formula uno  
 
     
     
 

Formula Uno

 

Pilotos 2011

Pilotos 2010

Pilotos 2009

 

Escuderías 2011

Escuderías 2010

Escuderías 2009

 

Temporada 2011

Temporada 2010

Temporada 2009

 

Circuitos

Abu Dhabi

Alemania Hockhenhei

Alemania Nurburgring

Australia

Bahrein

Bélgica

 

Brasil

   Una vuelta

   Campeones

   Técnica

   Historia

   Previo GP 2011

   Calificación 2011

   Carrera 2011

   Conclusiones 2011

 

Canadá

China

Corea

España

Europa

Gran Bretaña

Hungría

India

Italia

Japón

Malasia

Mónaco

Singapur

Turquía

 
     

 

precios coches

 

precios motos

 

 

   

 

Información Histórica del Circuito de Brasil

Interlagos

 

Interlagos es un circuito situado en Sao Paulo. Le debe su nombre a los lagos artificiales que le rodean, el Guarapiranga y el Billings. Pese a que su nombre cambió en 1990, sigue siendo conocido como Interlagos.

Alberga a una entusiasta afición brasileña, siendo uno de los circuitos en el que más ‘rugen’ las gradas. Primero el ídolo fue Emerson Fittipaldi y después Ayrton Senna. Tras fallecer Senna, la hinchada brasileña ha estado huérfana de ídolos locales; hueco que intentó primero llenar sin mucho éxito Barrichello y posteriormente con algo más de fortuna Felipe Massa.

Esa afición, apasionada, siempre tuvo ganas de asistir como local a un Gran Premio de Fórmula 1. En 1940 se construyó el circuito de Interlagos. Sin embargo, la II Guerra Mundial impidió que pilotos europeos participaran en las carreras de Brasil.

Una vuelta al circuito

Campeones

Información técnica

Información histórica

Temporada 2011

Temporada 2010

Temporada 2009

 

 

No sería hasta los sesenta cuando Fittipaldi hizo de profeta y dio a conocer el nombre de Brasil en el automovilismo internacional. Ya había una figura que destacara, sólo faltaba un Gran Premio allí.

La primera carrera de Fórmula 1 en Interlagos se celebró en 1972. Fue una prueba no puntuable que terminaría ganando Carlos Reutemann a manos del Brabham-Ford. La prueba gustó y el 11 de Febrero de 1973 se disputó sobre Interlagos la primera prueba puntuable del Gran Premio de Brasil de Fórmula 1. La victoria fue obtenida por el piloto local Emerson Fittipaldi, que con su Lotus premió el apoyo recibido por la afición brasileña durante todo el gran premio.

Las dos siguientes pruebas serían ganaras también por pilotos brasileños. En 1974 fue el propio Emerson Fittipaldi, y en 1975 José Carlos Pace con el Brabham y por delante de Fittipaldi, quienes lograrían satisfacer a la siempre pasional Torcida brasileña.

Curiosamente Carlos Pace falleció dos años más tarde en un circuito de avioneta. Sus restos fueron enterrados cerca de la tumba de Ayrton Senna, en Sao Paulo y en 1990 dio nombre al circuito Interlagos, que ahora pasaría a llamarse Autódromo José Carlos Pace.

Antes de eso, en 1976 y 1977 ganarían en Interlagos dos pilotos que conducían un Ferrari. En 1976 fue Niki Lauda quien consiguió una incontestable victoria. En 1977 llegó la primera victoria de Carlos Reutemann en Ferrari. El argentino mantuvo una gran lucha con James Hunt. Había ganado así la primera carrera de Interlagos (en 1972, no puntuable) y la que pudo ser la última, puesto que al año siguiente no se corrió allí.

El Gran Premio de Brasil se disputó en el circuito de Jacarepagua de Río de Janeiro. Los pilotos no tenían en buena consideración este circuito que albergó las pruebas de 1978 y desde 1981 hasta 1990. Además, Interlagos sufrió una profunda remodelación que le permitió volver a ser sede de la prueba brasileña en 1979, 1980 y desde 1990 hasta la actualidad.

En 1979 venció el francés Jacques Laffite con el Ligier-Ford, y en 1980 su compatriota René Arnoux con el Renault, tras romper su compañero Pierre Jabouille motor poco antes de terminar la carrera.

Los siguientes nueve años tuvieron lugar en Jacarepagua, hasta que en 1990 volvieron las carreras a Sao Paulo. El viejo circuito de Interlagos ya no se llamaba así, sino José Carlos Pace. La primera carrera en el remodelado circuito la venció ‘El Profesor’ Alain Prost con su Ferrari 641.

El mayor ídolo que ha tenido siempre la afición brasileña –agrandado sin duda tras su muerte- logró imponerse en la prueba de 1991. Ayrton Senna cruzó con el puño en alto la línea de meta ante la algarabía de las gradas. ‘Magic’ Senna repetiría triunfo en 1993. A punto estuvo de hacer triplete al año siguiente, pero se salió de pista y le dejó el triunfo a un Michael Schumacher que alcanzaba así la tercera victoria de su joven carrera deportiva.

Schumacher ganó el año siguiente, así como en las ediciones de 2000 y 2002, completando un total de cuatro victorias en Interlagos, convirtiéndose en el piloto que más veces ha ganado allí. En 2003 la carrera no se completó, y Fernando Alonso tuvo un fortísimo accidente. Webber había tenido un accidente y varias piezas de su coche yacían en el trazado. Alonso se encontró con una de sus ruedas que permanecía en su paso por el lugar del accidente y no pudo esquivarla. Chocó con ella y fue a parar a los protectores de su izquierda primero y posteriormente reboto hasta el muro de la derecha. La espeluznante imagen sobrecogió a todos. Sin embargo Alonso se encargó de tranquilizar a todos desde la camilla, mientras era evacuado hacia la ambulancia levantando el dedo pulgar de su mano derecha. La carrera se dio por terminada y Alonso (aunque no subió al podio porque era dirigido al hospital) fue tercero, situación que ocupaba antes del accidente. Kimi Raikkonen recogió el premio de vencedor, pero una semana más tardes los comisarios le dieron el triunfo a Fisichella con su Jordan. El premio le fue entregado en el siguiente gran premio y Raikkonen quedó como segundo.

El año 2005 era la segunda temporada en la que se cerraba el curso automovilístico con la carrera en Brasil. Ese día pasará a la historia como ser el día en el que un piloto español se proclamó Campeón del mundo por primera vez. Fernando Alonso con su Renault cruzó la línea tercero, con lo que se convertía en el campeón más joven de la historia hasta ese momento.

Lo mismo ocurrió al año siguiente. Fernando Alonso ganó el título mundial, logrando así un precoz doblete. Esta vez fue segundo en la carrera. Una carrera dominada de principio a fin por un Felipe Massa que, vestido con un mono decorado con los colores locales, se convirtió en el primer ganador brasileño desde que Senna venciera en 1993.

Esa carrera nos dejó cierto saber de nostalgia. Michael Schumacher se despedía de la Fórmula 1 con una sublime exhibición. Tras reanudarse la carrera (el Safety Car había entrado en la primera vuelta) tuvo un problema en una de sus ruedas al tocarse con Fisichella y tuvo que parar en boxes. Comenzó desde atrás una remontada con un ritmo frenético que le llevo al cuarto puesto de la carrera. No sólo nos dejó un gran ritmo de carrera, sino que también un gran adelantamiento al Mclaren de Kimi Raikkonen en la primera curva. Sin embargo, paradójicamente, el piloto más laureado de la historia acabó su carrera fuera del podio.

Hollywood podría haber firmado el final de los dos siguientes campeonatos. En ambos estaba abierta la clasificación, pero en los dos Lewis Hamilton parecía ser quien más posibilidades tenía de alzarse con el título.

El 21 de Octubre de 2007 tres eran los pilotos que tenían opciones: Hamilton, Fernando Alonso (ambos en Mclaren) y el ferrarista Kimi Raikkonen. La única opción de Raikkonen pasaba por ganar y esperar que Hamilton no quedara sexto ni Alonso segundo. En la salida, Massa (que salía primero) frenó a Hamilton, que fue adelantado por Raikkonen y por Fernando Alonso. En un arrebato por recuperar la posición con Alonso, Hamilton se sale de pista.

Sin embargo, lo peor para el británico estaba por venir. Se confundió y tocó un botón que reseteó el sistema y le hizo perder muchas posiciones, que luego le resultaron difíciles de remontar. Raikkonen adelantó a su compañero de equipo en el segundo repostaje y consiguió así su primer título mundial ante la incredulidad de un Hamilton que, quedando séptimo, había tirado por tierra de una forma inverosímil sus opciones de ser el Campeón.

Pero más inverosímil fue el final del 2008. Esta vez los dos únicos con posibilidades de ganar eran Felipe Massa y Hamilton. Pero de nuevo Hamilton lo tenía todo de cara. Massa necesitaba ganar y que el inglés no quedara quinto. Massa salía primero y sólo le quedaba tirar y esperar. Hamilton salía cuarto. Pero Felipe no corría solo, llevaba consigo las miles de gargantas de una afición brasileña que soñaba en volver a tener a un compatriota como Campeón del Mundo.

En la última parte de carrera, cuando se pensaba que ya no podía pasar nada, pasó de todo. Hamilton iba cuarto y comenzó a llover. Todos entraron a cambiar neumáticos, salvo Timo Glock. Así, el británico salió quinto. Pero a tres vueltas para el final, se vio superado por el alemán Sebastian Vettel, todo un genio bajo la lluvia, lo que alejaba le alejaba del sueño.

De nuevo se le escapaba a Hamilton lo que parecía tener en la mano. Sin embargo, esta vez no se consumó el milagro. Las gradas retumbaban bajo la lluvia, creedoras de estar presenciando el título de un piloto brasileño en su tierra. Todos creyeron a Massa campeón. Sin embargo, en la última curva, Hamilton superaba a Glock (único piloto con neumáticos de seco) y lograba así la corona mundial.

En el box de Ferrari no se dieron cuenta, y le anunciaron a Massa el campeonato que no había ganado. Curiosamente se dio la situación de que los dos boxes (Ferrari y Mclaren) celebraban un título que sólo tenía un dueño. Las televisiones se centraban en Massa que pasaba la línea de meta en primera posición. Casi nadie vio el adelantamiento de Hamilton a Glock. El sueño brasileño rompió en lágrimas, como el cielo sobre Sao Paulo, y como Massa en el podio. Estuvo muy cerca pero se escapó en un suspiro.

Y en esa carrera de infarto, Lewis Hamilton se proclamaba primer Campeón del Mundo británico desde el 1996 (Damon Hill) y en el Campeón del Mundo más joven, título que arrebató a Fernando Alonso.

También en esta carrera se produjo la retirada de un gran piloto. El escocés David Coulthard decía adiós a la Fórmula 1 tras catorce años de actividad. La pena es que no pudiera acabar la carrera, lo que hubiera sido justo con un piloto señor tanto dentro como fuera de la pista.

En 2009 el título se podía decidir en Brasil aunque esta vez no era la carrera definitiva. Tras Interlagos quedaba una última prueba, en el nuevo circuito de Abu Dhabi. Button llegaba con 16 puntos sobre Sebastian Vettel y 14 sobre su propio compañero en Brawn GP, Rubens Barrichello. En la larguísima jornada del sábado (casi tres horas debido a la lluvia y el estado del circuito) sorpresivamente Vettel quedó fuera de la Q3. Button no lo hizo mucho mejor, por lo que ambos partían 15º y 14º respectivamente. Barrichello golpeó más fuerte, quedándose con la Pole Position.

Sin embargo la carrera fue muy distinta. Barrichello tuvo un día fatal, en el que le pasó casi todo lo malo que le podía pasar, y sólo pudo ser octavo. Vettel hizo una gran remontada para terminar cuarto. A ninguno de los dos les valió. Button terminó quinto y se alzó de esa manera con el título de Campeón del Mundo. Además, Brawn GP selló el campeonato de escuderías. La carrera la ganó Mark Webber, que estuvo en el podio escoltado por Robert Kúbica y Lewis Hamilton.

A la edición de 2010 Fernando Alonso llegaba con posibilidades de ganar su tercer campeonato, aunque tras esa carrera faltaría una más. Aventajaba en 11 puntos a Webber. Sin embargo los Red Bull se mostraron invencibles. Sólo Hulkenberg pudo batirles en la Pole Position con su Williams. En la carrera fue otra historia: Vettel se llevó el triunfo por delante de su compañero Mark Webber, seguidos de Fernando Alonso, que perdió tres puntos con respecto a Mark pero mantuvo el liderato de cara a la última carrera. Red Bull no realizó ninguna orden de equipo que favoreciera al piloto que más fácil lo tenía para ganar el campeonato y se abrieron todo tipo de especulaciones sobre lo que ocurriría en la última carrera con respecto a ese tema.

 

 circuito interlagos brasil

 

seguros coche         prestamos