Prueba FIAT DOBLÓ PANORAMA
Trekking 1.6 JTD Multijet 120 CV

ENTRE DOS MUNDOS

Estética de furgoneta con habitabilidad y capacidad de monovolumen; funcionalidades de turismo pero sin el refinamiento de estos. Un planteamiento lleno de contrastes, donde lo práctico prima sobre lo superfluo.

  

¿EN QUÉ BANDO ESTÁS?

Las versiones de pasajeros de las furgonetas pueden, en muchos casos, ser consideradas como turismos. De hecho, cumplen con las funcionalidades de estos y hasta pueden competir con los monovolúmenes en condiciones de precio muy favorables a costa de renunciar al refinamiento y los lujos de estos últimos.

El Fiat Dobló en su versión Panorama cumple estos requisitos aunque la estética exterior, muy cuadrada, nos lleva inevitablemente a posicionarlo como una furgoneta. Y en el interior, los ajustes de las terminaciones son buenos, pero los plásticos de los recubrimientos no pueden disimular su condición y resultan algo pobres si los juzgamos desde la óptica de un turismo.

Fiat Dobló Panorama

De este ambiente se desmarca el plástico que rodea la pantalla central y los mandos de la climatización, que se extiende a su vez hasta los dos extremos del salpicadero, y también el volante y la palanca de cambios porque llevan el recubrimiento de cuero. Por cierto, esta última está colocada en una posición alta y muy cercana al volante, resultando muy práctica y agradable de utilizar.

Conviene mencionar que la versión Trekking que probamos tiene una personalidad específica encaminada a resultar más “campera”. Así, las suspensiones son 10 mm más altas, monta neumáticos mixtos (M+S), un control de tracción específico (denominado Traction+), que se puede conectar por debajo de 50 km/h, y los bajos delanteros de la carrocería cuentan con una mínima protección. También son específicos los parachoques y algunos otros pequeños detalles de maquillaje estético.



HABITABILIDAD GENEROSA

La habitabilidad es uno de sus puntos fuertes. En especial a lo ancho, por lo que tres adultos se alojan en las plazas traseras sin que los hombros choquen. Además, el asiento no tiene apenas formas en esas plazas, por lo que casi podíamos considerarlo como corrido. Lástima, en cualquier caso, que el respaldo sea tan vertical porque es lo que más empaña la comodidad de esas plazas en cuanto el viaje aumenta de duración.

A lo largo, el espacio para las piernas es algo inferior a lo esperado si nos dejamos llevar por la estética exterior del modelo, pero hay sitio suficiente para acomodar a personas con tallas habituales, mientras que a lo alto caben hasta los jugadores de un equipo de baloncesto.

Fiat Dobló Panorama

Mención especial merecen las puertas correderas, que facilitan muchísimo la accesibilidad y son tremendamente prácticas cuando hay poco espacio lateral (como cuando se aparca en batería).

Todos los asientos cuentan con un mullido firme y los delanteros tampoco tienen formas que permitan recoger el cuerpo adecuadamente en las  zonas de curvas. A su vez, el puesto de conducción está bien resuelto ergonómicamente y tiene muchas regulaciones, aunque la posición resulta bastante erguida. Cuenta además con una instrumentación sin zona roja en el cuentavueltas y con la gráfica de la velocidad calibrada hasta 210 km/h, lo que la hace muy abigarrada y poco clara. Es la consecuencia de aprovechar la instrumentación de otros modelos o hacer una que valga para muchos.



DETALLES CRITICABLES Y ALABABLES

Además de la instrumentación, también encontramos otros detalles mejorables: como los parasoles, que resultan cortos y quedan muy altos en el enorme parabrisas. Por el mismo motivo, tampoco tapan bien los rayos solares laterales cuando los orientamos sobre las puertas y, además, tienen una forma trapezoidal que resulta tan incómoda como poco práctica. Los huecos para dejar cosas son pocos y algunos están mal resueltos. En este sentido, los dos que hay sobre el salpicadero no tienen goma en el fondo y los objetos depositados se mueven constantemente en las curvas. Sí son muy amplios los de las puertas, donde se pueden alojar hasta botellas grandes, pero cuando las puertas están cerradas es casi imposible acceder a ellos.

Fiat Dobló Panorama

Mas amplio aún, y práctico, es el situado por encima del parabrisas y sobre las cabezas de las dos plazas delanteras, donde es posible colocar cazadoras u otros objetos voluminosos. Y en este ámbito de alabanzas también podemos incluir el espejo retrovisor suplementario, que sirve para “controlar” a los pasajeros de las plazas traseras y resulta muy práctico cuando se viaja con niños.



MALETERO: LA VENTAJA DE LAS FURGONETAS

La capacidad de carga es la razón de ser de estos vehículos y lógicamente este Dobló no decepciona. Tiene un “maletero” de 790 litros de capacidad que casi podemos doblar si lo cargamos hasta el techo a modo furgoneta. Cuenta con una bandeja cubre equipajes rígida y muy sólida, que puede ser colocada a dos alturas y soportar cargas sobre ella de hasta 70 kg. Además, se puede plegar parcialmente por la mitad.

El asiento trasero también se puede plegar, y con muchísima facilidad, en la habitual proporción 60/40 para aumentar aun más la capacidad de transportar carga, pero no se puede extraer del coche. En consecuencia, no podemos tener un espacio de carga completamente “lúcido” al estilo furgoneta.

Lo que nos ha parecido engorroso de manejar es el portón trasero. Es grande, voluminoso y pesado. Obliga a dejar mucho espacio libre detrás del coche para poder abrirlo, ya que abate hacia arriba y el “radio de acción” es demasiado amplio.

Fiat Dobló Panorama

La rueda de repuesto va situada en el exterior del coche por debajo del maletero. Es del mismo tamaño de las otras cuatro pero la llanta es de chapa en lugar de aleación.



BUENA MECÁNICA

El propulsor es un 1.6 litros, que bajo la denominación Multijet engloba toda la tecnología de los modernos motores turbodiesel. Rinde 120 caballos y desde 1.600 revoluciones ya empuja con suficiente contundencia. Por debajo de ese régimen de rotación no es utilizable porque la respuesta es muy débil. Y en el otro extremo del cuentarrevoluciones es posible ver la aguja “estirar” hasta las 4.500 rpm, lo que no está nada mal para el perfil del coche. Además, no suena a diésel, es agradable de utilizar y siempre transmite una buena sensación de empuje. El cambio de marchas de 6 velocidades al que va asociado le echa una mano en este último sentido, ya que las relaciones son bastante cortas si las comparamos con las de los turismos. Hasta tal punto, que a 120 km/h el motor gira a 2.500 rpm con la 6ª velocidad engranada, lo que supone casi 400/500 rpm más que en estos.

Fiat Dobló Panorama



PRESTACIONES SUFICIENTES Y CONSUMOS CONTENIDOS

Las prestaciones son simplemente correctas. De hecho, no maneja cifras relevantes y la aceleración de 0 a 100 km/h se queda en 11,1 segundos (los 10 segundos son la “frontera” de los más ágiles). Y la velocidad máxima es de 168 km/h, penalizada, lógicamente, por una aerodinámica nada excelsa como corresponde a un coche de estas características. Pero, al menos con niveles medios de carga, no se siente ni lento ni perezoso y se conduce con suficiente agilidad, tanto en el tráfico urbano como en carretera.

El consumo es bastante ajustado y es posible gastar solo 6 litros en condiciones de utilización tranquila y carreteras de orografía fácil. Subirá un litro más en cuanto se pretenda mayor agilidad de marcha o en ciudad (el útil sistema Stop/Start es opcional y cuesta 393 €). Y solo en condiciones muy extremas se aproximará a los 10 litros, lo que indica un buen rendimiento de la mecánica puesto que el consumo tampoco se dispara en condiciones desfavorables.

Fiat Dobló Panorama



COMPORTAMIENTO, SISTEMA TRACTION+ Y CONFORT DE MARCHA

Este Dobló se conduce con mucha facilidad y hasta con agrado porque el comportamiento en términos de estabilidad es siempre muy progresivo. Así, hace gala de una buena armonía de reacciones y de unos movimientos de carrocería contenidos en los apoyos que dan confianza al conductor.

Los neumáticos de esta versión Trekking son del tipo M+S (mixtos) y la carrocería viaja 10 mm más alta que en las restantes versiones del Dobló. Todo ello implica un menor agarre en condiciones de asfalto seco, pero también más progresividad. En esas condiciones, si se exagera la velocidad de entrada en la curva, aparece enseguida un ligero subviraje (irse de morro) que el control electrónico de estabilidad (ESP) se encarga de contener con una intervención tan suave como progresiva. El buen tacto y precisión de la dirección también acompañan.

La versión Trekking dispone de un control electrónico de tracción específico para condiciones de baja adherencia, que se puede activar mediante un interruptor y que funciona por debajo de 50 km/h. Con él (y con los neumáticos M+S) se mejora ligeramente la motricidad. Se puede así afrontar con algo más de tranquilidad que en sus hermanos de gama una eventual circulación por pistas embarradas o zonas de nieve.

Fiat Dobló Panorama

A su vez, los frenos cumplen sin alardes porque en el eje trasero monta tambores en lugar de discos y, tanto estos como el tipo de neumáticos utilizados, no favorecen unas distancias de detención cortas. En contrapartida, la resistencia a la fatiga es suficiente para el tipo de coche. Solo nos ha parecido demasiado prematura la entrada en funcionamiento del warning (encendido de los cuatro intermitentes), porque actúa en cuanto se realiza una frenada un poco enérgica, en lugar de hacerlo solo en las de emergencia (con detención total del vehículo). Como curiosidad, mencionaremos que hay disponibles opcionalmente unos frenos delanteros sobredimensionados. Cuestan 199 €.

El confort de marcha es correcto, en particular, por lo que respecta a la baja sonoridad mecánica. Solo las suspensiones resultan un poco “saltarinas” cuando se viaja sin carga, algo típico en vehículos de estas características porque también deben de estar preparados para soportar el transporte de cargas muy pesadas.



RIVALES

En el nivel de potencia de nuestro protagonista, el rival más económico considerando siempre la terminación menos costosa es el Renault Kangoo Combi dCi 110: tiene 109 caballos y cuesta 16.902 €.

El Citroën Berlingo Multiespace y su gemelo el Peugeot Partner Teepe, con el motor 1.6 litros BlueHDI de 120 cv, están a la venta por 18.867 € y 19.866 € respectivamente.

Fiat Dobló Panorama

Con el acabado de acceso Easy, el Dobló Panorama tiene un precio de 24.290 €. Y con el Trekking que probamos, la tarifa sube a 26.816 €.

Entre medias estarían el Volkswagen Caddy 2.0 TDI de 150 cv y el Nissan Evalia 1.5 dCi de 110 caballos, con los precios respectivos de 24.638 € y 25.269 €.

Por encima, solo se posicionarían diferentes versiones del modelo alemán que, dispone de una gran variedad de combinaciones mecánicas (cambio automático DSG de doble embrague o tracción 4Motion a las cuatro ruedas) y de acabados.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL FIAT DOBLÓ?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que se ha realizado esta prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Fiat Dobló Panorama Trekking 1.6 JTD Multijet 120 CV, tomando como referencia un hombre de 61 años, casado, con 41 de antigüedad de carné, que vive en Antequera (Málaga), deja el coche en la calle y recorre hasta 18.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece mejor relación calidad-precio para un seguro a todo riesgo, es Regal con un precio anual de 580 €. Mientras que la compañía que ofrece mejor relación calidad-precio para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio anual de 209 €.

Fiat Dobló Panorama



CONCLUSIONES

Como turismo, tiene una habitabilidad notable y una capacidad de carga mayúscula. También unas prestaciones correctas, un comportamiento sin alardes pero sin tacha y suficiente confort de marcha, pero falta algo de refinamiento en los materiales de los recubrimientos y en detalles de los acabados para tener la sensación de estar a bordo de un turismo.

Como furgoneta, casi parece lujosa. La capacidad de carga es buena y el comportamiento óptimo. Un notable para las puertas traseras correderas y un suspenso para el portón trasero por las dificultades de gestión. Además, esta versión Trekking cuenta con una personalización estética que le otorga singularidad y un control de tracción específico que, junto a los neumáticos M+S y la superior altura de las suspensiones, le confieren mayores posibilidades de movilidad en condiciones difíciles de adherencia.

Fiat Dobló Panorama



A favor

- Capacidad de carga (tanto si consideramos el espacio de carga como maletero como si lo hacemos como furgoneta)

- Puertas correderas (muy prácticas siempre. Y permiten una accesibilidad estupenda)

- Mecánica (el motor tiene potencia suficiente, está bien insonorizado y no gasta mucho. Y el cambio tiene unas relaciones bien escogidas y la palanca se maneja con mucho agrado)

En contra

- Confort de las plazas traseras (el respaldo muy vertical resta comodidad en los trayectos largos)

- Detalles de acabados (el tamaño, forma y posicionamiento de los parasoles o la resolución de algunos huecos portaobjetos es manifiestamente mejorable)

- Portón trasero (es grande, pesado y necesita mucho espacio libre por detrás para poder abrirlo)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Octubre 2016

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar