seguros coche  
 
     
     
 

La letra pequeña

Requisitos
Comisión apertura
Com. cancelación
Com. amortización
Avales
Antes de nada

TAE
Concesionarios o...
Renting
Leasing

Préstamos

Ofertas préstamos
Calcular préstamo
Comparar créditos
La letra pequeña
Intereses bancarios
Preguntas créditos

 
     

   

 

AVALES

 

comparador prestamos online
 

 

prestamos  

 

La actividad de un Banco o Caja se basa sobre el principio de prestar dinero a sus clientes, con el objetivo de recuperar el capital mas unos intereses.

Por lo tanto, la PRIMERA premisa que toda entidad financiera debe tener es la de asegurarse que el cliente le va a devolver TODA la cantidad adeudada.

Para ello, el Banco analiza la SOLVENCIA del usuario, en relación a sus ingresos, tipo de trabajo, antigüedad como cliente, etc, etc. Hay que tener en cuenta que, en principio, la garantía del préstamo recae solamente sobre el titular de la operación, y por tanto, en caso de impago, únicamente se podrá ejecutar los bienes de dicha persona. Si esta no tiene, o carecen de valor, o ya están hipotecados, el Banco carece de garantía de cobro. Por lo tanto, una vez evaluada la solicitud, el banco da como resultado final un SI o un NO en la respuesta de concesión del préstamo.

Cuando el banco estima que no es seguro que el cliente tenga capacidad para devolver el préstamo, o que su situación económica o laboral no tiene las suficientes garantías, suele pedir lo que se denomina como AVAL o AVALISTA.

 

¿QUÉ ES UN AVAL O AVALISTA?

Es una persona, bien (mueble o inmueble), o acreditación, ya sea del propio usuario o EXTERNA al él que certifica la solvencia de la operación, y por lo tanto, que van a existir garantías de pago en el caso de que dicho titular NO pueda hacerlo.

El aval o avalista formarán parte del contrato de préstamo, y a efectos prácticos, se convierten en CO-titulares y CO-responsables en el sentido que en caso de impago, deberán hacer frente a la deuda.

 

TIPOS DE AVALES

 

NÓMINA:

Es la garantía del propio usuario, a través de su nónima, de que se van a pagar las cuotas del préstamo.

Llegado el caso de impago, el banco puede cobrarse, DIRECTAMENTE de la nómina, las cantidades adeudadas.

Este tipo de garantías NO suelen ser aceptadas por el Banco, puesto que si es necesario un AVAL, es porque la situación financiera, la estabilidad económica y situación laboral de asegurado no son las adecuadas, por lo tanto, de poco se vale al Banco / Caja tener como aval la nómina cuando quizás el empleo es temporal. Por así decirlo, si el usuario no paga el préstamo es porque probablemente no tenga trabajo, o lo que es lo mismo, no tiene nómina.

En este tipo de avales se da, ADEMÁS, otras circunstancias negativas para el Banco, y es que para embargar una nómina hay que considerar la situación vital del cliente. Por ejemplo, si dicha persona tiene una familia que mantener, el Banco no puede embargar TODA la nómina, sino solamente un porcentaje, de tal manera que al usuario puedan garantizársele unos ingresos mínimos de superviviencia.

Ejemplo: para una persona casada, con dos hijos, cuyo sueldo sea alrededor de 1000 euros, probablemente el banco no pueda embargar mas allá de 200 euros al mes.

Así mismo, el Banco debe ‘’ponerse a la cola’’ de posibles acreedores. Si una persona debe varias deudas, no todas se pueden ejecutar a la vez.

 

AVAL PERSONAL

Es la garantía de que una tercera persona (por ejemplo un padre, un familiar) se hará responsable del pago del préstamo en el caso de impago por parte del titular.

Ejemplo: suponga una persona joven que acaba de empezar a trabajar, con un sueldo pequeño y un empleo inestable. El Banco, para conceder el préstamo exige un aval, y el padre de esta persona firma como CO-responsable, asumiendo los pagos del crédito en el caso de que el joven no pueda hacer frente.

Este tipo de avales son los mas habituales, ya que es sencillo, no requiere ningún gasto adicional en la operación, y para el Banco es suficiente si tiene demostración de la capacidad financiera de dicho avalista.

El problema de este tipo de avales reside en encontrar a la persona que firme el préstamo, ya que ningún beneficio puede obtener, y por el contrario, se hace CO-responsable del pago.

 

DERECHOS REALES

Este tipo de aval consiste en dejar como ‘’prenda’’ un bien mueble o inmueble, de tal manera que en el caso de impago del préstamo, el acreedor ejecutará o hará suya ‘’la prenda’’ para cobrarse lo adeudado.

Este tipo de avales tienen el inconveniente de que hasta en tanto en cuanto no se pague la totalidad del préstamo, ‘’la prenda’’ no se recupera. Es decir, si una persona tiene un piso y lo deposita como aval, hasta que no termine de pagar TODO el préstamo del vehículo, no podrá vender el piso.

Como es lógico, el Banco o Caja en estos casos SIEMPRE suele pedir garantías que superen (a veces con mucho) el valor del préstamo.

 

AVAL BANCARIO

Es la garantía de que OTRA entidad financiera distinta a la que otorga el préstamo se hará cargo de las deudas en caso de impago.

Este tipo de avales no suele ser habitual para operaciones de préstamos para comprar de vehículos, ya que si una entidad financiera lo solicita, probablemente la otra entidad distinta tampoco lo pueda conceder si utiliza el mismo baremo para medir la solvencia. Es decir, si el Banco A pide un aval, probablemente el Banco B también solicitaría dicho aval, en vez de concederlo.

Si que se utilizan mucho para demostrar solvencia ante Organismos públicos, o como ‘’prenda’’ mientras se explotan concesiones en el que el titular requiere una garantía o base de tal manera que en caso de incumplimiento pueda ejecutar el aval.

Tiene un inconveniente añadido, y es que CUESTA DINERO. En función de los años, de la cantidad prestada, es necesario pagar una cuota.

 

¿CÓMO SE PROCEDE SI NO SE PAGA?

La primera medida que toma el Banco o Caja es ponerse en contacto, por escrito, con el titular del préstamo, al objeto de regularizar la situación.

En este sentido, el impago de UNA SOLA letra supone el envío, de forma automática, de dicho escrito. Y ADEMÁS, también supone una penalización (por ejemplo, se suele cobrar 6 euros por cuota impagada).

Si el titular hace caso omiso en los días siguientes a que se envía el escrito, lo normal es que el propio Banco o Caja llame telefónicamente al usuario para interesarse en la situación, ver si existen algún tipo de problema transitorio o que pueda subsanarse de forma inmediata.

Si a pesar de ello no se resuelve, la entidad financiera pasaría, acto seguido, a informar al AVALISTA.

Por ejemplo, si es el padre, o un familiar, lo normal es que se hable de la situación creada, y se adopten soluciones ‘’pacíficas’’, es decir, que de algún modo, sea quién sea, se pague lo que se debe.

Sin embargo, si no prosperan todas las vías ‘’amistosas’’, llegados a este punto, el banco inicia un proceso JUDICIAL, a través de la solicitud de embargo. Por ejemplo, el embargo de una parte de la nómina, de los bienes depositados como ‘’prendas’’, etc, etc.

Por último, cabe reseñar dos aspectos:

  • El avalista que ha tenido que hacer frente a la deuda puede convertirse en acreedor del titular del préstamo. Es decir, que puede intentar ejecutar, el mismo, las acciones legales pertinentes para cobrar, por otros medios, las cantidades que fueron avaladas.
  • De cara a Hacienda, el dinero avalado puede declararse como DECREMENTO PATRIMONIAL.

 

seguros coche          seguro moto

 

calculadoras creditos