Prueba KAWASAKI J300

COALICIÓN

Ahora hace aproximadamente un año que asistí a la presentación de una de las Kawasaki mas esperadas de todos los tiempos en nuestro país: su scooter J300. La verdad es que este vehículo ha sido recibido con los brazos abiertos por todo el mundo, en primer lugar por la red de concesionarios Kawasaki, los “dealers” como se dice ahora “sajonizando” la palabra, que por fin tienen en sus escaparates un scooter de la marca para poder competir en el mercado más demandado de las dos ruedas. Y después por los propios usuarios, que ven con muy buenos ojos tener otra opción más donde elegir y han alzado al J300 a un buen puesto en el escalado de ventas en este 2014

 

A modo de recordatorio, te contaba en la presentación del año pasado que el J300 es la consecuencia de una aventura conjunta entre Kawasaki y Kymco, que como bien sabes es un fabricante especializado en la construcción de scooters. Así pues todo el J300 se fabrica y ensambla en Taiwán y no en la fábrica de Akashi. También es verdad que los hombres de Kawasaki están presentes en la supervisión técnica y en el desarrollo final de la J300.

Lo que es un hecho es que está construido sobre la base del Super Dink 300i, aunque utiliza la última evolución de este motor que también monta la K-XCT, probablemente te preguntaras ¿por qué una marca como Kawasaki, se asocia con otra marca en teoría de menor empaque, para fabricar un producto que igualmente en teoría, parece sencillo de producir? Pues te he contestado con palabras claves de la pregunta: porque todo eso es “en teoría”. Desarrollar un producto nuevo requiere tiempo y unos costos muy elevados y Kawasaki no estaba dispuesta en invertir en las dos cosas. Además hace mucho tiempo que está fuera del sector del scooter, de hecho no he llegado a conocer ningún producto de ese tipo de la marca, aunque no dudo que tal vez en japón hayan comercializado algo en el pasado. Sin embargo Kymco en estas últimas décadas se ha convertido en toda una referencia en el sector con productos muy bien posicionados y de alta calidad, no en vano aparte de su extensa gama, también es el constructor de los motores que equipan los scooter BMW.

Kawasaki J300

Pero no te vayas a creer que la J300 es un calco de la Super Dink con las pegatinas cambiadas, no, no lo es, de hecho su perfil se asemeja más al comentado K-XCT, el scooter de media cilindrada de corte deportivo de la marca taiwanesa. Como te he dicho aprovecha estructura y técnica del Super Dink, considerado como uno de los mejores scooter del mercado, pero con un toque muy personal en el diseño de su carrocería. Sobre gustos no hay nada escrito pero estéticamente ha llamado mucho la atención, con un perfil que denota agresividad y se identifica perfectamente con los genes de la marca verde. El anguloso perfil del doble faro delantero, el parabrisas escueto y ligeramente inclinado hacia atrás, el tapizado del asiento en dos alturas claramente diferenciadas… Además encontramos detalles de mucha calidad, luces traseras de LED con un diseño similar al de los modelos “Z”, los emblemas de la marca en 3D y una pintura muy bien cuidada. Detrás las asas que sirven para que el pasajero se sujete, se fusionan con la parrilla dando forma a un conjunto muy armónico.

En las cifras de su ficha técnica también encontramos diferencias con respecto al Super Dink. Las suspensiones han recortado ligeramente su recorrido y reciben unos reglajes un poco más firmes para mejorar su comportamiento deportivo. El asiento se eleva 5 mm para ofrecer un nivel superior de comodidad y sujeción de la motocicleta, varia la zona de los reposa pies, mas estilizado con un recorte para llegar con más facilidad al suelo y más espacio para los talones y las piernas, transmitiendo mejores sensaciones de manejo y control.

En cuanto a la instrumentación y mandos son prácticamente idénticos, solo el color de la luz de retro iluminación los diferencia, tiene dos esferas analógicas para el cuentarrevoluciones y velocímetro y una pantalla digital central con una escala para la temperatura del motor, nivel de combustible, totalizador de kilómetros, parciales y la hora. Otros detalles que no han cambiado son la posición del contacto-clausor con la apertura del asiento en la parte derecha del escudo y la profunda guantera en la parte izquierda con la opción de instalar una toma de corriente de 12v en su interior. 

 

MECÁNICA CONTRASTADA

El propulso del Super Dink es moderno, fiable y con un rendimiento excelente. Un monocilíndrico con un árbol de levas en culata y cuatro válvulas, refrigerado por agua, alimentado por un sofisticado sistema de inyección Keihin y construido con exclusivos materiales anti-fricción. La ficha técnica me ha despistado un poco porque mientras que en la Super Dink declaran 32,8 CV a 7.000 rpm y un par de 33,9 Nm a 6.600 rpm, Kawasaki anuncia 28 CV a 7.750 rpm y 28,7 Nm a 6.250 rpm de par que curiosamente son exactamente las mismas cifras que Kymco declara para el motor de la K-XCT. Pero lo más curioso es que en prestaciones puras desarrolladas sobre el asfalto, el J300 arroja mejores valores tanto en aceleración como en velocidad punta. Le saca casi 10 km/h de velocidad punta real (147,3 km/h el J300 contra 138 km/h el Super Dink) y 0,7 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h (6,7 seg por 7,4 seg), en definitiva, anda más. Así pues deduzco que esta última evolución, aunque declaren menos potencia, rinde más y desde luego su funcionamiento está muy bien conseguido.

Kawasaki J300

En cuanto a la parte ciclo utiliza el mismo bastidor de tubo de acero reforzado con un diseño tipo diamante, es decir lleva tubos soldados para dar rigidez al conjunto en las zonas donde lo necesita. En la suspensión delantera lleva una horquilla telescópica de 37 mm de diámetro y 110 mm de recorrido y detrás un doble amortiguador con 100 mm de recorrido y con el muelle regulable en 5 posiciones de pre-carga. En el apartado frenos utiliza una pinza de doble pistón que muerde un disco de 260 mm lobulado y detrás otro disco igualmente lobulado pero de 240 mm. Los latiguillos que conducen el liquido de frenos van recubiertos de un trenzado metálico inextensible que favorece su buen tacto, tanto en el circuito delantero como en el trasero y se puede pedir opcionalmente con sistema ABS (400 €). Nuestra unidad de pruebas lo equipa y tiene un funcionamiento muy bien calibrado entrando solo cuando se necesita. Las llantas son las utilizadas habitualmente en este segmento, con neumáticos 120/80-14 en la delantera y 150/70-13 en la trasera. Pesa 191 kg con sus llenos hechos y en el depósito de combustible caben 13 litros.



NOS PONEMOS EN MARCHA

Para mi 1.70 m de estatura la posición de conducción me resulta perfecta, pero he escuchado criticas en conductores de talla europea, por encima del 1.85 m que se quejan de poca distancia entre asiento y suelo del scooter que les obliga a ir con las piernas demasiado flexionadas. Los mandos están bien situados, el manillar a una altura correcta y la pantalla del parabrisas, aunque es bajita para acentuar su estética sport, protege más de lo que parece.

Una vez en marcha, el comportamiento del conjunto motor/variador/transmisión, funciona a las mil maravillas, las vibraciones no molestan y responde con mucha energía y celeridad desde los primeros metros que abrimos el gas. Su curva de potencia no decae en ningún momento, tiene un gran medio régimen y en los primeros 1000 metros ya alcanza los 140 km/h reales y continua subiendo hasta alcanzar su velocidad máxima, que me ha dejado francamente sorprendido. En ciudad se mueve como una ardilla desplegando sus excelentes prestaciones (hay que vigilar mucho el velocímetro, pues nos pasamos de largo sin apenas darnos cuenta) y su arrancada y aceleración es una de las cosas buenas que tienen estos scooter de 300, un magnifico equilibrio entre manejabilidad y prestaciones.

Kawasaki J300

Los trazados interurbanos no representan ningún problema, los aborda con una solvencia increíble, tanto circulando por autopistas o vías rápidas como por trazados más ratoneros, donde se desenvuelve con eficacia. Anda y acelera más que de sobra, frena fenomenal y entre curvas se comporta estupendamente mientras el firme se encuentre en buen estado, pues si está muy roto, la dureza de sus suspensiones puede pasar factura. Como sabéis esta es una cuestión de encontrar el equilibrio, unas suspensiones duras te dan precisión en la trazada, rapidez de reacciones en los cambios de dirección y firmeza a alta velocidad en virajes rápidos. En contrapartida son menos confortables en una conducción más pausada habitual en el día a día, absorben peor las irregularidades del terreno y las transmiten a nuestra espalda con más crudeza. Con esta J300 y en asfaltos muy bacheados hay que ir atentos, pues podemos ir saltando de bache en bache con la consiguiente imprecisión, aunque nunca tendremos sensación de inseguridad.

En cuanto a sus consumos no se ha mostrado demasiado bebedora, en una conducción mixta de 70% ciudad/30% carretera, ha arrojado un consumo medio de 4,6 litros a los 100 km, y por tanto una autonomía de unos 280 km, que no está nada mal.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA KAWASAKI J300?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Kawasaki J300, tomando como referencia un hombre de 30 años soltero, con 10 de antigüedad de carné, que vive en Gerona, guarda la moto en garaje comunitario y recorre hasta 6.500 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es AMV con un precio de 285 € y con una calidad en la póliza de 4.38.



CONCLUSIÓN

Solo reiterar mi bienvenida al mundo del scooter de una marca como Kawasaki aunque lo haya hecho de la mano de un socio o “partner” como también se dice ahora, que han tenido el acierto de buscarse uno de los mejores para recorrer este camino juntos. Por otra parte también quiero señalar que a pesar de esta simbiosis técnica, los hombres de Kawasaki han sabido inyectar al J300 una buena dosis de carácter y personalidad de una marca tan emblemática y peculiar como es la suya.

Su precio es 400 euros más cara que sus “hermanos de leche”, pero a cambio ofrece más exclusividad, una personalidad diferente y 4 años de garantía total y absoluta, tanto de piezas como de mano de obra, que no pierde aunque se cambie de nombre, algo que revalorizará este producto en el mercado de segunda mano.

Espero que esto no se quede aquí y que el J300 sea el inicio de una nueva gama de scooter de la marca verde. ¡Ojalá!

Equipamiento probador:
Casco: Momo jet
BotasAxo
GuantesBMW Air Flow
Chaqueta: LS2 Vent
PantalónAxo Vent



A favor

- Que es un scooter Kawasaki

En contra

- Un poco angosto el puesto de conducción para pilotos de talla grande

Prueba y Redacción: Mariano Urdin
Fotos: Javier Ortega
Noviembre 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar