Prueba CADILLAC HEARSE WAGON "ECTO-1"

WHO YOU GONNA CALL?

Las cosas buenas nunca pasan de moda, y es que no hace falta echar la vista muy atrás a la cartelera para encontrarnos con varias películas que vuelven una vez más a los cines. En esta ocasión, y aprovechando el estreno de Cazafantasmas el próximo día 12 de agosto, os deleitamos nada más y nada menos que con la prueba más curiosa que encontrareis en este portal. Y tú, ¿A quién vas a llamar?

  

¡Cazafantasmas! Estreno el próximo 12 de agosto.

Antes de comenzar con nuestra particular prueba de este modelo, nos gustaría recompensaros, ofreciéndoos la posibilidad de participar en un sorteo con el que conseguir una entrada doble con la que asistir a la proyección de la película. Para ello, simplemente tenéis que participar en el siguiente enlace http://goo.gl/ssY9WX y comentarnos cual ha sido la anécdota más curiosa que hayáis vivido con vuestro coche o moto ¿A qué esperas? Las entradas os están esperando.

HISTORIA Y DISEÑO

Os seré sincero, el coche que estáis viendo en sus pantallas no es el emblemático Cadillac Miller Meteor del 59 que los alocados científicos Peter Venkman, Ray Stantz, Egon Spengler y Winston Zeddemore conducían en la cinta original, si no que se trata de un Cadillac DeVille Hearse Wagon del 82, el cual conducirán las no menos dicharacheras y alocadas científicas Erin Gilbert, Abby Yates, Jillian Holtzmann y Patty Tolan en la próxima superproducción.

A nivel estético, y después de la experiencia percibida capturando todo tipo de fantasmagóricos seres por las calles madrileñas, he de confesaros que este coche ha logrado más comentarios, fotos, miradas indiscretas y fracturas de cuello que el más ostentoso de los Ferrari, Lamborghini o Bugatti que podáis imaginaros, y es que esta curiosa conjunción de vehículo fúnebre, coche de bomberos, ambulancia y ranchera familiar con capacidad para llevarnos medio súper no le falta de nada. Desde una llamativa decoración blanca y roja con la que es imposible pasar desapercibido, escalera de acceso al techo, una gigantesca sirena, un equipo de megafonía mucho más perceptible que el que monta cualquier ambulancia, el mejor kit antiresiduos ectoplasmáticos hasta unos llamativos tapacubos rojos (todo el mundo sabe que se farda bastante más con ellos que con las llantas).

Prueba Cadillac Hearse Wagon "Ecto-1"



INTERIOR

Como vehículo ochentero que es, no esperes el equipamiento más lujoso y tecnológico del mundo, ni lo tiene ni le hace falta. Eso sí, espacio tiene a raudales, y a pesar del espartano tapizado de los asientos y de los plásticos duros que los acompañan, es difícil no tener espacio para poder estirarse de forma más que cómoda en cualquiera de sus plazas.

Si pasamos del salpicadero y de los asientos, nos encontraremos con un gigantesco maletero la mar de espacioso, capaz de albergar con comodidad hasta cuatro mochilas de protones gracias a su suelo plano y su enorme capacidad de carga. Aunque desgraciadamente este capaz maletero tiene un punto negativo, ya que el curioso sistema de apertura del portón accionando un botón al lado del volante y empujando desde el interior del vehículo para poder levantarlo, no lo hace el más práctico para las complicadas misiones cuando los fantasmas se ponen rebeldes por detrás.



RENDIMIENTO

Probar el Ecto-1 en ciudad completamente urbanita como Madrid ha sido una experiencia cuanto menos curiosa. Me explico: si sois un poco cinéfilos y recordáis las películas originales, en cuanto la ciudad estaba en problemas todo el mundo se apartaba para dar paso a Los Cazafantasmas, pero aquí más bien ocurría todo los contrario. A todo el mundo le gustaba el vehículo y querían circular tanto cerca de él, como fotografiarlo, como preguntar por su funcionamiento e instarte a dar todas las luces y bocinas habidas y por haber. Insisto una vez más, esa capacidad de atracción no la logran ni muchos de los actuales superdeportivos del mercado ni aunque vayan equipados con cientos de imanes.

Prueba Cadillac Hearse Wagon "Ecto-1"

En cuanto a su aceleración también hemos tenido una experiencia curiosa. No, el Ecto-1 no es un portento acelerando en parado, lo más seguro es que algún smart sería capaz de ganarnos en un semáforo, pero es que lo que ocurre con este vehículo es cuanto menos digno de análisis. Los conductores y peatones más avispados que se daban cuenta del tipo de coche que tenían delante nos dejaban acelerar libremente solo para verte en movimiento. Curioso ¿verdad?

Quizás os estéis preguntando qué tal se maneja este coche, pues he de confesaros que para tratarse de un coche tan largo y pesado se ha portado bastante bien. Está lejos de ser tan ágil, deportivo y versátil como un Audi A6 Avant o un Mercedes-Benz Clase E Estate, pero la dirección desde luego ha respondido con bastante soltura dado el tipo de coche que es. La suspensión y los frenos es harina de otro costal, no son precisamente brillantes, pero cumplen su labor correctamente dada la década de la que es este modelo.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL ECTO-1?

Pues desgraciadamente y a pesar de contar en nuestro comparador con la mayoría de compañías aseguradoras del mercado, no pueden darnos precios para asegurar este modelo, ya que alegan que aún no han logrado implementar coberturas por daños producidos por fantasmas, ectoplasma, espectros y demás seres del más allá. Eso y que asegurar un coche con diversos cachivaches altamente radioactivos en los que ponen las palabras “WARNING”, “DANGER” y “CAUTION”, pues como que no les transmite demasiada confianza. Allá ellos.

Prueba Cadillac Hearse Wagon "Ecto-1"



RIVALES Y CONCLUSIONES

Aunque el Ecto-1 no es el coche más versátil para derrapar y trompear dadas las dimensiones y peso del vehículo, sin duda es un vehículo que pocos coches podrán igualar. Quizás el coche fantástico sea su rival más cercano, pero ambos sabemos que es mucho menos llamativo y que encima la única emisora que tiene en la radio es KITT.

La conclusión en esta ocasión es muy clara, si alguna vez (por remota que sea) podéis disfrutar de un Ecto-1 ¡Háganlo! En serio, un Ferrari quizás sea más potente y un Rolls-Royce más lujoso, pero todos sabemos que el Ecto-1 es mucho más llamativo, más divertido y como herramienta para patear el trasero a toda clase de espectros es el número 1 (con el permiso del rayo de protones claro está)

Prueba Cadillac Hearse Wagon "Ecto-1"

©2016CTMG. All Rights Reserved.



A favor

- Estética (¿Conocéis algún coche más reconocible que este? Permitidme discrepar)

- Diversión (Sin duda patear traseros fantasmagóricos con este “vehículo de empresa” es toda una gozada)

- Historia (Se trata de un pedacito con ruedas de la mismísima historia de Hollywood y de la cultura Pop de los 80)

- Equipamiento (Bentley podrá tener un reloj de 200.000 euros en el salpicadero, pero una mini bomba nuclear para capturar fantasmas fijo que no tiene)

En contra

- Sonido (Las bocinas son una gozada, pero sin duda arrancar el coche escuchando el “Who you wanna call?” hubiese molado incluso más)

Prueba y Redacción: Saúl Ramos
Fotos: www.arpem.com
Junio 2016

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar