¿Qué es el TAE?

¿QUÉ ES EL TAE?: DEFINICIÓN

Es la Tasa Anual de Equivalencia. Representa el porcentaje real que se va a aplicar a la operación, por ejemplo, un préstamo para comprar un coche.

Para calcular la TAE (en caso de un préstamo) hay que considerar:

  • El tipo de interés del préstamo.
  • Todos los gastos iniciales (p.e. la comisión de apertura)
  • El fraccionamiento de los pagos, incluyendo los gastos de cancelación del dicho préstamo.

Aunque ambos se expresan en porcentajes, no es lo mismo el interés nominal que la TAE. En ambos casos, el consumidor debe fijarse en la TAE, que es realmente lo que se va a percibir por el dinero o se va a pagar por el préstamo.

 

¿CÓMO SE CALCULA EL TAE?

En toda operación financiera se produce un intercambio de prestaciones dinerarias: una parte anticipa un capital y recibe a cambio pagos futuros. A lo largo de la vida de la operación, en diversos momentos pueden darse movimientos de capital en una u otra dirección.

El tipo de interés efectivo de una operación es aquel que iguala el valor actual de las prestaciones y de las contraprestaciones.

Si se actualiza al momento inicial, por una parte los pagos y por otra parte los cobros, el tipo de interés efectivo es aquel que iguala estos dos valores iniciales.

El Banco de España establece que en toda operación financiera, la entidad de crédito tiene que comunicar el tipo TAE (Tasa Anual Equivalente).

El TAE es el tipo de interés efectivo, expresado en tasa anual, pospagable.

Es decir, para calcular el TAE:

  • Se calcula el tipo de interés efectivo de la operación.
  • Conocido este tipo efectivo, se calcula el tipo anual, pospagable (TAE) equivalente.

El tipo TAE, al venir siempre expresado como tasa anual, pospagable, permite comparar el coste real o rendimiento real de diversas operaciones, en aquellos casos en que sus tipos de interés nominales no son directamente comparables.

Por ejemplo: si el tipo de interés de un crédito viene expresado en tasa trimestral, y el de otro crédito en tasa semestral, estos tipos no son directamente comparables. Pero si calculamos sus TAE's, ya sí se pueden comparar.

Cuando la entidad financiera calcula el TAE de una operación, en la parte de ingresos incluye no sólo los derivados del tipo de interés, sino también los ingresos por comisiones y cualquier otro tipo de ingreso derivado de la operación.

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar