Comparativa KAWASAKI Z650 & YAMAHA MT-07

COMBATE A LOS PUNTOS

Kawasaki renueva su conocida ER-6 hasta tal punto que cambia incluso su denominación. Ahora se llama Z650 y llega con el objetivo de asaltar el trono de la reina de la categoría, la Yamaha MT-07.

> Ficha técnica Yamaha MT-07

Nuestras protagonistas de hoy pertenecen a uno de los segmentos más vendidos de nuestro mercado, las naked medias. Sus argumentos son obvios: motos que valen para todo y para todos, prácticas, robustas, sencillas, con escaso mantenimiento y buenos precios de adquisición.

La Z650 es nueva en esta categoría y, aunque mantiene cierto aire de familia con la anterior ER-6N, ahora persigue una imagen más deportiva. La MT-07 ha supuesto una auténtica revolución desde su presentación hace ya tres años. Es una motocicleta atrevida, transgresora, fácil de conducir y tiene un bajo precio de adquisición. Desde su lanzamiento, ha arrasado en ventas y ha marcado el camino a seguir para el resto de contendientes.

Como siempre me gusta analizar cifras y medidas que me parecen importantes a la hora de comparar. Para resumir, he decidido hacer un pequeño cuadro. Échale un vistazo:

 Características
Kawasaki Z650 Yamaha MT-07
Longitud total 2055 mm 2085 mm
Distancia entre ejes 1410 mm 1400 mm
Altura del asiento 790 mm 805 mm
Peso en orden de marcha 187 kg 182 kg
Potencia máxima 68 CV / 8000 rpm 74,8 CV / 9000 rpm
Par máximo 65,7 Nm / 6500 rpm 68 Nm / 6500 rpm
Velocidad máxima 194 km/h 203 km/h
 

Al subirte a ambas motos, la sensación es que la Kawasaki es un poco más pequeña, tal vez por la menor altura de su asiento, pero también porque la MT-07 es en realidad algo más larga, aunque paradójicamente es ligeramente más corta entre ejes y 5 kilos más liviana. La Yamaha también tiene más cilindrada, es casi 7 CV más potente y también rinde más par al mismo régimen, 6.500 revoluciones. El motor de la Z650 mantiene la estructura de la ER-6, con dos cilindros en paralelo y bielas caladas en el cigüeñal a la forma clásica, con 180º de desfase. A bajo régimen han desaparecido los tirones y su respuesta siempre es dulce y constante, aunque suena y se comporta de manera distinta al de su competidora. Hay que reseñar que el motor de la Kawasaki ha ganado muchos enteros en este sentido respecto a su antecesor.

En la Yamaha, su motor bicilíndrico en paralelo es del tipo crossplane, en el que las bielas van dispuestas con un desfase de 270º, imitando el comportamiento y sonido de un motor en V. Los dos funcionan con mucha suavidad porque tienen ejes de equilibrado, pero cada uno tiene su propia personalidad. La Z650 ha buscado más potencia a medio régimen a costa de limitar un poco la potencia máxima, para conseguir un motor elástico y fácil de utilizar. El motor de la MT-07 también es elástico y fácil de conducir en bajos y medios, ayudado por esos centímetros cúbicos que tiene de más, y su pegada a altas revoluciones es más contundente.

Comparativa Kawasaki Z650 & Yamaha MT-07

La Kawasaki estrena un nuevo bastidor de acero multitubular con tubos de diferentes secciones al estilo de la sofisticada H2, aunque apenas se ve pues queda prácticamente oculto en su totalidad por la carrocería. El amortiguador trasero ha variado su posición y pasa del lateral derecho a una posición más tradicional, centrada respecto al chasis. El bastidor de la Yamaha, formado por un entramado de tubos de acero con paredes de distinto espesor para conseguir un equilibrio entre rigidez y flexibilidad, marcó la pauta en su día. El motor forma parte del conjunto y contribuye a su rigidez, al igual que las placas de aluminio atornilladas a sus laterales. El basculante es asimétrico construido en chapa de acero soldada, va anclado directamente al cárter motor y acciona la suspensión trasera tipo monocross. Hay que destacar la calidad de los frenos: utiliza las mismas pinzas monobloque que sus hermanas más deportivas de alta gama.

En cuanto al resto de acabados, las dos son motos sencillas, pero lucen buena calidad y un nivel parejo.

 

NOS PONEMOS EN ACCIÓN

Hace un tiempo escribí algo acerca de lo que significa una moto para alguien a quien considero motorista, de lo que es capaz de proporcionar a su conductor, las sensaciones que le transmite. Pienso que una moto no es simplemente un vehículo de transporte, me gusta pensar que tiene vida, casi alma y que proporciona sensaciones que solo ella es capaz de transmitir. Es fascinante sentir que la moto es una prolongación de nuestro cuerpo, que para pilotarla requiere nuestra atención y habilidad, que tenemos que realizar gestos, acciones y movimientos combinados que nos permiten dirigir la moto y llevarla con fluidez y precisión por donde queremos. Cuando nos compenetramos con ella, esto sale sin darnos cuenta y nuestra conducción se convierte en una sucesión de maniobras realizadas como actos reflejos. Es entonces cuando disfrutamos plenamente del placer de pilotar.

Comparativa Kawasaki Z650 & Yamaha MT-07

Muchos pueden pensar que cuanto más grande, potente y sofisticada es una motocicleta, más diversión va a proporcionar, y esto no es cierto. Me ha costado tiempo darme cuenta de ello. Lo fundamental es el equilibrio. Que su motor, bastidor, frenos, suspensiones... formen un conjunto homogéneo, sin fisuras. Y estas dos motos, a pesar de su aparente sencillez, lo forman. Me lo han demostrado porque son motos equilibradas y bastante igualadas y lo he pasado muy bien con las dos. Son motos que, por su tamaño, peso, dimensiones, tacto de motor y maniobrabilidad, te lo ponen todo fácil desde el primer momento.

Se comportan muy bien a cualquier velocidad en línea recta, aunque una vez que salimos a autopista o autovía, por su diseño ambas proporcionan nula protección aerodinámica, pero vienen preparadas para poder incorporar una pantalla de las que se ofrecen como accesorio original o de las que ofrece la industria auxiliar. En carreteras viradas e incluso en las comarcales que no tienen un firme en demasiado buenas condiciones también se comportan satisfactoriamente. También es verdad que, buscando los límites, puedo echar en falta un poco más de consistencia en las suspensiones. Como ninguna de las dos tiene ningún tipo de regulación, esto se puede solucionar jugando con la viscosidad del aceite de la horquilla a la antigua usanza o montando un kit interno de suspensión delantera. En el mejor de los casos, se puede invertir un poco de dinero en un amortiguador de más calidad. Pero con los reglajes con los que vienen de serie, tienen un acertado compromiso entre comodidad y deportividad. 

Comparativa Kawasaki Z650 & Yamaha MT-07



¿CUÁNTO CUESTA EL SEGURO?

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar la Kawasaki Z650 o la Yamaha MT-07, en la fecha en que se ha realizado esta comparativa. Para ello, hemos tomado como perfil de referencia el de un varón de 33 años, casado, con 11 años de antigüedad de carné, que vive en Valencia, guarda la moto en un garaje privado y recorre hasta 6.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más bajo para un seguro a terceros ampliados es Mutua Madrileña, con 326 € al año para la Z650, y 190 € para la MT-07 con AMV Seguros (sin asistencia en viajes). La póliza de Mutua Madrileña, además, obtiene una nota de 6.38 puntos sobre 10 con el sistema de puntuación de Arpem en lo que a calidad se refiere, mientras que la de AMV Seguros obtiene una puntuación de 6.84. En el caso de optar por un seguro a terceros, MMT Seguros (calidad de la póliza de 3.22 puntos) da un precio anual de 148 € (sin asistencia en viajes) para la Kawasaki, mientras que para la Yamaha, vuelve a ser AMV Seguros sin asistencia en viajes con un precio de 113 € (calidad de la póliza de 4.04 puntos).

Comparativa Kawasaki Z650 & Yamaha MT-07



COMO CONCLUSIÓN

Esta ha sido una comparativa equilibrada de la que ha salido una ganadora, pero no ha sido por KO sino a los puntos. La Kawasaki Z650 ha mejorado ostensiblemente en todos los aspectos a la anterior ER-6, ofreciendo una moto agradable de conducir, sencilla y, en conjunto, bien equilibrada. Pero también tengo que decir que la Yamaha MT-07 no ocupa su privilegiada posición en el mercado por casualidad. Tiene las mismas virtudes de su oponente, pero supera a su rival por un pequeño margen todos los asaltos. Es un poco más potente, un poco más ligera y, en líneas generales, sus prestaciones son un poco mejores en todos los ambientes. En los precios recomendados por el fabricante solo hay 249 euros de diferencia a favor de la Kawasaki (6799 € la Yamaha y 6550 € la Kawasaki), que personalmente no me harían cambiar mi decisión.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Marzo 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar