Presentación BMW G 310 R

Con la G 310 R, BMW se introduce en un mercado absolutamente desconocido para ellos. Las claves para conseguir el éxito son funcionalidad, sencillez, robustez, escaso mantenimiento y un precio asequible.

 

La firma alemana inicia un nuevo reto con una buena proyección de futuro: las naked de menos de 500 cc válidas para el carné A2. Muchos escépticos se pueden preguntar: ¿una BMW de 5000 euros? Desde luego, esta es una de las premisas importantes para entrar con fuerza en ese mercado. Pero conseguir ese precio y fabricar en Alemania es una tarea poco menos que imposible. Así que, siguiendo la corriente de globalización, han decidido trasladar la producción a otro sitio donde el coste salarial sea más barato y, por extensión, también el precio final. BMW ya tiene experiencia en esto, pues sus grandes escúteres, los C 650, están fabricados y ensamblados por Kymco en Taiwán, con resultados satisfactorios, y los últimos monocilíndricos de la serie G 650 también los fabricaba Loncin en China.

Para la G 310 R, BMW ha recurrido como socio al grupo indio TVS, casi desconocido en Europa pero que produce 2,3 millones de unidades al año para su mercado doméstico y el sudeste asiático. Dentro de la fábrica existe una línea de producción exclusiva para la G 310 R y BMW se encarga de supervisar la fabricación, montaje, control de calidad, materiales y componentes. Las unidades que vienen a Europa viajan directamente a Berlín, donde son nuevamente revisadas por la marca alemana antes de ser distribuidas al resto de Europa. De esta forma, quieren asegurar y convencer al consumidor del viejo continente que su G 310 R es una auténtica BMW que cumple todos los estándares de calidad de la marca alemana, aunque esté fabricada en oriente.

BMW G 310 R

¿CÓMO ES LA G 310 R?

El diseño y desarrollo técnico se ha realizado íntegramente por BMW en Alemania. Estéticamente, BMW ha buscado un reflejo evidente en sus hermanas de gama. Por la forma del depósito, sus proporciones con un frontal rotundo y una zaga liviana y las tapas laterales del radiador, parece una reproducción a escala de la S 1000 R. Sus medidas son la de una moto compacta, con una distancia entre ejes de solo 1374 mm que asegura una gran maniobrabilidad y un peso en orden de marcha de 158,5 kg. Eso supone una reducción de 12 kg respecto a la Kawasaki Z300 (170 kg) pero está todavía lejos del contenido peso de la KTM 390 Duke (149 kg). 

BMW G 310 R

Para el motor, los ingenieros de BMW han diseñado un conjunto absolutamente inédito. Es un monocilíndrico de 312 cc en el que el cilindro va ligeramente inclinado hacia atrás y la culata girada 180º respecto a la posición que entendemos como tradicional. Así pues, la admisión se encuentra en la parte delantera y el colector de escape, el silencioso y el catalizador, en la trasera. El pistón tiene el mismo diámetro del empleado en la S 1000 R, 80 mm, y el mismo sistema de accionamiento de las cuatro válvulas por medio de dos árboles de levas y unos balancines intermedios muy livianos y resistentes a altos regímenes. Sus árboles de levas, balancines, bielas y bulones reciben un recubrimiento denominado DLC (Diamond Like Carbon), una aleación de carbono que reduce el rozamiento y las perdidas por fricción. La admisión tiene un cuerpo de 42 mm de diámetro y el cilindro, con el interior de Nikasil, se encuentra integrado en la parte superior del cárter para ahorrar peso. Incorpora un eje de equilibrado delante del cigüeñal para minimizar las vibraciones y rinde 34 CV a 9500 rpm, con una relación de compresión relativamente baja (10,6:1) para poder utilizar gasolinas de bajo octanaje, típicas de los mercados emergentes.

El objetivo de tan singular arquitectura es hacer un motor corto y compacto, con las masas centradas, para colocarlo adelantado en el bastidor y poder utilizar un basculante largo que favorezca la tracción. El bastidor es un entramado de tubos de acero que forma una estructura autoportante (el motor se utiliza como parte del conjunto para ganar rigidez) con el subchasis trasero atornillado a él. El basculante es de fundición de aluminio y los frenos, llantas y suspensiones están fabricados en la India con licencias de marcas europeas. Por ejemplo, los frenos Bybre los fabrica una empresa con licencia y tecnología de Brembo. Esta solución contiene el precio final sin repercutir excesivamente en su rendimiento. El único disco delantero tiene 300 mm de diámetro y está mordido por una pinza de anclaje radial de cuatro pistones, el trasero es de 240 mm con pinza flotante de doble pistón y de serie viene con un sistema ABS de dos canales.

BMW G 310 R

La horquilla delantera invertida tiene barras de 41 mm de diámetro, 140 mm de recorrido y no tiene ningún tipo de regulación. La suspensión trasera funciona con un monoamortiguador que une directamente el chasis al basculante, sin bieletas, se puede regular la precarga de muelle y su recorrido útil es de 131 mm. Las llantas son de fundición de aleación ligera, con un diseño de cinco radios, y las cubiertas son suministradas por Michelin con unas medidas de 110/70-17 y 150/60-17, delante y detrás respectivamente. Son las mismas medidas de la KTM 390 Duke, aunque la trasera es ligeramente más grande que la empleada en la Kawasaki Z300 (140/70 R 17). 



¿Y CÓMO VA?

El triángulo formado por manillar, asiento y estriberas proporciona una posición de conducción natural, cómoda para conductores de cualquier altura. Las entalladuras del depósito permiten abrazar y sentir los movimientos de la moto con las rodillas, y la discreta altura del asiento (785 mm) deja que cualquier conductor pueda plantar con seguridad los dos pies en el suelo. Además, opcionalmente se puede pedir un asiento más bajo (760 mm) u otro más alto (815 mm), ambos incluidos en la gama de accesorios BMW Motorrad. Respecto a sus rivales, el asiento está más bajo en que KTM 390 Duke (830 mm) y a la misma altura que en la Kawasaki Z300 (785 mm).

El tacto y calidad de los mandos e instrumentación son correctos. Su procedencia india puede influir en nuestra percepción y, a pesar de tratar de buscar algún fallo, cumplen con su función. Sí, es cierto que los mandos de una S 1000 R son mejores, pero ni las motos ni sus precios son comparables.

La presentación dinámica de esta moto ha levantado una enorme expectación entre la prensa, y después de dos convocatorias anuladas a finales del pasado, esperábamos con ansiedad poder probarla en profundidad. Y la realidad es que, ni el recorrido ni el trayecto elegido en su presentación nos han permitido extraer toda la información que queríamos. Una brevísima toma de contacto por las calles de Madrid y por una carretera muy cerca de la ciudad son insuficientes para dar una opinión fidedigna ni hacer una crítica.

BMW G 310 R

No obstante, la primera sensación es positiva. Es ligera, transmite confianza y tiene buena manejabilidad. Su peculiar motor sube de régimen con alegría y funciona bien en toda su gama de revoluciones. Puede parecer tosco si lo comparamos con sus competidores de dos cilindros, pero está en la línea de los mejores propulsores que comparten su arquitectura. Además, hay que tener en cuenta que la moto que utilicé ni siquiera tenía el rodaje hecho: apenas estaba recién estrenada con 300 km en su marcador.

Con la nueva BMW G 310 R, BMW afronta multitud de nuevos retos para la marca: nuevo negocio, nuevo producto, nuevo segmento y nuevo cliente. La globalización es un movimiento sin retorno y BMW afronta sus planes de expansión con el punto de mira en los mercados emergentes, Asia y Sudamérica.  Hay muchos miles de unidades en juego porque el mercado potencial es gigante, y si triunfan en esta parcela, puede ser un gran negocio. La G 310 R ha nacido para satisfacer a quienes se inician en el mundo de la motocicleta con una excelente relación entre calidad, precio y prestaciones y la innegable imagen de BMW.



¿CUÁNTO CUESTA EL SEGURO DE ESTA MOTO?

El precio más bajo para asegurar a terceros ampliados una BMW G 310 R, según nuestro comparador de seguros, lo da la póliza Básica de Génesis, que cuesta 186 € y tiene una puntuación de calidad de 8,1 sobre 10, además esta compañía obtiene la mejor relación calidad/precio: 7,32 puntos. El precio más bajo para un seguro a terceros lo da la póliza Básica de AXA, que cuesta 102 € y tiene una puntuación de calidad de 7,63.

Estos cálculos se han realizado utilizando el perfil de un conductor de 40 años de edad, residente en Zaragoza, que lleva más de 20 años asegurado sin declarar siniestros y que recorre 4.000 km anuales.

BMW G 310 R



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: BMW
Abril 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar