 200 caballos. Es el único motor con el que se comercializa en España y tiene un rendimiento magnífico. Porque a 1.400 revoluciones ya tiene un empuje consistente y por debajo de esas vueltas no se siente “vacío”. Y a partir de ahí sube de revoluciones con mucha fuerza y rapidez hasta alcanzar las 4.200 rpm donde cesa el empuje de manera bastante seca. En conjunto se siente muy fuerte y poderoso. Tanto que podría pasar por tener más caballos o más cilindrada que los que declara.

Kia Sorento

Aunque existe una versión con cambio automático de óptimo funcionamiento, la que probamos equipa uno manual de 6 velocidades. Un cambio de relaciones bien escogidas pero donde el manejo de la palanca, de tacto algo tosco, desentona con la consistencia que transmiten el resto de los mandos y sobre todo con las sensaciones globales de calidad del modelo.



BUENAS PRESTACIONES Y CONSUMOS SORPRENDENTES

Una mecánica de este calibre es capaz de mover con mucha solvencia los 1.821 kg que pesa el Sorento. Un mérito notable que incluso le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 9 segundos y alcanzar los 203 km/h de velocidad máxima (para las autopistas alemanas). También muestra una gran vitalidad cuando tiene que recuperar (acelerando a bajas revoluciones en marchas largas) y en conjunto se siente, y resulta, sorprendentemente rápido, ágil y poderoso. Se puede así viajar con mucho desahogo por cualquier tipo de carretera y sin que la carga le penalice en exceso.

El consumo redondea la faena con unas cifras muy contenidas. En uso tranquilo y por carreteras de orografía fácil se mueve entre los 7 y los 8 litros. Y merodea los 10 litros conduciendo con agilidad por zonas donde priman las curvas y las aceleraciones. Unas cifras muy bajas si tenemos en cuenta la cilindrada del motor, el peso que tiene que mover y una aerodinámica perjudicada por una carrocería tan voluminosa. Además, y como indican estas cifras, hay que alabar que el consumo no se dispara en condiciones exigentes de uso. Y eso incluye la ciudad donde el sistema Stop/Start es de gran ayuda.



COMPORTAMIENTO: GRANDE PERO MANEJABLE

Las suspensiones absorben muy bien las irregularidades y por lo tanto estamos ante un coche muy cómodo. Y el comportamiento también es bueno con reacciones muy nobles y con un agarre notable pese a contar con un equipo de neumáticos modesto (235/65R17) para lo que hoy es común. Ciertamente por tamaño y peso está más cómodo en carreteras rápidas y despejadas pero no desentona en las de curvas cerradas. Bien es cierto que en ellas, la carrocería se mueve algo más que en los todocaminos especializados en asfalto, como el BMW X5 o Audi Q7. En consecuencia, resulta un poco más aparatoso y deja sentir algo más las inercias cuando se apuran los ritmos de marcha.

Kia Sorento

Por su parte la dirección gira mucho para las maniobras lo que es una cualidad vital en un coche de este tamaño. Y la asistencia eléctrica permite regularla en dos niveles de firmeza: Normal y Deporte (Kia traduce así la habitual denominación Sport). En la primera tiene un tacto correcto pero en Deporte la encontramos un poco dura para el tipo de coche que se trata. No obstante, le falta algo de precisión en cualquiera de los dos modos.

Los frenos cumplen con muy buena nota por el tacto adecuado del pedal, por las correctas deceleraciones, y sobre todo por la óptima resistencia a la utilización exigente; digna esta última, de un modelo deportivo. Esta cualidad es resaltable en un coche con este nivel de prestaciones y con tanta capacidad de carga y se hace muy evidente cuando bajamos un puerto de montaña.



EN EL CAMPO, SOLO PISTAS EN BUEN ESTADO

Respecto a una hipotética utilización en campo hay que decir que a pesar de su aspecto y de tener tracción a las cuatro ruedas (en circunstancias normales funciona solo con tracción delantera y un embrague conecta automáticamente el eje posterior cuando el delantero patina) no se desenvuelve bien en ese elemento.

Ciertamente los recorridos de las suspensiones son amplios, la altura al suelo (18 cm) suficiente, los neumáticos tienen perfil alto (una ventaja en el campo) y además se puede bloquear la tracción en modo 4X4 mediante un interruptor (hasta 40 km/h). Pero el control electrónico de tracción no es muy eficaz cuando abandona el asfalto y el dibujo de los neumáticos está pensado para circular por carreteras. En consecuencia es valido para transitar por pistas en buen estado y poco más.

Kia Sorento



RIVALES

Este Sorento solo tiene un competidor si nos atenemos escrupulosamente a las características de la versión probada (200 caballos, tracción 4x4, cambio manual y 7 plazas): el Nissan Pathfinder 2.5 dCi de 190 caballos. Cuesta 44.500 € contra los 37.036 € del Kia. Una diferencia notable y que da aun más valor a nuestro protagonista. Sin embargo la filosofía de ambos modelos es muy distinta ya que el Nissan es un todoterreno auténtico (tiene reductora) y por lo tanto en el campo se desenvuelve mucho mejor que el Sorento. En contrapartida este es más cómodo y rápido en carretera, gasta menos y se percibe más refinado.

El Mitsubishi Montero 3.2 DI-D de 200 cv también es rival por tamaño, potencia y número de plazas. Y como el Pathfinder, es un todoterreno “auténtico” con reductora. Por lo tanto, sirven las mismas aseveraciones que hemos hecho para el Nissan. Sin embargo, solo está disponible con un cambio automático 5 velocidades y cuesta 38.700 €; un precio competitivo que rivaliza con los 39.211 € que cuesta la versión automática del Sorento.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL KIA SORENTO?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que se ha realizado esta prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Kia Sorento 2.2 CRDI 4x4 Drive, tomando como referencia un hombre de 40 años casado, con 22 de antigüedad de carné, que vive en Ronda (Málaga), guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 18.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece mejor relación calidad-precio para un seguro a todo riesgo, es Nuez con un precio anual de 534 €. Mientras que la compañía que ofrece un precio más barato para un seguro a terceros, es Génesis con un precio anual de 225 €.

Kia Sorento



CONCLUSIONES

Es un coche grande pero sin exagerar y la habitabilidad y el maletero son de un tamaño espectacular. Además está bien terminado, es cómodo y resulta muy práctico y polivalente en línea con lo que solo son capaces de ofrecer los monovolúmenes.

Dinámicamente se mueve con soltura y agilidad gracias a un motor contundente y que consume muy poco para el nivel de prestaciones que es capaz de conseguir. También resulta fácil de manejar para la envergadura que tiene, con una dirección con mucho giro, buenas luces y un comportamiento sano y predecible que da confianza al conductor.

Además tiene un precio ajustado para lo que ofrece y nada menos que siete años de garantía. Como hemos contado en el apartado de rivales pocos coches (ninguno si nos ajustamos mucho a su pliego de características) pueden competir con él.



A favor

- Precio (muy interesante para lo que ofrece. Casi no encuentra rivales)

- 7 años de garantía (nadie ofrece más. Una cualidad no valorada como se merece… hasta que aparece un problema)

- Prestaciones (el motor empuja con fuerza y las prestaciones resultantes le permiten una buena agilidad de marcha)

- Consumos (bajos teniendo en cuenta el tamaño de la carrocería, el peso y el nivel de prestaciones)

- Habitabilidad/maletero (ambos son amplísimos. Y resulta además muy práctico y polivalente al estilo de un monovolumen)

En contra

- Asientos tercera fila (la posición tan baja de la banqueta condiciona su utilización por adultos. Una pena porque hay sitio para las piernas)

- Acceso a la tercera fila (solo se puede hacer por la puerta trasera derecha. El asiento del otro lado no se abate)

- Plaza central (No resulta cómoda por el mullido. Un desperdicio porque hay sitio para tres )

- Tacto del cambio (falta refinamiento en el tacto de la palanca)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Abril 2016

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar