Presentación HONDA CB500F

PUESTA AL DÍA

Esta CB500F es ese modelo sencillo, económico, fácil de conducir y especialmente enfocado para los usuarios del A2. Así era su anterior versión y esta lo sigue siendo, pero ahora presenta una figura más moderna y estilizada que la hace más atractiva.

 

Creo que he comentado en alguna ocasión que hasta hace unos años parecía que las 500 eran motos grandes, con un buen equilibrio entre volumen-peso-prestaciones. Hoy las consideramos como motos de media cilindrada, accesible a pilotos con poca experiencia e incluso usuarios noveles del A2.

Esta CB500F se integró en la gama Honda hace exactamente 3 años a principios del 2013, con unas dimensiones compactas se presentaba como una moto ágil, versátil, con unos costes de fabricación, venta, consumo y mantenimiento muy contenidos. Esto la convierte en una moto ideal para los desplazamientos diarios, pero además esta pensada para proporcionar un elevado nivel de satisfacción a su conductor en escapadas de fin de semana, sea cual sea el nivel y experiencia del motorista.

La CB500F 2016 realza estas mismas cualidades, con un atractivo estilo naked streetfight y una serie de mejoras enfocadas a proporcionar más calidad, diversión y satisfacción. Su diseño deja la mecánica más a la vista, el faro y el piloto son de LED que representan dos toques de acabado de superior calidad. El depósito de gasolina ha crecido un litro (ahora le entran 16,7 litros) con lo que incrementa su autonomía. Tiene detalles que se agradecen tales como el tapón de gasolina con bisagra (antes te quedabas con el tapón en la llave), la maneta de freno delantero ajustable en distancia y la llave de contacto maciza, más segura y cómoda de llevar. Técnicamente, ha variado la suspensión delantera que permite ajustar la precarga de los muelles, se ha rediseñado el tambor del selector para conseguir unos cambios de marcha más suaves y precisos, el silenciador del escape ahora es más corto y ligero (2 kg menos) e internamente ha variado para emitir un sonido más grave y vigoroso.

Honda CB500F

En cuanto al propulsor es el mismo, recordar que los ingenieros de Honda han buscado sobre todo sencillez, robustez, optimizar su rendimiento mecánico con  un mantenimiento austero y espacio largo entre revisiones (cada 15.000 km y solo se cambian aceite y filtros). Así que su sencillez es solo aparente pues requiere una tecnología elevada, rinde los 47 CV correspondientes al límite del carné A-2, buscando sobre todo eficiencia y el mejor aprovechamiento de cada gota de combustible para obtener las mejores prestaciones posibles con un consumo mínimo. La inyección de gasolina PGM-FI, proporciona una excelente respuesta al acelerador y se ha trabajado para que el camino que recorre el aire desde el airbox hasta la cámara de combustión sea lo más directo posible. Una placa en el airbox separa el flujo de aire para cada cilindro.

El consumo homologado es de 29,4 kilómetros con 1 litro de gasolina, o lo que es lo mismo 3,4 litros a los 100, por lo que puedes hacer 490 km con un tanque lleno.

El chasis sigue confiando en una estructura de acero tipo diamante, con el motor colgado, que incrementa su rigidez con cuatro anclajes en la culata. La suspensión delantera lleva una horquilla telescópica convencional, con generosas barras de 41 mm de diámetro y la suspensión trasera monoamortiguador y sistema Prolink de progresividad variable. En ambas se puede regular la precarga de los muelles. Los frenos son de disco lobulados de 320 mm el delantero y 240 mm el trasero y las llantas de aluminio con neumáticos de 120 y 160 de anchura delante y detrás respectivamente.

Honda CB500F

EN RUTA

Para su presentación internacional, los responsables de Honda Europa eligieron las carreteras del sur de España, concretamente el cuartel general estaba instalado en la bonita población de Carmona, a muy pocos kilómetros de Sevilla. Y en este raro mes febrero de 2016 nos tocó un día fresco, con nubes y claros en el cielo, pero bueno para montar en moto.

En cuanto a su comportamiento dinámico, he de confesarte que no encontré grandes diferencias con respecto a su predecesora, no las hay. Pero si es verdad que pude apreciar mayor suavidad general, sobre todo a nivel selector/cambio de marchas, que luce un tacto y precisión realmente brillantes.

Me reafirmo en que Honda ha cumplido sus expectativas ofreciendo una moto buena para todos, capaz de satisfacer a muchos usuarios con diversos niveles de conducción y mayor o menor experiencia. Sigue vigente su filosofía de simpleza, fiabilidad, bajo mantenimiento y consumo optimizado, que siempre son aspectos muy importantes a su favor para una utilización diaria e intensiva. Pero al mismo tiempo tiene ese punto de diversión, con un motor que sube alegre de vueltas hasta superar ligeramente su límite de revoluciones de 8.500. Su comportamiento es noble, anda y frena bien, me gusta su ligereza y su conducción es fácil e intuitiva.

Honda CB500F



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Febrero 2016

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar