Prueba HYUNDAI TUCSON
1.7 CRDI 115 CV 4x2

UN SUV CON MUCHO CARÁCTER

El Tucson tiene una difícil misión, superar las ventas de su antecesor el ix35 y ganar más clientes en el segmento C-SUV. Para ello se ha rescatado el nombre del pasado en lugar de las dos siglas y un número y se ha tratado de fascinar con un diseño obra del italiano Nicola Danza. En esta ocasión hemos querido probar el motor superventas con solo tracción delantera, para tratar de entender por qué ha sido este el modelo el que más ha convencido a los compradores

  

DISEÑO A LA ITALIANA HECHO EN ALEMANIA

El segmento está superpoblado, en la batalla feroz que se libra entre los SUV compactos, Hyundai sustituye el nombre falto de personalidad de ix35 por este nuevo Tucson que tiene todos los ingredientes para dar un salto cualitativo bastante claro. Comenzando por el nuevo aspecto agresivo y contundente más musculoso y con cierto estilo alemán, es más largo, ancho y bajo que el modelo saliente. Y completando el modelo con una mecánica pequeña pero equilibrada y contundente que convence desde los primeros metros de uso. En un panorama actual en el que casi todos los coches se parecen, los diseñadores de Hyundai han creado un coche muy reconocible por la parte frontal agresiva. Un diseño que se extiende a otros modelos de la gama y que además de un aire moderno ofrece un aspecto contundente. La marca coreana ha tenido una presencia creciente en el poblado segmento de los SUV, gracias principalmente, a una evolución constante en términos de calidad. De esta forma ha consolidado finalmente su presencia en un exigente mercado europeo, en donde ha logrado posicionarse como una alternativa real a los reputados modelos europeos.

Hyundai Tucson



MODELOS Y VERSIONES

Una gama bastante equilibrada que cuenta con cuatro mecánicas diesel y dos de gasolina. La versión de acceso es el 1.7 CRDi con dos potencias de 115 y 141 caballos y en la parte media y alta un 2.0 CRDi con dos potencias, 136 y 184 caballos. En gasolina cuenta con el 1.6 GDi de 132 caballos y otro 1.6 TGDi que gracias a disponer de turbo logra 176 caballos. Todas las cajas de cambios son manuales de seis relaciones, excepto el 1.7 CRDi 141 que es obligatoriamente automático. Entre el resto de versiones, algunas pueden disponer de cambio automático, es el caso de las dos variantes diesel más potentes que utilizan uno de convertidor de par. En las variantes de gasolina es el más potente, 1.6 TGDi de 176 caballos el que utiliza la caja de cambios de doble embrague. Las dos versiones de acceso de cada combustible, 1.7 CRDi y 1.6 GDi, solo están disponible con tracción delantera, el resto de versiones pueden elegirse también con tracción integral. Essence, Klass, Tecno y Style son los cuatro acabados disponibles. El modelo que probamos es un 1.7 CRDi con acabado Tecno que tiene un precio de partida de 29.915 euros y que al no tener opciones, se queda como precio definitivo, sin descuentos. Aplicando el descuento por la financiación, Plan PIVE del gobierno, promoción vigente y fidelización (si tienes otro Hyundai), el precio resultante es de 24.514 euros. Existe un Hyundai Tucson desde 23.915 euros o 17.642 euros con todos los descuentos aplicados.

Hyundai Tucson



INTERIORES

Al abrir la puerta nos encontramos con un interior elegante y funcional. El tablero de instrumentos y el salpicadero están fabricados con plástico bastante blando y agradable al tacto y a la vista. No hay exceso de botones ya que la mayoría de funciones se agrupan en el display central táctil. La parte baja está dedicada a los mandos de la climatización. Todo está en su sitio, ajuste de volante, huecos para dejar el teléfono móvil, botellas de agua o latas, puertos USB y entre los dos asientos delanteros se encuentra un apoyabrazos que sirve también de compartimento para guardar objetos. Aunque no hay demasiados huecos para dejar objetos, si hay los mínimos para dejar los elementos habituales. Buena posición de conducción y un espacio delante generoso y suficiente para alojar a personas de elevada estatura y en la parte trasera, tres pasajeros también logran un buen acomodo, algo menos el central por el túnel de transmisión que comparten todos los Tucson aunque no tengan tracción integral. Es una lástima que la banqueta trasera no se desplace longitudinalmente, pero al menos el respaldo de las plazas traseras se puede ajustar en inclinación. En el maletero dos posibilidades, con rueda de repuesto de tamaño normal se consiguen 488 litros y sin ella (kit antipinchazos) aumenta hasta los 513 litros. En el hueco donde se aloja la rueda de repuesto de tamaño normal, es posible llevar objetos sin que molesten durante la conducción, este espacio no está contemplado en las mediciones oficiales pero es bastante abundante y práctico.

Hyundai Tucson



EN CARRETERA

Esta versión 1.7 CRDi es la versión de acceso a la gama aunque no por ello la menos importante por prestaciones y eficacia de uso. Es más sencilla en su configuración al carecer de tracción integral o de cambio automático pero a cambio tiene un precio de venta realmente atractivo. Los 115 caballos ofrecen un par máximo de 280 Nm tan solo desde 1.250 rpm (hasta 2.750 rpm). El motor lleva a cabo su trabajo de manera admirable, por supuesto no hay que esperar una aceleración que nos deje pegados al asiento, pero con la potencia disponible y la manera de entregarla podemos hacer frente con tranquilidad a la mayoría de las circunstancias de uso diario. Es agradable su respuesta a pocas vueltas y luego, en caso de necesidad, incorporaciones o adelantamientos, responde con razonable celeridad. Entre la segunda y tercera velocidad existe un espacio tal vez más grande de lo esperado pero en general, la sensación de las relaciones del cambio es positiva. El cambio de seis velocidades ayuda a mantener el nivel sonoro en niveles bajos cuando se circula por carretera y es que este motor es algo ruidoso, sobre todo cuando se está al ralentí. Pero es curioso como con el paso de los kilómetros surge una buena insonorización inesperada, casi alemana, que lo convierte en un buen coche para realizar viajes largos. A medias de 120 kilómetros/hora no se oye apenas ni el viento y las vibraciones son casi nulas. Todo ello es una buena muestra de que la calidad de construcción ha mejorado gracias a la incorporación a las puertas de doble insonorización. El tamaño general del coche no nos quitará el sueño a la hora de buscar aparcamiento. Su longitud se mantiene dentro del umbral fatídico de los 4,50 metros (4,48 metros) lo que resulta ser un buen compromiso para la ciudad sin tener que pegarse con la falta de espacio de aparcamiento.

Hyundai Tucson

El diseño de las ventanas traseras y de la luneta hace algo más complicadas las maniobras de marcha atrás pero nada imposible que no pueda solucionar una buena cámara de marcha atrás. La posición de conducción elevada ofrece una buena visión frontal y lateral. El tipo de suspensión, al estilo europeo, combina en una mezcla perfecta comodidad y estabilidad decente que ayuda a mejorar el placer de conducir filtrando bien los baches. Incluso en los baches más impensables del pavimento ciudadano logra filtrar las sacudidas para minimizar los efectos, a los pasajeros y a la propia estructura del coche que los sortea sin crujidos ni desajustes. La dirección tiene un grado decente de precisión y aunque ofrece un botón que regula la asistencia, no existe una gran diferencia entre modos de conducción. En comparación con el modelo al que sustituye es también un buen salto tecnológico ya que ahora incluye todos los últimos sistemas de ayuda a la conducción en línea con los últimos competidores. Cuenta con sistema de reconocimiento de señales de tráfico, alerta por cambio involuntario de carril, frenada automática de emergencia y asistente de ángulo muerto.



CONSUMOS REALES DURANTE LA PRUEBA

Más que razonables ya que el máximo que hemos conseguido fue de 7,5 litros/100 kilómetros en una utilización mixta ciudad-carretera, por supuesto sin realizar una conducción conservadora. Circulando solamente con el conductor a medias de 120 kilómetros/hora, llegó a reducirse hasta los 5,4 litros/100 kilómetros.

Hyundai Tucson



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL HYUNDAI TUCSON?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que se ha realizado esta prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Hyundai Tucson 1.7 CRDi 115 CV 4x2 BlueDrive Tecno, tomando como referencia un hombre de 45 años casado, con 27 de antigüedad de carné, que vive en Toledo, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece mejor relación calidad-precio para un seguro a todo riesgo, es Mapfre con un precio anual de 523 €. Mientras que la compañía que ofrece un precio más barato para el seguro a todo riesgo, es Mutua Madrileña con un precio anual de 470 €.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Diseñado para ser práctico en el uso diario con unos plásticos bien ensamblados de calidad razonable para ser sometidos a prueba por una familia con niños. La utilización de un chasis más rígido, una suspensión rediseñada, incremento del aislamiento acústico, motores revisados y una mejor aerodinámica ha logrado una nueva generación bastante mejorada respecto a la anterior. De todos los motores el 1.7 CRDi es el más económico y tiene un rendimiento brillante que dejará satisfechos a la mayoría de usuarios. Los más exigentes o que busquen una aceleración más contundente podrán conformarse con el 2.0 de 136 caballos que tiene un buen equilibrio entre prestaciones y consumo además de poder elegirlo con tracción a las cuatro ruedas. Los competidores son muchos pero los principales son: Nissan Qashqai, Renault KADJAR, Kia Sportage, Toyota RAV4 o Volkswagen Tiguan por citar solo algunos. Por precio el Tucson es de los más caros y aunque el equipamiento es bastante completo, no existe tanta diferencia entre todos ellos como para justificar el sobreprecio. De todas las mecánicas disponibles, es mejor olvidarse de las variantes de gasolina y centrarse únicamente en las diesel. Las mejores, en mi opinión, el 1.7 CRDi y el 2.0 CRDi de 136 caballos. Por último, dinámicamente está entre los mejores, es más ágil que un Nissan Qashqai y tiene una estabilidad y paso por curva más cercana a la del Volkswagen Tiguan o Mazda CX-5 aunque está por detrás de ellos.

Hyundai Tucson



A favor

- Espacio (para los pasajeros tanto delanteros como traseros, el maletero cuando no lleva rueda de repuesto es también bastante amplio. Con ella alojada en el fondo del maletero tampoco desmerece)

- Diseño (siempre es cuestión de gustos pero es de los más vistosos del mercado)

- Consumos (bastante moderados, tanto en ciudad como en carretera. Si se trata con cuidado el acelerador es posible lograr consumos de utilitario)

En contra

- Precio (es de los más caros entre sus rivales y el equipamiento superior no justifica la diferencia real de precio)

- Sonoridad (al ralentí es algo ruidoso, en marcha se transforma en un coche silencioso)

- Motores gasolina (no son muy eficientes para el rendimiento que ofrecen)

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2016

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar