Presentación Ducati Scrambler 1100 Special 2018

La familia Scrambler de Ducati crece por arriba; a las de 400 y 800 cc se les suma ahora una de 1100 desdoblada en tres versiones: la Standard (12 690 euros), la Special (13 990 euros) y la Sport (14 690 euros).

 

La nueva Ducati Scrambler 1100 en sus tres versiones viene con un objetivo aparentemente sencillo pero que en realidad no es nada fácil de conseguir; trata de satisfacer las necesidades de un motorista que busca sencillez de funcionamiento y la pureza de líneas de una moto neo-clásica, pero con la técnica y comportamiento de una moto actual. Ahora te explicaré si lo han conseguido.

La nueva 1100 es la más grande y la mejor dotada en cuanto a equipamiento se refiere de la familia Scrambler, siendo el principal protagonista su motor de 1070 cc refrigerado por aire/aceite que ofrece un funcionamiento muy suave, algo que ya está siendo normal en los bicilíndricos de Bolonia. Las culatas son de dos válvulas, pero también llevan doble bujía para asegurar una rápida y perfecta ignición de la mezcla. Desarrolla 86 caballos a 7500 rpm con un par de 88,4 Nm a 4750 rpm para poder ofrecer una respuesta generosa desde pocas revoluciones.

Nosotros hemos tenido ocasión de probar en la presentación la Special, que transmite una imagen decididamente “clásica-moderna”: llantas de radios negros, guardabarros de aluminio y los escapes cromados así lo reafirman. También el color “Custom Grey” es exclusivo para esta versión, igual que la horquilla delantera invertida totalmente ajustable con las botellas anodizadas en color dorado y el basculante de aluminio con efecto “pulido”. El manillar está un poco más bajo y es de conicidad variable (más delgado en las puntas y más diámetro en el centro). El tapizado del asiento en color marrón también tiene un diseño especial.

Ducati Scrambler 1100 Special

El bastidor ha sido creado específicamente para este modelo 1100. Es un multitubular de acero que abraza al motor y se complementa con un subchasis que va atornillado, fabricado en aluminio, que soporta el asiento y todo el conjunto posterior. En sus cotas y medidas han buscado el compromiso lo más compensado posible entre buen aplomo a alta velocidad y buena manejabilidad por ciudad y en trazados ratoneros. Cuando nos ponemos a sus mandos, el acople a la moto es perfecto. El depósito de combustible es de acero con forma de lágrima y se une de forma fluida con el asiento curvilíneo tan típico en las Scrambler de siempre. Se encuentra a 810 milímetros del suelo, es estrecho en su unión y -con mi discreta estatura (1,70 m)- llego bien con los dos pies al suelo. La posición de conducción comparada con la 800 es más amplia, la separación entre asiento y estriberas permite llevar las piernas menos flexionadas y el manillar también está un poco más lejos. Pero no te creas que la Scrambler 1100 es un “armatoste”, ni mucho menos. Se mueve con enorme facilidad y esos 34,5 kilogramos de diferencia que saca a la 800 (211 kg y 176,5 kg respectivamente), sinceramente, en marcha no los noto demasiado. En esta versión Special y en la Standard las suspensiones son Marzzochi en la horquilla delantera y Shach el amortiguador trasero. La versión Sport cuenta con unas suspensiones más caras de la marca Öhlins. En todas proporcionan un recorrido a las ruedas de 150 milímetros.

Otras cosas que resaltan de su equipamiento son: el faro redondo con lente de cristal y sistema de iluminación DRL, el piloto trasero totalmente de led, el panel de instrumentos con una forma muy original y con dos elementos de LCD que se leen muy bien. Las llantas son de 18 pulgadas la delantera y de 17 la trasera con neumáticos Pirelli esculpidos que se pueden usar en tierra. Su electrónica incluye ABS Bosch con asistencia en curvas, acelerador electrónico, tres modos de conducción (Activa, Journey y City), control de tracción y una toma de corriente USB bajo el asiento para recargar dispositivos móviles.

Ducati Scrambler 1100 Special

Nos vamos de excursión

Nuestra toma de contacto con la Ducati Scrambler 1100 Special se produjo por las carreteras del sur de la provincia de Barcelona. Salimos de Sitges y nos adentramos hacia el interior por el Pantá de Foix y la sierra del Montmell; hicimos un bucle por Aiguaviva, La Munia y Villafranca del Penedés para volver a nuestro lugar de origen. Las carreteras en su mayoría eran secundarias, con buen asfalto y bastante reviradas, el marco perfecto para que la Scrambler se pudiera lucir a sus anchas. Nos demostró su buena manejabilidad y el acertado equilibrio de todos sus componentes. Me gustaron mucho las grandes sensaciones que transmite como moto clásica, pero con un comportamiento sin tacha, digno de una moto del siglo XXI. Ese es precisamente el objetivo del que hablaba al principio que se ha autoimpuesto Ducati con este modelo.

En conjunto, esta Scrambler 1110 es una buena moto, sin grandes alardes técnicos ni grandes sofisticaciones, pero dentro de su sencillez no le faltan los principales avances actuales para ofrecernos un funcionamiento ejemplar y más seguro. Se notan los modos de conducción, se agradece el control de tracción y, sobre todo, el sistema de ABS con función de frenada en curva. Me he divertido mucho con la SCR 1100 por esas reviradas carreteras catalanas; se maneja bien, es ágil en los cambios de dirección y aplomada en los pocos virajes rápidos que abordamos. En frenadas y en virajes cerrados siento lo que pasa entre las ruedas y el asfalto, me ha gustado mucho el tacto del tren delantero. El motor no es la caña en cuanto a potencia máxima se refiere, pero proporciona prestaciones más que suficientes, con una contundente respuesta a cualquier régimen y unas prestaciones puras que le permiten superar con holgura los 200 km/h reales.

Ducati Scrambler 1100 Special

En definitiva, esta hermana mayor de la familia Scrambler me parece una moto absolutamente recomendable, con una gran tradición de marca que recrea con acierto los clásicos modelos en los que se inspira y, además, permite a su propietario muchas posibilidades de personalización.

Hay que destacar que, como todas las Ducati, se beneficia de la financiación de la marca y su producto Ducati Active en el que el cliente recibe un tercer año de garantía oficial y una bonificación de 700, 1100 o 1500 euros en función del importe aplazado. Además, al tercer año, la puedes cambiar, devolver, pagar una última cuota pactada o refinanciar.

¿Cuánto cuesta asegurar la Ducati Scrambler 1100 Special?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha en la que se ha realizado esta prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Ducati Scrambler 1100 Special tomando como referencia a una persona de 45 años, casada, con 25 de antigüedad de carné, que vive en Guadalajara, guarda la moto en un garaje privado y recorre hasta 6000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más bajo para un seguro a terceros ampliados, es Pelayo con un precio anual de 291 euros. Mientras que la compañía que ofrece un precio más barato para un seguro a terceros, es Génesis con 165 euros al año.

Ducati Scrambler 1100 Special

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Ducati
Mayo 2018

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar